viernes, 4 de agosto de 2017

BALANCE POST 30 DE JULIO




BALANCE POST 30 DE JULIO
Humberto García Larralde

I.                     El fraude:

Se confirma la ejecución de un fraude masivo en la votación para la asamblea convocada por Maduro el 30 de julio:
1)      Smartmatic (la empresa que proveyó las máquinas de votación) señala que su análisis del proceso arroja que al menos un millón de votos fueron añadidos;
2)      La agencia de noticias Reuters afirma que para las 5:30 pm había 3.720.465 votos, cifra que acepta la analista Jennifer McCoy (otrora Fundación Carter, pro-Chávez) en sus declaraciones;[1]
3)      Diversos exit polls computan entre 2,4 y 2,7 millones de votantes (OJO: el proceso del 30/07 admitía votos múltiples imposibles de controlar);
4)      El rector principal del CNE, Luis Emilio Rondón, afirma que no hay manera de avalar el número de votos anunciados por Tibisay Lucena;
5)      La lógica de Nelson Bocaranda (Runrunes, 01 08) es contundente:

Los 8.191.132 (votos) de Chávez en (las) presidenciales de 2012 bajaron a 7.505.338 con la elección de Maduro en 2013 y a 5.622.844 con la elección de la Asamblea Nacional en 2015. Imposible que lograran más de 2 millones y medio en un momento tan terrible del país con un gobierno que la gran mayoría desprecia y repugna, con amplia escasez de comida y alimentos y las protestas y muertos a la orden del día.

6)      Incontables evidencias grabadas en videos y en reportajes de todo tipo muestran la soledad y escasa afluencia a los centros de votación durante todo el domingo 30;

Comentarios:
El fraude se añade al carácter inconstitucional de la asamblea convocada por Maduro, en tanto desconoce la soberanía popular (art. 5, CRBV); atenta contra sus atribuciones (art. 347); y viola el carácter libre, universal, directo y secreto que debe tener el sufragio (art. 63). Se deslegitima el CNE existente presidido por Tibisay Lucena y toda atribución que pretenda arrogarse esa asamblea.

Se le atribuye a la presión militar la aceptación del triunfo abrumador de la oposición el 6D del 2015, a pesar de la voluntad de Diosdado Cabello y otros. Un analista avezado señalaba que una cosa es intentar movilizar a militares que están recluidos en sus cuarteles para forzar una decisión, otra cosa es tener ya en la calle con el Plan República a decenas de miles quienes, además, contribuyeron con el triunfo opositor y que no pueden ser ignorados tranquilamente. El domingo 30-07 estaban, nuevamente, decenas de miles de soldados en centros de votación, testigos del escaso número de votantes y, por ende, del fraude avalado por su jefe, Padrino López. Nada bueno para su liderazgo.

II.                   Consecuencias políticas

1)      Emerge un ejecutivo nacional aún más debilitado políticamente que previo a la votación del 30-07 por haber recurrido descaradamente al fraude ante la ausencia de apoyo puesta de manifiesto. Ello socava su legitimidad -más allá del mundo opositor-, generando distanciamientos entre muchos chavistas;
2)      Este ejecutivo debilitado se coloca bajo “protección” militar, único sector de que dispone para hacer valer sus objetivos de política. Es de prever, en un plazo inmediato, que recrudezca la represión, amparada por un tsj abyecto, pues Maduro carece de cualquier otra respuesta ante el asedio a su gobierno. Se afianza la naturaleza fascista del régimen;
3)      Aparece un nuevo poder político del lado chavo-madurista -la asamblea “constituyente” que salió de la elección del 30-07-, al que se ha alentado a asumir poderes supra-constitucionales y a quebrar las bases republicanas del orden social venezolano, aprobando una nueva constitución;
4)      La conformación fraudulenta e ilegítima de esta asamblea la convierte en una especie de congreso del PSUV, en el cual habrán de medir fuerzas las distintas facciones mafiosas en disputa por el control del botín en que se ha convertido un estado no sujeto a rendición de cuentas y que opera al margen del derecho, con la anuencia activa del tsj abyecto. El conflicto de algunos colectivos con esa asamblea por no haber incluido a representantes suyos augura enfrentamientos internos que habrán de socavar la ascendencia de algunas mafias vinculadas a Maduro o a Cabello;
5)      Dependiendo de cómo se administra este enfrentamiento interno y de la manera en que se ejerza la correlación de fuerzas que ahí se exprese, emergerá un conjunto de decisiones que marcarán el rumbo que pretenderán imponerle al país. Como la conformación de esa asamblea no obedece a ningún programa claro -es simplemente un arrebato de poder- no se sabe cuál será;
6)      Pero la operatividad de esta asamblea inconstitucional -en función de los propósitos para los cuales fue pensada por Maduro y los cubanos-, se va a ver obstruida por el desconocimiento de su legitimidad de parte de la inmensa mayoría de venezolanos, quienes habrán de acogerse a lo dispuesto en los artículos 333 y 350 de la constitución para no cumplir con sus “mandatos”;
7)      La actitud de la gerontocracia cubana, que hasta ahora ha controlado muy de cerca a Maduro, no está muy clara hacia futuro con relación a esta situación, en razón de:
-          El mayor control militar sobre el gobierno que se afianza;
-          El repudio internacional al fraude de Maduro, que puede poner en peligro los esfuerzos propios (cubanos) por sobrevivir luego del colapso chavista con algún entendimiento con EE.UU.; y
-          La imprevisibilidad de ese órgano anárquico que vislumbra ser la asamblea inconstitucional, que podría asumir posturas apartadas de los intereses cubanos.
8)      La valentía y consecuencia de la Fiscal Luisa Ortega ha sido una piedra en el zapato muy incómodo a la dictadura, sobre todo porque hace pensar en que tiene importante apoyo entre sectores chavistas y militares que no pueden desestimarse a la ligera;
9)      Las fuerzas democráticas aparecen confundidas en cuanto al rumbo a emprender a partir del fraude del 30-07, más allá de denunciarlo y de coincidir en el imperativo de mantener la presión. Se observan discrepancias en torno a cómo entender el mandato de la consulta realizada el 16-07 y con relación a la oferta -aparentemente en el tapete- de ir a unas elecciones regionales en las que no están claras las condiciones, en particular, si se renueva o no el CNE;
10)   La agenda opositora inmediata no puede caer de nuevo en una sucesión de trancazos y enfrentamientos con las fuerzas represivas que no estén vinculadas a una estrategia clara de acumulación de fuerzas;
11)   Se pone de manifiesto la debilidad de las fuerzas democráticas por no haberse concretado una alianza operativa entre oposición y chavismo disidente. En el caso de las fuerzas opositoras, esta debilidad se asocia a su incapacidad de ponerse de acuerdo sobre un vocero único que exprese un liderazgo fuerte capaz de aprovechar el resquebrajamiento del madurismo.

