domingo, 9 de julio de 2017

EL TERROR ROJO




EL TERROR ROJO
Luis Marín



Si Raúl Castro no hace concesiones en Cuba ¿por qué habría de hacerlas en Venezuela? Si el modelo que exporta es una dictadura militar comunista de partido único en que nadie más puede tener cabida, antiliberal, anticapitalista, antipluralista, en una palabra, totalitaria, cuyo valor supremo es la “intransigencia revolucionaria” y la firme creencia en las virtudes persuasivas de la intimidación.

Los comunistas siempre han considerado al terror como sello distintivo de toda verdadera revolución, una herramienta indispensable para aplastar la resistencia de sus enemigos, en fin, una expresión necesaria de la violencia como “partera de la historia” que alumbra una “nueva sociedad”.

De manera que para ellos no hay ningún problema, ni teórico ni práctico tanto menos de conciencia, en la organización y ejecución de matanzas en masa, porque se trata de exterminar no a individuos, por lo que hagan o dejen de hacer, sino a categorías sociales que llaman “enemigos de clase”; así que el único inconveniente consiste en cómo manejar el escándalo que acarrean estas acciones, que dan audiencia a sus adversarios y producen no pocas disensiones internas.

Ciertamente los crímenes que las fuerzas de ocupación del ejército y policía castristas están perpetrando en Venezuela serían completamente imposibles sin la coautoría y complicidad de una amplia y tupida red internacional de instituciones, organizaciones y personalidades, extendida por los cinco continentes.

Maduro sigue siendo Secretario General de la Organización de Países No Alineados, 120 países más 15 observadores; le sigue la Organización para la Cooperación Islámica, 57 países; la Liga Árabe, 22 países, entre los que Chávez obtuvo para Venezuela un incomprensible status de observador; su común denominador es el antiamericanismo y  antisemitismo, por lo que no se pronuncian ni se pronunciarán contra el régimen, sino que lo apoyan, al punto de darle un puesto pro tempore en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Estos organismos internacionales como la ONU, incluso su Consejo de Seguridad, la UE, la OEA, OUA, la CPI, son influenciados no sólo por estos países que son sus miembros sino por las organizaciones políticas que los gobiernan o presionan desde las oposiciones respectivas, lo que conduce a la inacción que los caracteriza, en lo que no puede ignorarse un burocratismo paralizante.

El nervio de todo esta red no es Cuba, Nicaragua, Bolivia, que son los países más pobres de América, sino los partidos comunistas de todos los demás países, por ejemplo Colombia, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, los partidos europeos actuales o ex comunistas y la joya de la corona que es el Partido Demócrata de los Estados Unidos.

Más allá del partido comunista de los EEUU (CPUSA), una entelequia centenaria pero con indiscutible valor simbólico y cultural, asentado en la 23rd Street de New York, que ha apoyado consistentemente a los candidatos demócratas y celebra como propia la elección del alcalde Warren Wilhelm, alias Bill De Blasio, militante sandinista, del grupo “Red”, el color de su campaña, autodenominada “progre”, símbolo decadentista, casado con una lesbiana de color, que paso su luna de miel en Cuba desafiando la prohibición legal de hacer turismo en la isla, con su hijo tocado con el look que popularizó Ángela Davis, la más famosa dirigente del Partido y los Panteras Negras, fue jefe de campaña de Hillary Clinton.

El Partido Demócrata es el protector de la tiranía de Castro en América.

TRUMPMANÍA

El ya célebre discurso del Presidente Trump en La Pequeña Habana el viernes 16 de junio tiene como mérito principal haber restablecido la conexión entre las palabras y los hechos que había roto por completo el parloteo ideologizante de Barack Hussein Obama II.

En particular, destaca la relación umbilical entre la tiranía castrista y la catástrofe que sufre Venezuela que la anterior administración se empeñaba en ocultar, diciendo que aquella “incentiva el  caos en Venezuela”, y que “es mejor para los EEUU tener libertad en nuestro hemisferio, sea Cuba, sea Venezuela”.

“La política anterior no favoreció al pueblo cubano, sólo enriqueció al régimen”, lo que contrasta con la mentira flagrante de Obama al anunciar su nueva relación “con el pueblo cubano” cuando en verdad conspiraba con la mafia castrista contra los intereses no sólo del pueblo cubano sino del pueblo norteamericano que decía representar.

Atina al centro de la diana al señalar al complejo militar-mercantilista castrista representado por el holding GAESA/Gaviota “monopolio militar que explota y abusa de los ciudadanos cubanos”.

