domingo, 19 de febrero de 2017

EL LEGADO DE OBAMA



EL LEGADO DE OBAMA

Los venezolanos recordaran a Barack Hussein Obama II por haber decretado que este país es “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos” por lo que declaró “una emergencia nacional para hacer frente a esta amenaza” y luego no haber hecho nada al respecto.

Salvo las medidas dictadas inicialmente contra siete funcionarios, lista que se ha ido ampliando más por presiones del Congreso que por iniciativa de la Administración, pero aquellas siguen siendo las mismas, que no son sanciones propiamente dichas, porque si privar de visa fuera una sanción entonces la mayoría de los pocos venezolanos que las solicitan estarían sancionados; como el bloqueo de bienes, que presupone tenerlos en EEUU y que no impide que, por ejemplo, si alguno falleciera, sus herederos pudieran reclamarlos, por no decir que con toda seguridad los tienen a nombre de terceros.

Luego la Administración terminó casi que disculpándose por haber dictado el Decreto, ante el escándalo del Foro de Sao Paulo, aduciendo que ciertamente Venezuela no es una amenaza creíble para EEUU, pero tenía que hacerlo así porque es un requisito exigido por leyes de emergencia que permiten aplicar sanciones económicas, o sea, que es una cuestión de mera forma.

La disculpa es más bien una confesión, porque si se decreta que es amenaza quien en verdad no lo es, sólo por cumplir requisitos establecidos para la aplicación subsecuente de normas concatenadas, en español eso se llama fraude a la ley, esto es, modificar deliberadamente los factores de conexión establecidos en las leyes para conseguir la aplicación de aquellas que sean más favorables a la realización de los propios deseos, burlando una restricción legal.

La motivación del Decreto es la violación de DDHH, corrupción pública significativa y la inexistencia de un mínimo democrático en Venezuela y si bien es necesaria una alta elucubración para entender cómo es que esto amenaza la seguridad nacional y la política exterior de los EEUU lo más arduo es hacerlo compatible con la política de apertura al régimen de Castro, responsable directo de todos aquellos desmanes.

Si hasta la Conferencia Episcopal de Venezuela ha llegado a la conclusión de que la causa de este desastre es la imposición de un modelo totalitario, plasmado en el llamado Plan de la Patria, que no es otra cosa que la implantación del castrocomunismo en este país, cabeza de puente para su expansión a todo el continente.

Así sacaron a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo porque hacía seis meses que no participaba en esas actividades y, según el New York Times, renunció a sus relaciones con organizaciones terroristas; aunque es público y notorio que el secretariado de las FARC vive a cuerpo de rey en La Habana, junto a los Panteras Negras, los Macheteros de Puerto Rico y cualquier otro terrorista de ranking mundial.

Ni por asomo aparecen las palabras comunismo, guerrilla, islamismo, yihad, que no calzan en la retórica de Obama; pero lo más inquietante es que no perciba violaciones de DDHH, corrupción pública significativa e inexistencia de un mínimo democrático, en Cuba.

Todo el cambio de enfoque de su política hacia Cuba se basa en el supuesto de que las de diez administraciones anteriores “no funcionaron”; alguien debería decirle que la suya hacia Venezuela no solo no funciona sino que resulta payasesca.

Los funcionarios sancionados han sido todos recompensados por el régimen, elevados a la categoría de héroes de la patria y no parece que ni siquiera la exposición pública internacional haya disminuido un ápice la saña criminal con que siguen actuando.

En cambio, sirve para la campaña propagandística más ridícula y falsaria de la historia, en la que se muestran pescadores de Margarita, indios del Amazonas, campesinos de los llanos, ancianos, niños (pero ni uno solo de los corruptos sancionados) clamando: “¡Obama, deroga el Decreto ya!”

Cuando se hace una falsificación, lo que queda en el mundo es lo falso, no lo que pretenden los farsantes. Ese es el legado de Obama y otros legados.

AUTORRETRATO HABLADO

En su discurso de despedida de la presidencia el 10 de enero, Obama ofreció una oportunidad como pocas para hacer una condensada interpretación de contenido de la retórica izquierdista que es parte indisoluble de su mensaje.

En general, el común denominador es la incongruencia entre la proclamada adhesión a una tradición fundamentada en “los principios de quienes crearon esta gran nación” y las proclamas revolucionarias, clasistas y racistas, que obviamente no tienen nada que ver con los “Padres Fundadores”, blancos, anglosajones, protestantes.