Comentarios:
La situación parece anarquizarse y el peligro es que el vacío creciente lo llene Padrino López u otro gorila que asuma abiertamente el control, con consecuencias imprevisibles. Es menester concertar los pasos de una estrategia que contemple lo militar, lo internacional y las relaciones con el chavismo democrático -entre otros-, que redunde en una acumulación de fuerzas capaz de erigirse en una referencia clara para evitar que ello ocurra y forzar la salida de las mafias en el poder.


III.                 El sector militar

1)      Ha sido comprobadamente eficaz la estrategia cubana de corromper al alto militar para hacerlo cómplice y “socio” activo de las mafias que controlan el poder. Más importante que el emporio empresarial puesto en sus manos -empresas de seguro, bancos, importadoras, fincas, CAMIMPEG, industrias diversas- siguiendo el ejemplo de GAESA (Grupo de Administración de Empresa, S.A., en manos del estamento militar cubano), han sido las oportunidades de lucro (ilícito) que da el control de fronteras, el monopolio de importaciones de alimentos y medicinas (acceso al dólar a Bs. 10), las comisiones en las compras de armamentos (y de alimentos), la intermediación en contrataciones petroleras y mineras (CAMIMPEG), la extorsión a empresas, el narcotráfico y el manejo directo, discrecional y opaco de fondos. La percepción es que los militares son parte central de una cleptocracia o, más allá, de una narco-dictadura es extendida entre los venezolanos;
2)      Se identifica un componente envilecido, sádico, criminal y moralmente descompuesto de la fuerza armada, en los Guardias Nacionales que salen a reprimir brutalmente el derecho de manifestar (art. 68, CRBV), que asaltan ciudadanos, saquean viviendas y comercios, y violan derechos humanos. Su existencia plantea un problema central de gobernanza a futuro. Este cuerpo debe ser desmantelado y los responsables de los desafueros sometidos a juicio imparcial;
3)      Maduro ha mostrado su naturaleza sicópata aplaudiendo los desmanes de esta fuerza criminal y premiando a oficiales que han ganado notoriedad por sus atropellos. Es decir, ha instrumentado una política deliberada para envilecer y degradar a componentes de la Fuerza Armada;
4)      Asimismo, el Servicio Bolivariano de Investigación (SEBIN) ha evidenciado no tener nada que envidiarle a los peores esbirros de la Seguridad Nacional Pérezjimenista o los servicios secretos de las dictaduras militares del Cono Sur;
5)      El empoderamiento abierto de colectivos fascistas para asesinar a manifestantes, en coordinación con las acciones represivas de la Guardia, complica la legitimidad que busca el gobierno para reprimir a manifestantes bajo la excusa de que se trata de “terroristas”. Muchos colectivos no son organizaciones que han surgido de manera autónoma, como pretenden hacer creer, y más bien se integran con funcionarios fascistas de la Alcaldía Libertador, SEBIN y de otras dependencias;
6)      No se sabe hasta qué punto el resto de la fuerza armada está contaminada por la degradación de la Guardia Nacional y la corrupción general. Personas que se suponen allegadas a la Fuerza Armada señalan malestar internamente, pero mencionan la vigilancia del G-2 (seguridad) cubano para evitar que ello trascienda y castigar a los militares rebeldes, de los cuales hay al menos 40 presos ya.

Comentarios:
El protagonismo de la Guardia en la represión, el alto perfil asumido por Padrino López y de otros militares en la conducción de la dictadura, pero sobre todo la vinculación de algunos con el narcotráfico y otros ilícitos, aumenta considerablemente la vulnerabilidad y el desprestigio de la Fuerza Armada ante los ojos del mundo, convirtiendo a algunos de los jefes más notoriamente implicados en un lastre. Ha socavado profundamente el apoyo de los venezolanos, muchos de los cuales perciben a componentes de la Fuerza Armada como la Guardia, como un ejército de ocupación, al servicio de intereses anti-patria (cubanos). Se presume, entre los sectores más corrompidos, la existencia de lealtades cruzadas en función de los intereses mafiosos en juego, que resquebrajan las líneas de mando y debilitan a la institución. La Fuerza Armada será un tema obligado de cualquier gobierno democrático de transición.

IV.                El entorno internacional

1)      La asamblea inconstitucional ha sido objetada por países significativos del mundo occidental. El régimen se encuentra visiblemente aislado internacionalmente, salvo por el apoyo de Bolivia, Ecuador (cada vez más ambigua) y Cuba, así como por la neutralidad (extorsionada) de naciones-isla del Caribe beneficiarias de PetroCaribe que han impedido una mayoría condenatoria en la OEA;
2)      Se han anunciado sanciones y se perfilan otras. Parece existir -por ahora- cierta determinación del gobierno de Trump por verle el hueso a Maduro y, de continuar él respondiendo de manera irresponsable y desafiante a estas sanciones, muy posiblemente se intensifiquen. No se sabe si éstas se extenderán al ámbito petrolero, que serían devastadoras. Contrario de lo que piensa Moisés Naim y otros, aun en tal caso impactarían al régimen al reducir visiblemente el botín a depredar, acentuando la conflictividad entre mafias. Por supuesto, el daño para las condiciones de vida del venezolano sería muy grave, pero no parece que, a estas alturas, la denuncia por parte de Maduro de una “agresión del imperialismo a Venezuela” tenga mucha pegada política;
3)      La reacción destemplada de algunos “indiciados” por sanciones individuales gringas parece indicar que, efectivamente, les duele y que podría incidir en el resquebrajamiento del fascismo gobernante;
4)      Capitales internacionales estarán, al menos en lo inmediato, reacios a cualquier tipo de relación de negocio, empréstitos, etc., con Venezuela a la luz del fraude del 30-07 y del deterioro económico asociado. Ni siquiera China y Rusia se animarán a servir de tabla de salvación al régimen, pues con ellos hay sustanciales deudas a pagar que están en juego;
5)      El desplazamiento de venezolanos huyendo de la crisis hacia países aledaños o con quienes existan otros lazos convierte al régimen en una amenaza para la seguridad de algunos de estos y eleva la preocupación internacional sobre la amenaza que ello puede significar para la seguridad regional.