La agenda que Trump le propone al régimen de Castro se puede trasladar sin cambiar una coma a su filial en Venezuela: “Libertad para los presos políticos, libertad de expresión, de reunión, todos los partidos políticos deben ser legalizados, que haya elecciones libres e internacionalmente supervisadas, que fluyan inversiones a los ciudadanos para que puedan construir un futuro de gran potencial”.

Lo más importante es llamar las cosas por su nombre: “El comunismo ha destruido toda nación donde se ha impuesto (Obama eliminó la palabra “comunismo” del léxico de la Casa Blanca). El gobierno de los EEUU expondrá los crímenes del régimen de Castro (que la anterior administración se empeñó en ocultar) y apoyará al pueblo cubano en su lucha por la libertad” (que Obama abandonó por completo).

Da por terminado un mal negocio y propone otro equilibrado y justo: “Siéntense a la mesa para un nuevo acuerdo beneficioso para ambos pueblos (no unilateral, como el de Obama); pongan fin a los abusos contra los disidentes, liberen a los presos políticos, dejen de poner en prisión a personas inocentes, ábranse a la libertad política y económica, devuelvan a los fugitivos de la justicia estadounidense incluyendo a la asesina de policías Joanne Chesimard”.

Aquí hay una doble “incorrección política” porque osa llamarla por su nombre cristiano siendo que ella lo cambió por el musulmán Assata Shakur, al afiliarse a la República Nueva África y al Ejército Negro de Liberación, en el que militaba cuando ejecutó al policía de carretera Werner Foerster, en New Jersey, durante un sangriento tiroteo en 1973 en que resultó muerto uno de sus secuaces y ella gravemente herida.

Por este y otros delitos fue condenada a cadena perpetua, pero fue rescatada en 1979 por un comando fuertemente armado de la cárcel de máxima seguridad de Hunterdon County, para reaparecer sorpresivamente en La Habana, en 1984, protagonizando documentales y películas propagandísticas de la lucha armada en los EEUU.

Y no es la única. Su camarada Charles Hill, asesino del policía Robert Rosenbloom, en Nuevo México, 1971, que se fugó en forma no menos espectacular secuestrando un Boeing 737, rumbo a La Habana, donde se encuentra desde entonces. Irónicamente se queja de que si recibiera remesas en dólares como La Reina (Joanne) no tendría que vivir del rebusque.

Víctor Manuel Gerena, del grupo separatista puertorriqueño Macheteros, que en un asalto a un camión blindado de la Wells Fargo se robó 7 millones de dólares, el golpe más grande de la historia, en Connecticut, 1983, de quien para sorpresa de su organización el régimen castrista dice no saber nada (ni del dinero), aunque siguieron su rastro hasta México, donde abordó un vuelo de cubana de aviación.

Ronald Labeet, alias Ishmael Muslim Alí, el carnicero de Saint Croix, Fountain Valley, donde masacró ocho personas sin motivo aparente, salvo ser blancos y ricos; pero son demasiados, tantos como diez veces siete, hasta el insólito defraudador Robert Vesco.

De lupanar del Caribe, Cuba ascendió a ser La Meca del crimen organizado mundial.

EL ENEMIGO CONVENIENTE

Uno de los aspectos más desconcertantes del neocomunismo es la manera como construye adversarios imaginarios, atribuyéndoles ideas, propósitos y acciones que nunca han tenido ni cometido y que incluso son contrarios a sus principios básicos e intereses esenciales.

Entre nosotros ya es aborrecible refutar una y otra vez la cantilena del régimen de llamar “fascista” a todo el mundo cuando en Venezuela no existe ni nunca existió nada semejante; pero no deja de causar cierta extrañeza que en países que sí deberían conocer ese fenómeno, como España y Chile, aparezcan académicos y hordas de la juventud comunista llamando “fascistas” a quienes protestan contra los funcionarios de este régimen en el exterior. ¿Será ignorancia, error o crudo cinismo?

Como siempre le imputan a los demás lo que ellos hacen, acusan de traidores a la patria a personas honorabilísimas que no han traicionado nada sino al contrario, son leales a los principios que juraron defender; terroristas a quienes no han cometido ningún acto de terrorismo sino que son víctimas del terrorismo de Estado; falsos agentes de la CIA denunciados por verdaderos agentes del G2 y así por el estilo.