En particular, habría que ir desgranando las frases dejadas caer aquí y allá como al pasar que son groseramente ambiguas y vagas, que no dicen lo que dicen, de manera que cada quien puede interpretarlas como convenga o según se ajusten a sus prejuicios, mezcladas con medias verdades y francas mentiras.

Valgan unos pocos ejemplos: Si les hubiera dicho hace ocho años “que abriríamos un nuevo capítulo con el pueblo cubano”. ¿Qué significa eso? No parece ni bueno ni malo “un nuevo capítulo”; pero, ¿con el pueblo cubano? Es una flagrante falsedad. Obama nunca se reunió ni pactó nada con el pueblo cubano sino con Raúl Castro. Los afiches con los que empapelaron La Habana lo exhiben con el tirano, respaldándolo, ante ese pueblo oprimido que quizás haya sentido tanto o más desencanto que el venezolano.

Y continúa: “que cerraríamos el programa nuclear de Irán sin disparar un tiro”. Esta sí que es una mentira escalofriante. El programa nuclear de Irán nunca ha sido cerrado, ni siquiera suspendido. Si acaso recibió una tregua por diez años, lo que es significativo porque como se han cansado de advertir los expertos israelíes, sin que nadie escuche, es exactamente lo que hizo Mahoma en su canónica “tregua con la tribu de Quraish”.

Un hecho histórico que se remonta al año 628, conocido como Tratado de Hudaybiyyah, que estableció una tregua por diez años entre Medina y Quraish y que Mahoma rompió tan pronto como tuvo la fuerza suficiente para aplastar a los infieles. Desde entonces los musulmanes hacen rutinariamente lo mismo “cuando el enemigo es duro y fuerte”, sólo mientras no puedan vencerlo.

“Que íbamos a conseguir la igualdad en el matrimonio”. ¿Y esto qué es? ¿La igualdad entre marido y mujer? No puede ser que Obama consiguió eso. ¿O será su respaldo al llamado matrimonio Gay? Pero no lo dice claramente, sino que suelta algo de contenido difuso, muy propio de su estilo pero para nada puritano.

Si al principio dijo que el país se basa en “la idea de abrazarlos a todos y no sólo a unos pocos”, reitera que “unos pocos prosperan a costa de la clase media”, y que “nuestro comercio debe ser justo y no sólo libre”, deslizando la vieja contraposición socialista entre justicia y libertad, olvidando que quien sacrifica la libertad en aras de la justicia se queda sin ninguna de las dos.

“Darle a los trabajadores el poder de fundar sindicatos para tener mejores salarios” es una posición ideológica que presupone que el nivel salarial es un problema político, de poder, y no económico, de productividad, que haya más torta que repartir y no más poder para quedarse con un pedazo mayor de la misma torta e incluso de una menor, que es lo que ocurre cuando se grava excesivamente la actividad productiva.

Pero la verdad histórica es que los capitanes de empresa que “hicieron la grandeza de este país” tuvieron que luchar contra los sindicatos y derrotarlos a veces a sangre y fuego, porque la mentalidad sindicalista gira sólo en un ritornelo: reducir la jornada laboral (trabajar menos) y aumentar el salario (ganar más); y esto ha sido denunciado por los mismos marxistas: no en balde lo primero que hacen los comunistas cuando llegan al poder es desmembrar los sindicatos e imponer los propios.

Si el clasismo de Obama es repugnante, su racismo es una burda impostura. No sólo porque sea hijo de mujer blanca y padre transeúnte que volvió a Kenya sin mayor nexo con EEUU, sin antecedentes de esclavitud, discriminación, participación en luchas por los derechos civiles o que haya nacido en Hawái, donde jamás hubo segregación racial o educado en Chicago, muy lejos del Sur y de plantación alguna; sino porque es el niño mimado de Harvard, que goza del favoritismo de la élite y del aplauso clamoroso y sostenido de la izquierda más exquisita, sofisticada, frívola e irresponsable del planeta.

No obstante, puede articular su diatriba contra “los poderosos” desde el podio de la Presidencia, decir que después de su elección “se hablaba de una  nación post racial. Esa visión, por bien intencionada que haya sido, nunca fue realista”.

“Si cada cuestión  económica se enmarca como una lucha entre una clase media blanca trabajadora y las minorías indignas, entonces los trabajadores de la más diversa índole terminarán luchando por migajas mientras los ricos se retiran aún más en sus enclaves privados”. “Para los norteamericanos blancos significa reconocer que los efectos de la esclavitud y (las leyes) Jim Crow no desaparecieron repentinamente en los años 60”.