Comentarios:
La presión internacional ha contribuido a acorralar al régimen y debe seguir siendo objeto de atención importante por parte de las fuerzas democráticas. El aislamiento internacional del régimen tendrá consecuencias económicas negativas para los venezolanos en lo inmediato que deberán ser objeto de atención privilegiada para un gobierno de transición.

V.                  Consecuencias económicas

1)      La situación económica habrá de empeorar, aún si la asamblea inconstitucional no hace nada, por la demostración fehaciente de que la rectificación de políticas en absoluto está en la agenda del Ejecutivo. Además, no se vislumbra en un plazo mediato mejora significativa en los precios petroleros y nadie quiere prestarle a Venezuela, sobre todo teniendo en cuenta el fraude del 30-07. Esto significa:
-          Se acentuará la inflación;
-          Se disparará (ya lo ha hecho) el dólar paralelo, encareciendo las importaciones;
-          El uso de la “maquinita” del BCV para “compensar” la disminución (real) de ingresos nos llevará pronto a una situación de hiperinflación, de la cual estamos al borde;
-          Las actividades productivas del campo y la ciudad serán perjudicadas aún más, empeorándose el desempleo y el poder adquisitivo de los salarios;
2)      Se acentuará el empobrecimiento de los venezolanos, con sus terribles secuelas de hambre, malnutrición, enfermedades y muerte;
3)      Las sanciones y/o las implicaciones del fraude del 30-07 podrá forzar al gobierno de Venezuela a que entre en un default desordenado (sin previsión ni margen para restructurar deudas) que afectará el cobro de la factura de exportación de crudo y aislará todavía más al país de sus proveedores tradicionales y del mercado financiero internacional;
4)      De pretender la asamblea inconstitucional imponer la estatización de actividades del sector privado (Polar) o alguna medida relacionada con un “estado comunal”, el colapso económico será todavía más catastrófico y llevaría a imponer un racionamiento policial de bienes y servicios que, irremediablemente, será usado como instrumento de extorsión y control político. Esto significará la implantación de un estado abiertamente policial, bajo control de los militares y de los servicios secretos (SEBIN; ¿G-2 cubano?);

Comentarios:
Venezuela se encamina, si no se revierte la dinámica desatada, a una catástrofe humanitaria, con numerosas muertes por hambre, falta de medicinas y de tratamiento médico, que acusará directamente a Maduro y sus cómplices de genocidio. El colapso económico agudizará la rebatiña entre mafiosos y será factor importante en el desmantelamiento final del estado de derecho. Se afianzará la anomia, gobernada por la ley del más fuerte, bajo control militar. La violencia y la inseguridad ciudadana habrá de aumentar. De existir todavía un estamento militar institucional, se esperaría su respuesta ante ello.

VI.                Conclusiones

1)      El proyecto político y económico con el que están asociadas las mafias en el poder es inviable, no tiene posibilidad de sostenerse política y económicamente, ni futuro alguno. Es un proyecto que ya murió, que no tiene vida. Sólo se mantiene con la represión militar, pues ni siquiera las políticas de reparto pueden ayudar ya: no hay plata para ello;
2)      Lamentablemente, las mafias han reaccionado a su creciente acorralamiento atrincherándose aún más en un imaginario fascio-comunista en el que ellos se perciben como “pueblo” asediado por la “ultraderecha” -a pesar del repudio del 85% del pueblo que en verdad existe-, y volviéndose todavía más virulentos en su odio y en su represión contra los venezolanos. Como toda fuerza fascista, prefieren encaminarse a una conflagración final que “limpiará” al país de los indeseables que se interponen a sus prácticas de expoliación. Conciben la política como una guerra en la que no se negocia con quien es percibido como enemigo y menos se le hacen concesiones. La oligarquía ha privatizado, para beneficio propio, los bienes públicos, convirtiendo al estado en un estado patrimonial (Weber) que no están dispuestos a entregar.
3)      Se ha puesto de manifiesto la naturaleza sicópata, cruel y maligna por su indiferencia al sufrimiento humano -más bien su gozo por este sufrimiento cuando es de venezolanos enfrentados al régimen- de quienes ocupan el poder, refractaria a todo entendimiento racional que permitiese buscar una salida negociada, mutuamente satisfactoria. Para las mafias fascistas es todo o nada. “Lo que no se consiguen con los votos se conseguirán con las armas” (Maduro dixit);
4)      En estas circunstancias y a pesar del evidente debilitamiento que se percibe en el Madurismo y en otros grupos mafiosos, lo único que puede lograr su salida es una correlación superior de fuerzas que termine por resquebrajar definitivamente sus bases de apoyo. Las fuerzas democráticas, incluyendo el chavismo democrático, tienen por ahora una correlación abrumadora a su favor en términos políticos. No obstante, salvo la Asamblea Nacional, la Fiscalía, y algunas gobernaciones y alcaldías, no tienen control de las instituciones. La intención expresa de la asamblea inconstitucional es la de usurpar o destruir estas instancias, para sustituirlas por un estado corporativo fascista. Hasta ahora las fuerzas democráticas tampoco han encontrado empatía en sectores militares capaz de redundar en la pérdida de su apoyo al régimen que, en última instancia, es el que sostiene;
5)      Las fuerzas democráticas, por su cultura política, han tenido un difícil y costoso aprendizaje en cómo enfrentar al régimen. Todavía muestran insuficiencias en su entendimiento de su naturaleza intrínsecamente fascista y en cómo enfrentarlo;
6)      Internacionalmente ha habido avances significativos en acorralar a la dictadura y, a diferencia de la “heroica Cuba” de Fidel “asediada por el imperio”, no existe la Unión Soviética ni las simpatías románticas de gobiernos y sociedades latinoamericanos que amortigüen este impacto;
7)      La búsqueda de una salida se hace cada vez más perentoria, dado el agravamiento acelerado del bienestar de los venezolanos que se prevé y las amenazas de desmantelar la República a favor de un estado corporativo.