Se ha dicho mil veces que esta es una invitación a no pensar, porque basta con poner una etiqueta “de derecha”, “racista”, para librarse de toda carga de argumentación, lo cual es comprensible porque la izquierda se ha vuelto floja y mantenida, si no lo fue siempre.

Pero se plantea la cuestión de si puede funcionar una política basada en falsedades, si puede imponerse el principio socialista de que es posible inventar la realidad, no sólo hacia el futuro, que es lo que postula la “nueva sociedad” o “el hombre nuevo”, sino hacia el pasado, de manera de reconstruir la historia con base en falsificaciones respaldadas con propaganda y organización.

Visto del lado de la oposición oficial, desaparece todo rastro de verdaderos adversarios, que si bien siempre fueron “de izquierda”, socialistas y bolivarianos, ahora son desplazados por chavistas, revolucionarios y filocastristas.

Mediante un sorprendente viraje táctico, el chavismo puro y duro se posiciona como vocero de la oposición, como la ciudadana Fiscal General después de una década de procesar opositores y apuntalar al régimen, aun justificando su posición en la ortodoxia, de manera que sería Maduro quien se ha desviado de la ruta trazada por Chávez que ella representa.

Miguel Rodríguez Torres, ministro del interior, creador del SEBIN, mencionado en la presentación del Informe CASLA como torturador de Vasco Da Costa; Cliver Alcala Cordones, el bombardero de Globovisión cuando era Globovisión; Luis Felipe Acosta Carléz, ahora defensor de la empresa privada; Henry Falcón y sería extenuante la lista porque estos sí que son más de setenta veces siete.

Por un lado el régimen encumbra y felicita a los peores porque ¿qué persona decente y con sentido común aceptaría un papel en el elenco del TSJ o del CNE? La oposición segrega, aísla, silencia a los mejores “por irresponsables y violentos” y son secuestrados, torturados, inhabilitados y exiliados por el gobierno. Así se modelan mutua y convenientemente.

El altercado entre Julio Borges y el coronel Vladimir Lugo, visto simbólicamente, no se asemeja al de José María Vargas con Pedro Carujo o al célebre entre Miguel de Unamuno  con el general José Millán-Astray; aquél incidente resulta patético y vergonzoso, nada ejemplar, como para sentir orgullo, mostrar al mundo y enseñar en las escuelas.

Julio Borges no es la antítesis de Vladimir Lugo sino su complemento; la conducta de éste no sería posible sin la de aquél. La oposición permitida, el sparring de la tiranía. No en balde la Castro News Network (CNN) lo promociona como  líder de la oposición.

Conceda Dios que ninguno de los dos tenga un lugar en el mundo venidero.


Luis Marín
 09-07-17





Leer mas!

lunes, 3 de julio de 2017

Y NOS SEGUIMOS EMPOBRECIENDO





Y NOS SEGUIMOS EMPOBRECIENDO

AUMENTO DEL SALARIO MÍNIMO
DECRETADO POR MADURO
Humberto García Larralde

Con el aumento del Salario Mínimo y del Bono de Alimentación decretado ayer (02 07 2017) por Maduro, la remuneración total percibida por ambos resulta ser un 44% menor, en términos reales, del correspondiente al último año del gobierno de Caldera. Como es del sufrimiento de todos, la inflación desbordada reduce la capacidad adquisitiva de nuestras remuneraciones. A pesar de que el Banco Central de Venezuela no cumple con sus obligaciones de actualizar sus cifras, la Asamblea Nacional ha asumido esa tarea y estimó que la inflación de 2016 fue de 550%. Ha continuado con estas estimaciones para este año, lo que permite actualizar el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) elaborado por el BCV y el INE, que sólo llegaba hasta fines de 2015. Les suministro anexo un cuadro en el que he calculado el valor real del salario mínimo y del bono alimentario deflactando sus montos (nominales) con base en el INPC actualizado. Es decir, ahí se elimina el efecto de la inflación, que abulta estas remuneraciones, para registrar su poder adquisitivo a los precios de hoy (30 06 2017 ). Ello permite examinar la evolución de ambas remuneraciones en términos reales y comparar el aumento decretado con años anteriores. 

El cuadro registra en sus primeras columnas los salarios mínimos y bonos de alimentación decretados desde el gobierno de Caldera. En las últimas tres columnas se registran ambos conceptos, más el total (suma), pero en términos reales (a precios actuales). Al final del cuadro se exhiben algunas variaciones. 