El espíritu americano, la fe en la Razón y en la empresa, la primacía del Derecho sobre la fuerza, es “lo que nos permitió derrotar al fascismo y la tiranía durante la Gran Depresión y construir un orden posterior a la Segunda Guerra Mundial”. Es inevitable observar aquí un salto histórico interesado: lo que se conoce como Gran Depresión fue el crack económico de 1929 y entonces el desafío a la democracia lo planteaban el comunismo y el anarcosindicalismo. EEUU no entró en la II GM sino en diciembre de 1941, bien lejos de la Gran Depresión; pero el antifascismo es una obsesión izquierdista.

En la actualidad el reto está planteado primero “por violentos fanáticos que dicen actuar en nombre del Islam” (sólo lo dicen), a los que habría que combatir desde una posición de principios, para no dejar de ser lo que somos.

“Por eso hemos terminado con la tortura, trabajado para cerrar Guantánamo, es por eso que rechazo la discriminación contra los musulmanes estadounidenses (ovación, la más larga de todas). Aquí, a punto de extenuación, cabe advertir que no son los musulmanes quienes discriminan a los que llaman infieles, degüellan cristianos, ejecutan atentados suicidas, dicen que los judíos no pueden profanar el Monte del Templo “con sus sucios pies”, ni permiten a nadie siquiera pisar en Tierra Santa, que es toda Arabia, no, éstas son invenciones islamófobas: La verdad, de Obama, es que los musulmanes son los discriminados, doblemente, si son musulmanes negros.

El discurso de Obama es el exacto retrato de sí mismo.

LA LISTA DE TRUMP

Es abismal la diferencia entre el inicio del período de Obama y el de Trump, aquél recibido con regocijo por los poderes mundiales al punto de que le adelantaron un premio Nobel de la Paz, no por lo que había hecho sino por lo que se supone que  podría hacer en el futuro; éste, con una rechifla universal que le anticipa un impeachment, algo sorprendente porque se supone que procede por actuaciones atinentes al cargo y para entonces todavía ni siquiera había tomado posesión; lo acusan de loco, amenazan con asesinarlo y hay quienes solicitan que sea depuesto por un golpe militar.

La virtud hasta ahora inigualada de la democracia americana es la transferencia pacífica del poder de un presidente a otro libremente electo. Obama dice que “le prometí al Presidente Trump que mi administración garantizaría una transición sin problemas”; pero ¿es eso lo que está ocurriendo?

Todavía antes de que asumiera el cargo ya había violentas manifestaciones en las calles de varias ciudades, generosamente replicadas en los medios, contra un gobierno que ni siquiera había comenzado, sin señal de que vayan a detenerse sino de todo lo contrario.

Esto sí que es un gran cambio en la concepción de la democracia porque implica que las políticas de la Administración anterior no van a poder cambiarse por la siguiente, de signo contrario, porque eso terminaría con la paz de la República, ignorando así el voto de la mayoría, que antes era el estandarte de la democracia en América.

El cambio lo marcó Obama al decir que la Constitución no es más que “un pedazo de papel”, que es la tesis de Ferdinand Lassalle, fundador y más influyente ideólogo de la socialdemocracia alemana, para quien “la esencia de la Constitución de un país es la suma de los factores reales de poder que rigen en ese país”.

De manera que no tiene ningún valor inmanente, ni sagrado, sino que es la expresión del crudo balance de los poderes fácticos de una sociedad histórica concreta; bueno, eso no es lo que creían los “Padres Fundadores”, ni los Presidentes juran sobre una conjunción real de poder, sino sobre aquel venerable “pedazo de papel”.

En Latinoamérica ya lo hemos vivido y observamos cómo se han establecido dictaduras perpetuas mediante el expediente de desestabilizar en la calle cualquier otro gobierno de modo que nadie pueda mantenerse en el poder sino el autócrata insurgente.

Es el caso de Bolivia, Ecuador, Nicaragua; pero éstos son los últimos de la fila, nadie podía imaginar que esta táctica pudiera aplicarse a tan gran escala y en la primera potencia del mundo. Sin embargo, la izquierda ha comprobado que la temeridad rinde frutos inesperados en un mundo que premia la “post verdad” y donde la manipulación de las conciencias no parece tener límites.

En verdad, ya lo hicieron cuando se lanzaron en una arriesgada campaña contra el establishment a favor del “Vietnam heroico”: todo el mundo se escandaliza por la conspiración de Nixon en Watergate; pero nadie repara en la conspiración contra Nixon que llevó a su derrocamiento, orquestada por el New York Times y el Washington Post. Algo semejante vimos en Venezuela con el derrocamiento de Carlos Andrés Pérez.