VII.              Algunas sugerencias de política
1)      Hay que sacarle máximo provecho a las costuras que expuso el régimen con la convocatoria de su asamblea inconstitucional, enfatizando el fraude que tan descaradamente quiso imponer y aprovechando -sin legitimar sus pretensiones- las contradicciones y apetencias encontradas entre los diversos grupos que pugnan por su control;
2)      Debe saberse administrar la presión de calle buscando no desgastarlas en simples enfrentamientos con altísimo costo humano (vidas), sino buscando acumular pequeños triunfos que moralicen a la gente y la saquen de la sensación de impotencia que ha podido haber dejado el hecho de que Maduro de todas formas logró avanzar con la votación a su asamblea inconstitucional, a pesar de todos los inconvenientes que le trajo. El movimiento estudiantil en el pasado reciente ha sido muy creativo en estos avances concretos. Con ello debe retomarse la iniciativa explotando las contradicciones y debilidades del régimen;
3)      En un contexto de presión efectiva inteligente y sostenida, pudiera considerarse el acudir a elecciones regionales, siempre y cuando sean en condiciones que garanticen su imparcialidad. Tratándose de gente tan tramposa, falta de ética e inescrupulosa como la del Madurismo, esto significa necesariamente renovar el CNE, aprovechando la absoluta deslegitimación de la Lucena y de su camarilla. Se tiene que exigir, además, observadores internacionales de confianza, inobjetables. Pero no debe haber contradicción entre las regionales y el mandato de la consulta popular del 16 de julio, que deben ser igualmente perseguidos.
4)      Es menester seguir denunciando ante la opinión pública nacional e internacional el carácter dictatorial y violador de los derechos humanos del régimen y acentuar el apoyo a la estupenda labor de documentación que hace Foro Penal de los atropellos cometidos. La denuncia de la aberración que significa someter a civiles a tribunales militares tiene que ser un lineamiento de esta política.
5)      Debe hacerse el mayor esfuerzo posible por resguardar a la Asamblea Nacional como institución central a la República, garante de sus libertades democráticas y de una supervisión de la gestión gubernamental en defensa de los intereses del pueblo y de la nación como un todo, proteger a sus diputados y defender sus prerrogativas.  No puede dejarse pasar ningún atropello a su majestad sin denunciarlo como expresión de una dictadura gorila-militar (Borges ha debido haber exigido enfáticamente respeto al gorila Lugo de la Guardia Nacional que lo empujó, aunque no caerse a golpes con él).

VIII.             Lineamientos estratégicos

1)      Deben fortalecerse los vínculos con el chavismo crítico, aprovechando el terreno medio que representa la actitud asumida por la Fiscal Luisa Ortega. Elemento central es insistir en el carácter de dictadura militar, ajena a toda pretensión “revolucionaria” con que su discurso pretende engañar a los venezolanos e insistir en el apego a la Constitución del 99 como base de cualquier acuerdo de gobernabilidad.
2)      En este sentido, es importante la confrontación ideológica para destruir todo intento del Madurismo por refugiarse en posturas de una supuesta superioridad moral a cuenta de su discurso “izquierdoso” y su invocación a Chávez. Los dirigentes políticos de oposición deben acostumbrarse a referirse a Maduro y su combo como fascistas y no conceder legitimidad política alguna que pueda derivarse de su diatriba comunistoide. Insistir en que ellos son la oligarquía que, con su depredación, condenan al hambre y la muerte a los venezolanos. La uniformación del discurso es, en este sentido, de gran importancia, como lo mostró el propio Chávez contra la democracia.
3)      En este orden, es menester seguir alimentando el apoyo internacional a la democracia en Venezuela con denuncias, presencia en parlamentos extranjeros, en la OEA, el CIDH, las NN.UU., etc. Continuar insistiendo en que todo empréstito o contratación que no pase por la Asamblea Nacional o que pretenda basarse en una autorización de la asamblea inconstitucional espuria, es nulo. La descalificación internacional del régimen debe extenderse, expresamente, al mundo académico, tan vulnerable al chantaje de la cultura izquierdosa y a la mitología construida respecto a la “oprobiosa oligarquía” que habría de seguir explotando al pueblo si no fuera por Chávez y Maduro.
4)      Debe tenerse una política expresa y consistente, abierta y clara, hacia la Fuerza Armada, invocando valores que deberían ser elementos centrales de su acervo profesional como su apego a aspectos del legado de Bolívar –“maldito el soldado que empuña su arma contra el pueblo”-, su sensibilidad ante la pérdida de soberanía a manos de la gerontocracia cubana y su preocupación por el bienestar, libertad y prosperidad de los venezolanos como elemento estabilizador central a la soberanía nacional. Debe apelarse al deseo que se supone debería existir entre los sectores más sanos por ganarse el afecto de la población y construirse cierto prestigio como defensores de la constitución y de los derechos humanos contra los abusos de poder.    


Humberto García Larralde
economista, profesor de la UCV
humgarl@gmail.com


Leer mas!

lunes, 31 de julio de 2017

SUICIDIO



SUICIDIO
Cuando sólo se puede gobernar con el fraude,
se pierde toda legitimidad
Humberto García Larralde

Contra toda lógica, Maduro insistió en imponer su elección fraudulenta de una asamblea “constituyente”. No le importó que fuese violatoria de la Constitución, que desconociese la soberanía popular y que más de 7,6 millones de venezolanos manifestaran su rechazo a ella hace dos semanas en una consulta relámpago montada con muy escasos recursos y con apenas la cuarta parte de los centros de votación. Tampoco tuvo prurito en apropiarse de la canción de Fonsi, “Despacito” y de figuras de farándula afectas a la oposición para su propaganda, a pesar de la protesta airada de éstos. 

Mucho menos le afectó extorsionar a empleados públicos y a los menesterosos que dependen de una caja CLAP con la amenaza de que perderían su empleo y/o comida si no salían a votar. Ni le molestó, en absoluto, trampear votos en el Poliedro y otros centros donde esperaban gran afluencia. Y con fría determinación de sicópata mandó a reprimir salvajemente toda protesta contra su imposición dictatorial: “lo que no se consiga con los votos, lo conseguiremos con las balas”. Se convirtió así en responsable de al menos 15 asesinatos registrados el 30 de julio, que se suman al más de centenar ocurridas durante los tres últimos meses a manos de una Guardia y de una Policía apátridas o de colectivos fascistas. 

Y, para coronar su ultraje a los venezolanos, transforma el estrepitoso fracaso de su jornada falaz, evidenciada en centros electorales vacíos recogidos en reportajes nacionales e internacionales y en innumerables videos que circularon por las redes, en ocho millones de votos (¡¡!!), por boca de una Tibi totalmente desvergonzada. Pero no satisfechos con semejante ridículo -el conteo de los exit polls no supera los 2,4 millones- ¡la claque enferma que acompaña a Maduro alardea que ni el “eterno”, en sus mejores momentos de popularidad, había alcanzado tal votación!