Se observa que, con relación a octubre, 2016, último mes en que se ajustaron ambas remuneraciones el año pasado, el último aumento de Maduro representa una disminución real, por ambos conceptos, de un 23,3%, aunque el Salario Mínimo se mantiene prácticamente igual. Al examinar la variación porcentual desde el comienzo del gobierno de Maduro, comparando este aumento con cifras de febrero, 2012 -último ajuste de la época de Chávez- la caída es del 41%, aún mayor. Y, si se hace esa comparación con la remuneración existente por ambos conceptos en el último año del gobierno de Caldera (ajustado en enero 1998), la reducción es del 44,3%.

En la medida en que continúe el mismo equipo de (des)gobierno en el poder, la inflación seguirá altísima, por lo que el poder adquisitivo de nuestras remuneraciones seguirá reduciéndose aceleradamente. Como dice el aforismo conocido por todos, mientras los precios suben por el ascensor, los salarios suben por la escalera. La única manera de detener este deterioro y revertir la pérdida de nuestro poder adquisitivo es abatiendo la inflación y tomando medidas para reactivar la economía para así poder incrementar nuestras remuneraciones en términos reales. Como Maduro no lo va a hacer, pues implica desmantelar el sistema de expoliación de los venezolanos montado por la mafia en el poder, es menester salir de él cuanto antes.

Anexo el cuadro y un gráfico ilustrativo.


Salario Mínimo y Bono Alimentación
1998-2017
        VALORES NOMINALESINPC  / IPC Area Met. CaracasVALORES REALES (01 05 2017)
Bono Alimentac.Salario Mínimo2007 = 10001 07 2017 = 1Bono Alimentac.Salario MínimoTOTAL
14 01 199885.10100.0015.470.0004206,792.13242,998.98449,791.11
05 04 1999110.40120.0020.090.0005206,511.66224,469.19430,980.85
24 05 2000133.40144.0025.480.0007196,725.88212,357.77409,083.65
24 04 2001151.80158.4028.270.0008201,779.37210,552.38412,331.75
05 03 2002170.20190.0832.880.0009194,531.33217,253.32411,784.65
05 02 2003223.10247.1043.760.0012191,612.92212,229.13403,842.05
11 02 2004284.05321.2353.330.0014200,162.05226,361.75426,523.79
27 01 2005338.10405.0062.220.0017204,228.44244,639.21448,867.65
04 01 2006386.40512.5370.360.0019206,398.15273,771.34480,169.49
22 01 2007432.77614.7983.290.0022195,268.30277,396.76472,665.06
22 01 2008529.00799.23103.100.0027192,833.58291,339.10484,172.69
26 02 2009632.50967.50135.600.0036175,301.85268,149.47443,451.33
05 02 2010747.501,223.89166.500.0044168,726.24276,257.33444,983.57
25 02 2011874.001,548.22217.600.0058150,951.77267,398.80418,350.57
17 02 20121,035.002,047.52272.600.0073142,692.18282,285.11424,977.29
06 02 20131,230.502,972.99334.800.0089138,128.04333,728.78471,856.82
19 02 20141,460.502,972.99526.890.0140104,176.65212,061.73316,238.38
01 12 20142,190.754,889.11839.500.022398,074.88218,874.30316,949.18
01 02 20152,587.504,889.11920.400.0245105,654.84199,636.00305,290.85
01 11 20156,750.009,648.182146.100.0571118,205.99168,958.91287,164.90
01 05 201618,585.0015,051.155079.890.1352137,497.11111,352.69248,849.80
01 09 201642,480.0022,576.508839.900.2352180,602.1595,983.15276,585.30
01 11 201663,720.0027,091.0010451.950.2781229,120.4997,412.17326,532.66
01 02 201763,720.0040,638.0016557.870.4406144,629.5492,238.79236,868.33
01 03 2017108,000.0040,638.0019886.000.5291204,108.9376,801.65280,910.58
01 05 2017108,000.0065,021.0026931.830.7166150,710.5390,734.72241,445.24
01 07 2017153,000.0097,531.0037582.501.0000153,000.0097,531.00250,531.00
Variaciones %
julio 2017/Oct. 2016-33.2%0.1%-23.3%
julio 2017/Feb. 20127.2%-65.4%-41.0%
julio 2017/Enero 1998-26.0%-59.9%-44.3%
Imágenes integradas 1

02 julio 2017
Humberto García Larralde
economista, profesor de la UCV


Leer mas!

miércoles, 21 de junio de 2017

EL DESENLACE SE ACERCA


EL DESENLACE SE ACERCA
Humberto García Larralde

Al gran Santos Yorme,
ejemplo de luchador indoblegable,
reserva moral de la democracia

Si el objeto de una asamblea constituyente es, “transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución” -como reza el artículo 347 de nuestra Carta Magna-, su convocatoria supone que se han labrado consensos en torno a los rasgos definitorios del país que se quiere construir. Como señala Fernando Mires, es una instancia portadora de una idea fundacional: propone “formar una nueva nación”. Por tanto, debe manar del soberano y acordar las normas de convivencia entre ciudadanos y con el estado en torno a ese proyecto país para lograr su respaldo por todos.