De manera que es muy pertinente el aserto de Trump de devolverle el poder al pueblo, que ha desatado la furia de los poderes facticos, que pretenden aniquilarlo antes de que pueda hacer algo.

Prometió revertir la apertura de Obama hacia el régimen comunista de Castro y ajustar cuentas con su filial en Venezuela, restableciendo el orden de lo principal a lo accesorio. Obama nunca dijo lo más importante: Que el Partido Comunista Cubano tiene que abandonar el poder como prerrequisito para cualquier transición en la isla.

Lo que está por verse es si Trump podrá llevar a cabo siquiera uno de los puntos de su lista de promesas: si manda el pueblo o el New York Times.


Luis Marín
19-02-17

Leer mas!

viernes, 10 de febrero de 2017

SUPERVIVENCIA INFRAHUMANA


SUPERVIVENCIA INFRAHUMANA
Carlos Hermoso
  
Hay verdades que hasta las piedras las saben, y una de ellas —que la padecemos en carne propia millones de trabajadores venezolanos— es que los salarios no alcanzan ni siquiera para cubrir las condiciones mínimas para vivir. Se cumple de manera precisa aquello de que el salario debe estar por debajo de tales condiciones. Se trata de un asunto histórico que hace casi 150 años anunciaron Adam Smith y David Ricardo. Es lo que permite que la rueda del capital siga girando. Pero los sectores medios, los profesionales, un tanto liberados de esa máxima del liberalismo clásico que ha llegado a extremos tales por la aplicación del neoliberalismo, también se ven afectados sensiblemente. El abrupto incremento de la pobreza ahoga y aprieta como nunca en un país que no conoce precedentes en su historia contemporánea.

Resulta supina —aunque muy extendida como una verdad de “sentido común”— la afirmación según la cual los aumentos salariales conducen a mayor inflación. Fastidiosa resulta ya esa cantilena. Primero se produce la inflación como resultado de haberse violentado el principio —señalado por Marx en el Libro Primero de El capital— según el cual:

El Estado lanza al proceso de circulación, desde afuera, billetes de papel que llevan impresas sus denominaciones dinerarias, como por ejemplo 1 libra esterlina, 5 libras esterlinas, etc. En la medida en que esos billetes circulan efectivamente en lugar de cantidades de oro homónimas, se limitan a reflejar en su movimiento las leyes del curso dinerario. Una ley específica de la circulación de billetes no puede surgir sino de la proporción en que éstos representan el oro. Y esa ley es, simplemente, la de que la emisión del papel moneda ha de limitarse a la cantidad en que tendría que circular el oro (o la plata) representado simbólicamente por dicho papel.

Haciendo abstracción del aparente receso que tuvo el llamado patrón oro, esta ley siempre ha tenido y tendrá vigencia mientras impere la forma valor. Mientras China, Rusia e India acaparan la compra de oro, se consolida el bitcoin. En cualquier caso, la emisión de papel moneda de manera arbitraria para equilibrar el presupuesto, para reducir el déficit, indefectiblemente lleva a la inflación. No es otra cosa lo que la genera.

Se produce una mayor escalada de precios si sumamos la especulación y el precio del dólar. Partiendo de que no todo aumento de precios, o toda variación de precios, obedece a la masa de papel moneda en el mercado, sino también a otras determinaciones como la especulación —y sobre todo al valor de cambio de las mercancías—, podemos observar que en Venezuela las variaciones de los precios al alza son resultado de la inflación y la especulación. Con ello se explica la drástica caída de la capacidad de demanda social. Ante lo cual el gobierno se ha visto obligado, siendo generosos en la categorización, a medio compensar la caída del poder adquisitivo del salario, a riesgo de que la depresión sea aún mayor.

Entretanto, el gobierno sigue manteniendo la emisión de papel moneda, ante el estímulo de que la inflación le permite una mayor recaudación vía IVA y otros tributos, incluido el correspondiente al salario, disfrazado de impuesto sobre la renta a personas naturales. En fin, una política fiscal y tributaria regresiva que atenta contra la capacidad de demanda social. Esa es la política chavista de estos tiempos.