El 30 quedó de manifiesto, más claro que el agua, que a la oligarquía depredadora le importa un bledo los venezolanos: se defecó insolentemente en nuestros valores de libertad y de justicia, y en nuestro reclamo de que fuese respetado el orden constitucional, como lo venía haciendo desde hace años sobre el hambre, el empobrecimiento, la falta de medicinas y las muertes evitables a que nos condenó. Y con una ficción de “Pueblo” inventada para alimentar su imaginario de secta fascista, desdeñosamente sustituyó la realidad de millones, opositores y chavistas (o ex chavistas), que la repudia.

Pero el problema para la dictadura es que ya nadie se deja llevar por sus patrañas, ni en el país ni entre los observadores internacionales, y que su obstinada torpeza con la elección de ayer lo que logró fue desnudar la espantosa debilidad política con que cuenta para imponerse. Del lado de la oposición, acentuó la convicción -si acaso no estuviese ya totalmente arraigada- de la imperiosa necesidad de salir cuanto antes de tales degenerados. Perdió el respeto de los empleados públicos, quienes optaron por sacudirse de los chantajes con que los sometían. 

Aplausos para los muchos que desafiaron las amenazas y no fueron a votar, así como para los pobladores de zonas populares que se negaron a doblegarse ante quienes buscaban acarrearlos como ganado a lo que percibían ya no como urnas de votación, sino como urnas fúnebres de toda aspiración de justicia y de superación. Insultó a los chavistas de corazón que quedan con el embeleco de que se había superado la votación de Chávez en su mejor momento, y desmoralizó a los propios partidarios que vieron que la única “legitimación” de lo ocurrido descansaba en la más descarada y grosera falsificación.  

Y uno se pregunta, entonces, ¿Por qué haber incurrido en tan políticamente costosa impostura para terminar desnudando las costuras del régimen? ¿No hubiera sido más fácil justificar su patada al tablero declarándose abiertamente fascistas -que es lo que ya todo el mundo percibe- y meter preso, manu militari, a diputados, a la Fiscal, a gobernadores y alcaldes opositores, y a todos quienes denunciamos públicamente los desmanes del régimen? ¿A quién engañan con su fraude?

La respuesta es, a ellos mismos. Con la ANC, la sanguinaria oligarquía militar-civil que se aferra al poder ha querido librar la batalla definitiva contra los resabios del Estado de Derecho que todavía se les interponían a sus ansias de lucro. Son fortunas inimaginables las que están en juego, como revelara el Sr. Fitzpatrick subsecretario adjunto para Asuntos Latinoamericanos de EE.UU. en entrevista de Patricia Janiot (CNN en español) refiriédose a más de medio millar de dólares descubiertos en cuentas de Tarek El Aissami y de sus testaferros, luego de haberles congelado los fondos. Y los millardos de los otros que han aflorado en bancos como el HSBC, los de Andorra, España, República Dominicana, Panamá, y EE.UU., o el Espíritu Santo de Portugal, ¿brotaron ahí inocentemente como hongos después de la lluvia?

Pero los fascistas no sólo se echaron al país encima con su impostura; a nivel internacional ya se han desconocido toda legitimidad a esa asamblea los gobiernos de Costa Rica, España, Alemania, Estados Unidos, Canadá, México, Gran Bretaña y de muchos otros países, sin hablar de las sanciones que seguramente vendrán.

Si antes Maduro estaba aislado, ahora también está mal acompañado. Bajo órdenes cubanas se puso a inventar un Frankenstein con el que va a tener que lidiar. Abdicó de su cuestionada legitimidad de origen para ponerse en manos de una “constituyente” a la que prometió atributos plenipotenciarios. Y si ésta pretende desconocer a una Asamblea Nacional elegida con más de 14 millones de votos, más rápido desconocerá los discutidos 7,3 millones de quien ha mostrado ser tan torpe e inconveniente gobernante para la mafia. Porque, ¿en manos de quién va a quedar ese parapeto?  Quedó electa una mezcla de mafiosos con representantes de secta, pujando por el control de una entelequia que creen omnipotente para detener el achicamiento amenazador que perciben de su botín. Cada grupo mafioso buscará arrimar a los sectarios a su propia brasa, azuzando radicalismos y otros disparates. 

¿Y saldrá Maduro indemne ante Diosdado y los narco-generales? Para peor desgracia, ahora la negociación de su salida no será entre dos, sino entre tres. Y como su adefesio no podrá tomar decisión alguna que se cumpla -al instalarse el país se declara en rebeldía acogiéndose a los artículos 333 y 350 de la constitución- Maduro, o quien pretenda sustituirlo, será rehén absoluto del poder militar, único soporte que queda para intentar ejecutar cualquier disposición. De manera que, además de abdicar de su legitimidad de origen, violar toda legitimidad jurídica y destrozar su legitimidad de desempeño, echa por la borda cualquier resabio de legitimidad “revolucionaria” al entregarle todo el poder a los Pinochet, Videla y demás alimañas que ha puesto al frente de la Fuerza Armada.

Si el país ya se había tornado ingobernable con su pésima gestión y su despiadada e inhumana violación de los derechos humanos, la burla que acaba de convalidar y la abierta debilidad que ello revela lo agravará. La economía habrá de desplomarse aún más, con su secuela de hambre y empobrecimiento. La protesta enardecida de la gente tendrá como única repuesta la represión brutal. Y las loqueras que puedan salir de una “constituyente” fanatizada por las apetencias mafiosas le echará más gasolina al fuego. Maduro, Tibisay y los “juristas” abyectos con que prostituyó al tsj quedarán ante la historia como responsables de la tragedia que han urdido contra la patria con su engañifa. 

Queda una interrogante: ¿Toda la Fuerza Armada será tan desalmada, abyecta y descompuesta como ese ejército de ocupación que vergonzosamente se despojó de su condición de Guardia Nacional para salir a matar a su propio pueblo? ¿No habrá quienes sientan algo por este país, que les duele la suerte de su gente, que se indignen por las injusticias y atropellos cometidos por una oligarquía delincuente, y por la entrega que se ha hecho de Venezuela a la gerontocracia cubana?

Las redes están inundadas con la referencia del fraude cometido por Pérez Jiménez en el plebiscito de 1957, que precipitó su derrocamiento. Y ante el fraude de Maduro viene a la mente la exclamación del recordado Lázaro Candal ante la pifia de algún futbolista: “¿¡Qué hiciste papaíto!?”