Estas circunstancias conducen a que la caída de la demanda y las bajas compensaciones salariales no permitan una recuperación del poder adquisitivo del bolívar a tal escala que posibilite un incremento de la oferta de bienes y servicios. El mercado de bienes básicos de la dieta y la reproducción social también se ve afectado, pero no en la misma medida en que lo hace la realización de los productos de menor rigidez en la demanda ante las variaciones de precio. Esto es, por más que caiga el salario, los trabajadores y asalariados en general siempre buscarán un margen de sus ingresos para hacerse de los productos de primera necesidad, entre ellos alimentos básicos de la dieta, sobre todo de los niños, y medicinas de dolencias crónicas graves. Ante las variaciones al alza de los precios, se mantiene una correspondiente demanda a riesgo de que la mengua se haga más aguda, con rasgos de animalidad o subhumanidad. Varían sus precios al alza y aun así la familia hace todo el esfuerzo para adquirir el producto. Circunstancia en la cual hace gala la ideología dominante: ética del comerciante que especula al máximo, sin parar mientes en la necesidad que agobia al demandante. Asimismo, la gran empresa de alimentos parece sólida, mientras aprovecha para monopolizar cada vez más productos, valga decir empresas Polar.

Pero los bienes y servicios de menor rango para satisfacer las necesidades básicas van siendo dejados a un lado ante el continuo incremento de precios. Es así como pueden ir a la quiebra o mermar en sus ganancias pequeños propietarios y comerciantes, por no poder realizar sus productos ante la caída de la demanda. Restaurantes, comercios diversos, mercados como el de vehículos, entre otros, están sufriendo las consecuencias de la caída extrema de la demanda social. A su vez, cuando se producen las compensaciones, los pequeños productores se ven aún más afectados toda vez que no pueden cubrir el incremento en sus costos de producción y funcionamiento.

No es la compensación salarial lo que incrementa la inflación. No es la compensación lo que afecta al dueño de los bienes, al empresario, pues. Es el gobierno con su política de despelote para la emisión de moneda sin respaldo. Sumemos que la política económica para nada busca incrementar la producción. No hace nada el gobierno por canalizar el ahorro social hacia la inversión productiva. Con la inflación tiende a paralizarse el crédito en general y el productivo en particular. Luego, el gobierno le busca compensaciones a la banca con papeles y negociados diversos. Todo ello incrementa la deuda pública que a la postre es más social que ninguna otra cosa, pues la paga la gente con los dineros que le extrae el gobierno con su política fiscal y tributaria. Otro de los círculos perversos que configura el gobierno en favor de la oligarquía financiera.

Cuando la inflación no afecta tan sensiblemente la demanda, cualquier empresario previsor —sobre todo los dueños de ramas de bienes de elasticidad rígida— puede muy bien obtener superganancias, entre una compensación salarial y otra. Esto le permite nutrir un fondo contingente para el nuevo incremento salarial y aun así obtener ganancias extraordinarias, superiores a la media en todo caso. Pesa en esto la naturaleza de los bienes en el mercado. La escasez generalizada y la inflación perjudican fundamental y principalmente al trabajador y a su familia. Estratégicamente favorece a los empresarios que ven caer al mínimo el salario del obrero y de todos quienes viven del trabajo.

En definitiva, vivimos no solamente un espiral que ya se acepta como hiperinflacionaria, sino que la caída del producto nos sitúa en una situación depresiva. Inflación con recesión —es decir, con estancamiento o retroceso— se le conoce como estanflación, que a la postre favorece de manera clara a los capitales más competitivos que logran absorber a quienes sucumben. En Venezuela la circunstancia se expresa de manera palmaria en el grupo Polar cuyos productos desde el año 2000 se han cuadruplicado, pasando de 32 a más de 100 bajo su firma.

De allí que la especie según la cual los aumentos salariales —en realidad las escuálidas compensaciones— contribuyen con la inflación es pura ideología. Nada tiene que ver con la realidad por lo que resulta hasta ridículo oír en boca de un dirigente sindical tal afirmación. Eso deben dejarlo en la voz del empresario y sus ideólogos, sobre todo los economistas.

Carlos Hermoso
Caracas, 8 de febrero de 2017
Leer mas!

viernes, 3 de febrero de 2017

LA DESESPERANZA NO ES CAMINO


LA DESESPERANZA NO ES CAMINO
Editorial de Analítica del
03 de febrero del 2017

El 23 de enero de 1958 fue una fecha crucial en la historia política de nuestro país, por ser el día en que se puso fin a la dictadura militar, que había sido la forma predominante de gobierno en Venezuela durante la mayor parte del siglo XX.

Fue importante porque el sector militar de entonces entendió que un país moderno no podía seguir dependiendo de la voluntad y de los caprichos de un hombre, y que era indispensable unir a la sociedad venezolana para que esta concibiera las vías para vivir de manera democrática.

Afortunadamente, la persona seleccionada para ocupar el cargo del depuesto dictador era  sencilla y honesta, el vicealmirante Wolfgang Larrazábal, quien presidió con alto talante democrático la junta de gobierno que llevó al país a elecciones libres universales y secretas.

Ahora, el 23 de enero de 2017 debe ser la fecha en la que la mayoría de la población venezolana exija e imponga un cambio, para que se restaure la democracia que con tantos sacrificios se logró a finales de los años cincuenta.

Democracia es pluralidad de pensamiento y acción, es confianza en el voto universal y secreto, es respeto a las minorías, es separación de poderes, es libertad de prensa, es aceptación de la disidencia, es no tener presos políticos, es tolerancia, inclusión social y responsabilidad y honestidad en el manejo de la cosa pública.

En fin, democracia es esperanza en que con unión se puede construir un mejor país.


Enviado por Emilio Figueredo

Leer mas!

lunes, 16 de enero de 2017

LA HIPÓTESIS SIRIA




LA HIPÓTESIS SIRIA

Luis Marín

Pocos se conmueven por la catástrofe de Siria que abarca también a Irak, menos recuerdan que ambos países estuvieron regidos por el mismo partido árabe socialista BAAZ, que sigue siendo el soporte de Bashar Al-Assad en su determinación de mantenerse en el poder aún a costa de destruir completamente a su propio país.

Hasta que el nombramiento como vicepresidente de Tarek Zaidan El-Aissami Maddah trajo de nuevo al primer plano que su padre, Zaidan Amin El-Aissami El Musfi, alias Carlos, es militante de ese partido y habría prestado servicios cerca de Saddam Hussein, quien fue visitado por Chávez en agosto del año 2000 rompiendo el cerco internacional subsiguiente a la guerra del golfo, sin que le tomaran en serio cuando dijo: “Yo puedo ir al infierno a hablar con el diablo si así lo deseo”.

Su hermana, Haifa Aissami Maddah, fiscal acusadora en los casos del 11 de abril de 2002, que pidió la pena máxima contra Iván Simonovis, Lázaro Forero, Henry Vivas y los policías metropolitanos, fue luego designada como embajadora plenipotenciaria en el Reino de los Países Bajos y con aquellas credenciales representante permanente de la misión de Venezuela ante la Corte Penal Internacional, en previsión de los casos que cursaban contra Chávez y que cayeron en manos de un fiscal argentino que no realizó ninguna actuación procesal efectiva.

Conocidos los históricos lazos de amistad, solidaridad y colaboración del Partido Comunista de Cuba y el Partido BAAZ y la entrañable fraternidad de sus líderes Raúl Castro y Bashar Al-Assad, la cooperación de sus pueblos en la lucha contra “el enemigo común” y que hoy enfrentan la “criminal agresión del imperialismo”, parece inevitable que el foco de atención se oriente hacia el Levante para tratar de desentrañar cuál pueda ser el hilo de esta madeja que llega hasta aquí.

Históricamente el partido BAAZ fue creado por los sirios Michel Aflaq y Salah Bitar, ambos egresados de La Sorbona, París, donde recibieron por un lado la influencia de la revolución francesa, en particular la idea de Nación y por otro la del pangermanismo, que estaba en boga en los años 30 por el ascenso de Hitler al poder, a lo que se agrega el nacionalsocialismo alla tedesca, es decir, furiosamente antisemita.

Llevado a su país esto se expresa en un programa muy simple: Primero, la Unidad de la nación árabe, el panarabismo. Segundo, la personalidad árabe, supremacía árabe sobre todas las demás etnias. Tercero, la misión de la nación árabe, su reingreso en la Historia, enfrentada al colonialismo europeo. De hecho, BAAZ se traduce como “renacimiento”.

Eventualmente el partido se dividiría, por razones tribales, integrado en Siria por los alawitas, una facción chiita dentro del Islam, encabezada por Hafez Al-Assad y en Irak los sunitas liderados por Saddam Hussein. Mientras éste asesinaba sistemáticamente a los comunistas, las sucesivas derrotas sirias frente a Israel empujaron su régimen a comprometerse cada vez más con la Unión Soviética a quien veía como aliado natural contra “el imperialismo” y de allí nace su fraternidad con la Cuba de Castro.

Los cubanos participaron en la guerra del Yom Kippur en 1973 y tuvieron su bautismo de fuego en el Monte Hermón, en las alturas del Golán, sin sufrir bajas, según dicen, sino heridos de lado y lado en duelos de artillería; pero se mantuvieron desplegados en Siria después del fin de las hostilidades hasta febrero de 1975.