Humberto García Larralde
economista, profesor de la UCV
humgarl@gmail.com

31 julio 2017



Leer mas!

sábado, 29 de julio de 2017

TRES FARSAS MÁS



JUNIO 16 “PLEBISCITO” y “SIMULACRO”,
30 “CONSTITUYENTE”.  TRES FARSAS MÁS.
Rómulo Lares Sánchez
Junio 23, 2017.

Antecedentes: A partir de 1999 no se trataría de mayorías, de democracia ni de Estado de Derecho, cuando el Poder Electoral-CNE pretendería representar a la Sociedad Civil mientras que en realidad representaría exclusivamente un régimen conformado por dos bandas: “gobierno” y “oposiciones”.

El monopolio del control de la “política nacional” pasaría exclusivamente a estos dos perversos y pervertidos monstruos, que habrían negociado y serían responsables de la entrega y sometimiento absoluto de Venezuela a la ocupación militar de Cuba y sus cómplices, es decir, al crimen organizado transnacional.

El colaboracionismo y la traición que se instaló en nuestra sociedad florecerían abonados con la pusilanimidad de quienes pretendiesen formar parte del régimen simulando “oposición”, como únicos “autorizados” por el régimen-instituciones-medios de comunicación de los mismos monstruos de manera de sabotear la organización del colectivo para recuperar nuestra nación, ocultando sistemáticamente la realidad descrita.

El último CNE legítimo y legal designado por el Poder Legislativo habría sido el del 4JUNIO2000, que sustituiría a los responsables del sabotaje de la patética convocatoria electoral del 28, 28, 28MAY2000. A partir de esa fecha, todos los CNE habrían sido designados ilegalmente por el régimen-“gobierno”-oposiciones”, la mayoría en la Sala Constitucional del Poder Judicial-TSJ y siempre a espaldas de la Sociedad Civil.

Aquél CNE no sólo poseía legitimidad en su origen sino también y sobre todo en su desempeño, razón por la cual los “monstruos” lo habrían saboteado sistemáticamente de diversas formas, con el propósito de impedir su defensa férrea de la institucionalidad del Estado y del Derecho, que determinaría finalmente el golpe de Estado ejecutado por la Sala Constitucional-TSJ el 23AGOSTO2003 al designar ilegalmente rectores fieles a las dos bandas y traicionando a la Sociedad Civil.

Estos rectores al servicio del crimen organizado habrían, como primera e inmediata decisión, suspendido el Referéndum Revocatorio de Hugo Chávez previsto para SEP2003 al desconocer y anular las firmas ya verificadas, que habían sido presentadas en nombre de la Sociedad Civil organizada, con poco entusiasmo de la “mesa” de turno de las “oposiciones”, por algunos de sus miembros.

En su lugar, Carrasquero, Zamora, Mejías, Rodríguez, Battaglini y Lucena, entre otros, organizaron el año 2004 de la INDIGNIDAD nacional consentida, convocando tardíamente el fraude y bochornoso Referéndum “Ratificatorio” de HCh que los monstruos, con la pusilanimidad contagiada al colectivo refieren como “Revocatorio” del 15AGO2004.

Antes, la Sala Electoral-TSJ habría suspendido el Referéndum Consultivo del 2FEB2003 sobre la gestión del mismo usurpador de la Presidencia, cuyo peligro para el invasor y sus cómplices hubiese estado en que demostraría con claridad que la Sociedad Civil la rechazaría abrumadoramente. Las encuestas mostraban que también la rechazarían quienes simpatizaban con el “comandante”, muestra de la “sabiduría popular” en medio de la aparente “abundancia y felicidad colectiva”.

Florecerían sabotajes al CNE (2000-2003) desde los demás poderes públicos e instituciones al servicio del régimen-“gobierno”-“oposiciones”, mientras aislado reaccionaba con iniciativas para la defensa de la Sociedad Civil, que incluirían desde diversas acciones directas jurisdiccionales, diplomáticas e internacionales, hasta inéditas como la campaña-colecta pública de fondos de ENE2003, indispensables para efectuar el Referéndum Consultivo ya convocado y evadir el bloqueo de la Tesorería Nacional, obteniendo el primer y único día alrededor de 2.300 millones de bolívares de los 8 mil necesarios, lo que determinaría su inmediata y arbitraria suspensión referida así como la insólita inhabilitación del Poder Electoral para ejecutar la agenda programada de consultas electorales.

Aquella “sabiduría mayoritaria” se mostraría con el récord de participación electoral de la historia nacional en el “Ratificatorio”, cercana al 94 % de los inscritos en el Registro de Electores-RE y posteriormente, con la máxima abstención el 4DIC2005, en la farsa-fraudulenta elección de los miembros de la Asamblea Nacional “única” del régimen-“gobierno”, con un 84% de abstención y la traición inmediata posterior de las “oposiciones”.

La denuncia de la desaparición del voto sería condenada por la censura y autocensura de instituciones y medios de comunicación, sin embargo, un pequeño grupo de ciudadanos y un movimiento-organización político-ideológico desconocerían el Poder Electoral-CNE a partir de 2003, negándose al registro “oficial” de organizaciones políticas y los ciudadanos, solicitando nuestra desincorporación del ya fraudulento Registro de Electores-RE.

El suscrito, adicionalmente, organizaría el Poder Electoral en el “exilio”, con fundamento al desconocimiento de la decisión arbitraria del TSJ-SC referida, ratificando tal condición mediante acciones específicas periódicas, nacionales e internacionales para denunciar tanto la degradación del Estado y el Derecho como adicionalmente, el irrespeto generalizado a la institucionalidad en la gestión del CNE usurpado, así como y fundamentalmente, la proliferación y sistematización de los fraudes electorales hasta la desaparición de Venezuela y la creación de Venecuba, con el propósito de contribuir con su restablecimiento. ( www.cneenexilio.blogspot.com / www.observatorioelectoralinteramericano.blogspot.com )

Actualidad: La novedad de la consulta popular del 16JUNIO mediante una Asamblea de Ciudadanos nacional-“PLEBISCITO” habría sido la exclusión del CNE, gesto legítimo y de desconfianza que pretendería mostrar una fractura del régimen-“gobierno”-“oposiciones”, haciendo creer que con sus resultados las “oposiciones”-AN-MUD proclamarían “nuevamente” el desconocimiento del régimen y su consecuente acción cívica para conformar un gobierno legítimo y amplio para la transición, como desesperadamente lo solicitaría la gran mayoría de los venezolanos.

Mientras tanto, en concordancia con el mecanismo criminal y polarizador del régimen-“gobierno”-“oposiciones” se promovería un “simulacro” pro “legitimidad” del CNE y del fraude “CONSTITUYENTE”, como si se tratase de una cuestión de “mayorías” y no de la burla al Estado y al Derecho para promover más terror entre unos, otros y en general.

Los posibles escenarios no requerirían de genialidad para imaginarlos porque ambos promotores-monstruos habrían descubierto sus cartas desde hace lustros, cuando conformaron y sellaron con sangre la traición-complicidad del régimen-“gobierno”-“oposiciones” que consolidaría nuestra ocupación por el crimen organizado.

¿Cómo podría alguien sorprenderse por el contenido y organización del “PLEBISCITO” promovido por la AN-MUD o por los resultados que proclamaría, como tampoco por los del PE-CNE en J16 y J30, o su suspensión?, si fuese decidida en el interés del régimen y/o para que la ocupación promoviese otra celebración nacional por el “triunfo de las oposiciones” como resultado del “diálogo-entendimiento”, al estilo del Referéndum Consultivo Constitucional (REFORMA PARCIAL) del 2DIC2007.

La farsa-fraude “CONSTITUYENTE” de J30 en su origen, sus resultados o su suspensión, así como los de todas las actuaciones anteriores del PE-CNE no cambiarían en nada nuestra condición de ex nación, como tampoco lo haría la falta de transparencia para unos, el fraude para otros, que afectaría la credibilidad del “PLEBISCITO” de J16 igualando una vez más en la “actuación política” al “gobierno” con las “oposiciones”.

La AN-MUD confirmaría el fraude-traición cuando desconoce los resultados parciales que publicase y designa magistrados para completar las vacantes y “maquillar” la otra farsa-TSJ, desconociendo y actuando en contra de la voluntad de los participantes del “PLEBISCITO” de J16, de quienes convalidamos y demandamos el cumplimiento de su “obligación asumida” y su “compromiso” para el restablecimiento del Estado y el Derecho convocando un Gobierno de Transición.

¿Quién podría dudar de la condición de cómplices del régimen entre “gobierno” y “oposiciones”?, cuando reafirman mediante el triple crimen-fraude-burla de JUNIO2017 la ocupación de Venezuela para la consolidación de VENECUBA.

Sería entonces evidente una verdad a la vista desde 2003: que no sería de manera alguna posible que por la vía del “diálogo” o la “consulta popular”, ambos falsos, fraudulentos e imposibles, pudiese la Sociedad Civil iniciar el restablecimiento de Venezuela.

El restablecimiento de Venezuela, nuestro rescate del crimen organizado transnacional será mediante un Gobierno de Transición con apoyo serio de la comunidad internacional.

Rómulo Lares Sánchez
23 junio 2017
Leer mas!

lunes, 24 de julio de 2017

QUE VIVA VIVAS







QUE VIVA VIVAS
Luis Marín

Más de cien días después del secuestro del general Ángel Vivas el 7 de abril por un comando armado que lo emboscó frente a su casa y del anuncio vía twitter del sedicente defensor del pueblo según el cual estaría sometido a un procedimiento judicial militar, no ha tenido siquiera audiencia preliminar, su abogado lo ha visto una sola vez sin acceso al expediente, si es que existe, ni examinado por un médico forense y apenas visitado por su esposa e hijas a quienes las guardias les espetan que “lo vas a ver en el cementerio”.

Hay rasgos comunes repetidos en innumerables casos que configuran un patrón de conducta que los penalistas llaman modus operandi, en que se priva de libertad a personas inocentes con vagas imputaciones como rebelión, instigación a la rebelión y el comodín “traición a la patria”; pero luego nunca les formulan cargos, ni siguen el proceso ordinario, sino que la víctima puede permanecer recluido e incomunicado durante meses, sometido a inenarrables torturas y vejaciones, ellos y sus familiares, en la más absoluta indefensión.

Pero en el caso del general Vivas se observa un particular ensañamiento, desde el momento mismo del secuestro en que le dieron una brutal golpiza y se lo llevaron tirado en el piso del vehículo pisándolo con las botas al punto de causarle una lesión en la columna vertebral entre otras lesiones, le negaron asistencia médica apropiada y tuvieron en desaparición forzosa hasta el anuncio inmotivado del llamado defensor del pueblo.

Desde entonces se han intentado dos Habeas Corpus por ante la jurisdicción ordinaria y militar sin que ninguna haya respondido, igual que a las solicitudes de un examen médico forense para constatar el estado de sus lesiones, ni siquiera la fiscalía de derechos fundamentales del ministerio público ha tenido acceso a la persona ni al expediente, siendo que en condición de retiro le corresponde la jurisdicción civil y no la militar como juez natural.

En circunstancias de estado fallido, donde no existe constitución, estado de derecho, ni instituciones públicas dónde acudir, porque éstas se desconocen entre sí, debe apelarse a la legislación universal e instituciones internacionales, como los Convenios de Ginebra y sus Protocolos, en particular el artículo 3 común, que establece en caso de conflicto no internacional un mínimo obligatorio de trato humanitario, en los siguientes términos.

“En caso de conflicto armado que no sea de índole internacional y que surja en el territorio de una de las Altas Partes Contratantes cada una de las partes en conflicto tendrá la obligación de aplicar, como mínimo, las siguientes disposiciones: 1) Las personas que no participen directamente en las hostilidades, incluidos los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad, herida, detención o por cualquier otra causa, serán, en todas las circunstancias, tratadas con humanidad, sin distinción alguna de índole desfavorable basada en la raza, el color, la religión o la creencia, el sexo, el nacimiento o la fortuna o cualquier otro criterio análogo.

A este respecto, se prohíben, en cualquier tiempo y lugar, por lo que atañe a las personas arriba mencionadas: a) los atentados contra la vida y la integridad corporal, especialmente el homicidio en todas sus formas, las mutilaciones, los tratos crueles, la tortura y los suplicios; b) la toma de rehenes; c) los atentados contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes; d) las condenas dictadas y las ejecuciones sin previo juicio ante un tribunal legítimamente constituido, con garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados.

2) Los heridos y los enfermos serán recogidos y asistidos. Un organismo humanitario imparcial, tal como el Comité Internacional de la Cruz Roja, podrá ofrecer sus servicios a las partes en conflicto. Además, las partes en conflicto harán lo posible por poner en vigor, mediante acuerdos especiales, la totalidad o parte de las otras disposiciones del presente Convenio. La aplicación de las anteriores disposiciones no surtirá efectos sobre el estatuto jurídico de las partes en conflicto.”