Pero los cubanos dejaron de escribir literatura testimonial porque advirtieron que esa era “una fuente de información para el enemigo”, desde entonces acostumbran practicar un internacionalismo anónimo que, paradójicamente, no puede gozar de la fama a que aspiran las acciones heroicas.

Así ocultan escrupulosamente su participación en la guerra de Siria, junto a sus camaradas sirios e instructores rusos, porque toda la elite militar siria se formó en la academia soviética, como la cubana.

El portal Debka File reportó el año pasado el arribo de por lo menos 2000 cubanos, como hace años Fox News el de los tanquistas del general Leopoldo Cintra Frías.

Tal cual aquellos viejos tiempos de la guerra fría, que algunos creían cosa del pasado.

VENEZOLANOS EN EL DESIERTO

No se necesita ningún esfuerzo para ver la mera traducción al español del discurso ideológico de BAAZ: La Unidad de los pueblos de nuestra América, especificidad racial latinoamericana con ciertos extremos indigenistas, antiimperialismo, nacionalsocialismo y un rasgo específico inexplicable en cualquier otro contexto por ser completamente ajeno a nuestra idiosincrasia: el antisemitismo.

Lo que habría que encontrar es el eslabón que engrana esta cosmovisión con la mentalidad de los militares venezolanos y la respuesta parece sencilla: el militarismo nacionalista árabe, que adoptó la ideología fraguada por Michel Aflaq para fundamentar sus sanguinarios golpes de estado en Egipto, Irak, Libia, Siria.

Pocos analistas han observado siquiera de pasada la influencia de Gamal Abdel Nasser, Muammar Gadafi, Saddam Hussein en los militares golpistas venezolanos, algunos de los cuales hasta reivindican el libro verde de Gadafi e hicieron  pasantías en Libia, incluso durante el período democrático, sin que nadie lo advirtiera ni se prendiera ninguna señal de alarma.

Debe recordarse que Chávez solicitó la incorporación de Venezuela a la Liga Árabe e incluso logró el status de observador desde el año 2006 lo cual, bien visto, es un hecho insólito e incomprensible porque ¿qué puede tener que ver un país caribeño de tradición judeocristiana, como éste, con el mundo árabe?

También es oportuno recordar la inconcebible intervención de Chávez el 2 de junio de 2010 maldiciendo a Israel desde el fondo de su alma, de sus vísceras, con un odio que no podía haber surgido súbitamente producto de un hecho casual, sino algo macerado durante largo tiempo como parte integral de convicciones muy firmes.

Es evidente que eso no se puede hacer y no porque maldecir sea algo de mal gusto sino porque es un desafío temerario y grosero a las Sagradas Escrituras que debe estremecer a cualquiera que tenga el más mínimo temor de Dios.
Más importante es el porqué la Iglesia Católica, que vive pronunciándose sobre asuntos que no le conciernen, no dijo entonces ni ha dicho después absolutamente nada. Quienes leen todos los días el Libro y concluyen diciendo: “Palabra de Dios”, para que les respondan: “Te alabamos Señor”, ¿qué piensan cuando llegan a estos párrafos?

Porque de Israel está escrito: “Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan” (Génesis, 12,3). “¡Bendito sea el que te bendiga y maldito el que te maldiga!” (Números, 24,9).

¿Éste no es un asunto religioso? ¿Y por qué las Iglesias Evangélicas se escandalizaron y presagiaron grandes males para este país, que todavía estamos sufriendo? Porque ellas sí se toman en serio sus creencias y viven el Libro, como parte esencial de sus vidas.

A menos que la IC tome al Libro en forma instrumental, como una herramienta de trabajo, despojado de todo carácter Sagrado, por eso llega a la convicción de que son los comunistas los que piensan como cristianos y no al revés. ¿Será por eso que está siendo desplazada por el Islam? Así como el chavismo naufraga en esa simbiosis contra natura de comunismo cubano y fundamentalismo islámico iraní.

Saddam llegó al poder a través de un Comité de Relaciones Públicas que se encargaba de asuntos de seguridad, inteligencia y militares, en lo que llamó “movimiento de corrección”, convencido de que podía controlar al país desde la policía secreta, mediante una burda combinación de favoritismo y terror.

Bashar llegó como simple heredero de su padre Hafez Al-Assad. Lo que está por verse es hasta dónde están dispuestos a llegar los militares baazistas venezolanos, patriotas ellos, para imponerle al país una dinastía semejante.

¿Tan lejos como sus aliados de Rusia, Irán, China y sus heraldos cubanos en Siria?