Es conveniente aclarar que los convenios amparaban originalmente a los militares, pero se hicieron extensivos a la población civil no combatiente; asimismo de los conflictos armados se ampliaron a cualquier conflicto, incluso revoluciones, estados de conmoción interna y ocupación, siendo vinculantes tanto para la potencia ocupante como para el estado ocupado.

Establecen un mínimo inexcusable para garantizar el respeto de elementales normas humanitarias que todos los pueblos civilizados consideran como válidos en todo tiempo y lugar, por encima y fuera del contexto de la guerra.

Nadie podría pretender hacer lo que ellos prohíben sin salir del concierto de las naciones civilizadas y hacerse pasible de las sanciones correspondientes.

CUBA, LA POTENCIA OCUPANTE

Gracias a la intervención de Luis Almagro por ante el Senado de los EEUU el miércoles 19 de julio, por fin se reconoce oficialmente el status de Cuba como potencia ocupante de Venezuela, aun estimando en 15000 el número de efectivos, lo más importante es que lo declare el Secretario General de  la OEA y el ámbito donde lo hace, el hemiciclo donde se hacen las leyes y se ratifican los tratados internacionales de la primera potencia del mundo.

El mismo día Mary Anastasia O’grady en el Wall Street Journal, citando a un investigador cubano, escribió que “en Venezuela hoy en día hay casi 50 oficiales militares cubanos de alto rango, 4500 soldados cubanos en nueve batallones y 34000 médicos y profesionales de la salud con órdenes de defender la tiranía con las armas, el ministerio del interior de Cuba proporciona la seguridad personal del señor Maduro, miles de otros cubanos ocupan posiciones clave del Estado, el gobierno, las fuerzas militares y represivas de Venezuela, en particular los servicios de inteligencia y contrainteligencia. Cada comandante de las fuerzas armadas de Venezuela tiene al menos un cuidador cubano, sino más, una fuente cercana a los militares me lo dijo. Los soldados se quejan de que si se mencionan las deficiencias del régimen ante una cerveza en un bar, sus superiores lo saben al día siguiente”.

A Álvaro Uribe le atribuyeron hace años un tweet en que denunciaba la invasión de 80000 policías cubanos para defender al régimen; mucho antes, el general Antonio Rivero estimó la presencia militar cubana en 100000 efectivos.

Lo curioso es que ni el régimen cubano ni su sucursal en tierra firme dicen nada al respecto, hasta el 2005 que dieron cifras de presuntos médicos y entrenadores deportivos, que si fueran sólo los 34000 que dice O’grady ya sería una cifra exorbitante que supera la mitad de los médicos del país. ¿Qué justifica una expedición de esa magnitud, dejando de lado encubrir la exacción de 100000 barriles diarios de petróleo como contrapartida?

Cualquiera que sea la cifra real, el régimen cubano no puede substraerse de cumplir con las disposiciones de los Convenios de Ginebra en el territorio venezolano y si se dan por ciertas las palabras del Presidente Trump de que “incentiva el caos” en este país y conspira para cambiar su forma republicana por un régimen comunal, entonces, su responsabilidad directa lo hace sujeto pasible de exigírsele indemnizaciones.

No habiendo Estado ni gobierno en Venezuela porque ellos mismos los han destruido, entonces el régimen castrista tiene que responder por estas violaciones sistemáticas a los derechos humanos universalmente reconocidos y por los daños y perjuicios causados a la población venezolana por su empeño en imponer aquí su tiranía totalitaria.

Y este es el quid del caso del General Vivas, la brecha entre el trato infame que le han propinado y el que le corresponde según su rango y conducta personal es tan abismal que resulta harto significativa y exige alguna explicación.

Y es que desde el principio se opuso a la consigna castro comunista “Patria, Socialismo o Muerte”, y demandó su nulidad en tribunales, pero terminó siendo condenado a una medida disciplinaria de arresto, para manchar su impecable hoja de servicio, a pesar de que al fin y al cabo le dieron la razón porque la abominable consigna fue desechada.

Luego, estuvo entre los militares que trataron de cumplir con su razón de ser que es  proteger a la población civil desarmada, en este caso, de la agresión de bandas motorizadas o “colectivos”, por lo que trataron de secuestrarlo otra vez asaltando su casa. Ante el fundado temor de que su hogar fuera profanado y saqueado, como está a la vista que hacen a diario en todo el país, que violan mujeres y hasta matan las mascotas, ejerció el legítimo derecho de defensa de su dignidad e integridad personal, de su esposa y sus dos hijas.

Ninguno de estos hechos configura el delito de rebelión, instigación a la rebelión y menos de “traición a la patria”, un comodín equivalente al de “contrarrevolucionario”, delito genérico castrista por el que se puede sufrir cualquier pena, incluso de muerte, pero que no describe ninguna conducta típica y culpable sino que puede rellenarse con cualquier cosa.

Uno de los afanes comunistas es eliminar el derecho de defensa, por ejemplo, en el delito de “contrarrevolucionario” quien intente una defensa del acusado se convierte él mismo en contrarrevolucionario por lo que puede ser igualmente condenado. Esto lo hemos visto en Venezuela donde se encarcela a los abogados defensores de los presos y a todo el que los ayude, así sea con agua o comida.

La traición a la patria es igualmente genérica y debe concretarse en conductas precisas que constituyan la lesión a la lealtad debida. Ahora bien, ¿en qué acto de traición ha incurrido el general Vivas? ¿Izar en el patio de su casa la bandera de siete estrellas a la que juró no dejar mancillar aún a costa de su propia vida? ¿Honrar el Escudo de Armas original de la República de Venezuela?

Los argumentos del régimen castrista se reducen a la amenaza, intimidación pública, toma de rehenes para después “negociar” con ellos, violencia extrema que conduce al asesinato con todos sus agravantes de ventaja, alevosía, nocturnidad y premeditación.

La dialéctica de dominación castrista consiste en la grosera exaltación del servilismo más perruno en oposición al ataque salvaje contra la menor resistencia; pero es imposible que la convivencia social se edifique entre el miedo y mezquinas bolsas de comida, más que indigno eso es inhumano, propio de animales rapaces.

 El cruel ensañamiento contra el General Vivas solo puede entenderse en contraste con las escandalosas prebendas que reciben los colaboracionistas y, estos sí, traidores. La causa de fondo es que tomó la posición correcta frente a la invasión castrista y el pánico que les produce que pueda cundir su ejemplo.

Pero no hay que esperar ni al fin de mes para constatar quien tiene la razón.


Luis Marín
23-07-17

Leer mas!