ALÍ RODRÍGUEZ Y SUS 40 LADRONES

Las intervenciones venezolanas en el medioriente sólo se pueden reconstruir por retazos porque casi todo lo que hacen son actividades francamente clandestinas y la mayoría de ellas no pueden confesarlas ni siquiera ex post.

Por ejemplo, durante la segunda guerra del Líbano en el año 2006, siendo Alí Rodríguez canciller, le tocó armar una operación sin precedentes para evacuar miles de personas del teatro de operaciones siguiendo una ruta rocambolesca que pasaba por Damasco, Chipre, España y no se sabe cuántas escalas que involucraba autobuses, helicópteros, barcos y aviones, para venir a recalar en Maiquetía y la isla de Margarita.

 Entonces se habló de cifras que oscilaban de 400 a 4000 personas, cualquiera es exagerada; lo que no explicó es qué podía estar haciendo tanto personal venezolano en aquellos países, aunque algunos se excusaban diciendo que estaban de vacaciones o visitando familiares, lo cierto es que en una zona de tantos conflictos nunca antes y nunca después hubo un operativo semejante.

Uno de los colaboradores de esta espectacular operación, Aemad Al-Wabdeh, alias Abuyor, fue reportado como muerto en un atentado con carro bomba en Damasco, el 29 de noviembre de 2012, donde desempeñaba el cargo de chofer de la embajadora Día Al Nader; el mismo reporte reza que fue el organizador de la Asociación de Amistad Sirio Venezolana capítulo Damasco, también fue Coordinador de línea aérea venezolana Conviasa en Siria y en aquel fatídico momento realizaba funciones de relaciones públicas de la embajada. Un sujeto sin duda increíblemente versátil.

Caso más reciente el del diputado Adel El-Zabayar, integrante de la Comisión de Defensa y Seguridad de la Asamblea Nacional que pidió y le fue concedido permiso para incorporarse a la lucha armada en Siria en unas llamadas Brigadas Populares a favor del gobierno “contra la agresión de los mercenarios”, en lenguaje fidelista cubano.

Antiguo militante del Partido Comunista de Venezuela hoy del partido de gobierno PUSV, presidente de la Federación de Entidades Venezolano-Árabes, se paseo en uniforme de miliciano portando la célebre Kalashnikov AK-47, se tomó algunos selfies en grupo y regresó sin gloria, sin ningún reporte de bajas mercenarias.

El punto es que aquella autorización de una AN presidida por Diosdado Cabello implica aprobar una posición política no sólo de la Comisión de Defensa y Seguridad de la AN sino del partido, del gobierno y quienes le apoyan, incluso las FFAA.

Alí, el Comandante Fausto, de jefe guerrillero, con su fama de diente roto, ha sido Ministro de Energía Eléctrica, de Energía y Petróleo, de Economía y Finanzas, de Relaciones Exteriores, Secretario General de la OPEP y UNASUR, Presidente de PDVSA, precisamente después de los sucesos de abril de 2002, por lo que es el responsable personal y directo del despido de 23000 trabajadores a quienes todavía les deben la liquidación de prestaciones sociales, haberes en el fondo de ahorros más los intereses causados, una deuda que la República tendrá que demandarle.

De canciller descendió a embajador en La Habana, de manera que puede bajar por la escalera funcionarial sin tropiezo administrativo alguno, aunque quizás sea el cargo más importante que ha desempeñado porque desde allá es que se maneja la política nacional venezolana e incluso las actuaciones internacionales, siendo Alí el jefe político, por ejemplo, de Bernardo Álvarez, quien fuera representante en la OEA y Rafael Ramírez, embajador en la ONU.

Como aclara el profesor Víctor Poleo, fue quien llevó a RR al Ministerio de Energía y Minas y lo nombró secretario del ente nacional del gas (enagas); en los hechos de abril de 2002, de vuelta de Viena para asumir la presidencia de PDVSA, elevó a RR a Ministro de Petróleo, para luego consolidar los dos cargos; como consolidó en  Corpoelec 14 empresas diferentes e incompatibles, creando el caos eléctrico actual con el fin deliberado de capturar renta petrolera y pasar de la ingeniería petrolera y eléctrica a la ingeniería social: la domesticación de la sociedad mediante electroshocks.

Alí y sus Rafael Ramírez, Diego Salazar, Mervis Villalobos, Duro Felguera, Derwick, Odebrecht, la lista es demasiado larga y la red se extiende de América al Medioriente.

Como una Roma del mundo antiguo, hoy todos los caminos conducen a La Habana.


Luis Marín
15-01-17



Leer mas!