Se trata de asentar las bases legales de un nuevo contrato social cuyos elementos deberían haberse madurado en el seno de la sociedad, que expresasen sus anhelos y valores. Si ello no fuese así, la nueva constitución quedaría sólo en el papel, sin sustento real, y sus intentos de instrumentación se convertirían en fuente de conflicto y zozobra creciente, dado su rechazo por el pueblo.

Lo insólito de la iniciativa presidencial intentada por Maduro, es pretender imponerla en contra de lo que la sociedad como un todo desea. Intenta “constitucionalizar” una tiranía. Representa, por tanto, un contrasentido, un despropósito que, por tanto, es inviable y destinado a fracasar. Se trata, en realidad, de una Asamblea Nacional Disolvente, pues busca disolver los fundamentos sobre los cuales descansa la República, cuales son que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, y que la división y autonomía de poderes es la garantía sine qua non para que se respeten los derechos humanos y civiles que son su razón de ser.

Es menester que las instituciones que sustentan el orden republicano, sobre todo la Fuerza Armada Nacional como depositaria de los medios de violencia que el Estado le confirió para su resguardo, impidan la destrucción de la República, más si ello obedece a intereses vinculados a la gerontocracia despótica foránea de los Castro. Por si hubiera dudas, el artículo 333 de la Constitución señala como deber de todo(a) ciudadano(a), contribuir a restablecer su efectiva vigencia cuando ésta dejare de observarse.

Hoy el 85% de la población encuestada defiende la actual Constitución y rechaza la Asamblea Disolvente de Maduro. El empeño de la oligarquía militar-civil de aplastar con semejante farsa a la voluntad popular, nos ha convencido de la necesidad incontrovertible de que abandone el poder. La represión salvaje de la protesta lo que ha hecho es reforzar aún más esta convicción, pues muestra que nos (des)gobiernan asesinos con los cuales es imposible convivir. Una Guardia Nacional que actúa como verdadero ejército invasor -asesina; detiene a inocentes; los atraca, tortura y/o abusa de ellos; saquea negocios y violenta hogares- pone de manifiesto la incompatibilidad del régimen militar con la nación venezolana. Remarca, además, que somos un país sitiado por órdenes que emanan de una dictadura externa, la cubana. De manera que no hay vuelta atrás: con Maduro se acaba el país, se acaba el futuro.

Pero Maduro acelera su suicidio insistiendo en una constituyente corporativa que sólo podrá implantarse desatando una mortandad terrible. Independientemente de la crueldad, depravación y sevicia mostrada por algunos Guardias Nacionales contra manifestantes pacíficos en múltiples videos -ya van más de 70 asesinatos-, la Fuerza Armada como un todo no puede estar dispuesta a echarse encima el costo de semejante horror. Se reportan crecientes pases a tribunal disciplinario de militares indispuestos a acompañar la sangría ordenada por Maduro y sus cómplices, así como “run runes” de altos oficiales -tenidos como chavistas- disgustados con su rol de perpetuadores de un régimen que se ha desnudado para revelar el tradicional gorilismo militar de Pinochet, Videla, Somoza, Stroessner y los de su calaña.

La oligarquía fascio-militarista que encabeza Maduro ha mostrado, de manera más que fehaciente, su desdén por la suerte de los venezolanos. Sabiendo que sus políticas han sumido a los venezolanos a los peores padecimientos de hambre y de muertes por falta de atención médica que recuerda la historia moderna, se niega a rectificarlas. Enterada de que es posible reactivar la economía en un muy corto plazo, generar empleo productivo, detener la inflación y recuperar los niveles de bienestar que destruyó -porque los economistas se lo venimos indicando desde hace tiempo ya-, se niega a instrumentar las medidas para ello, pues implica ceder control y abdicar de las oportunidades de lucro que ello ofrece. La contraposición de los intereses de esta oligarquía con los de los venezolanos se manifestó ya, claro está, con el saboteo del referendo revocatorio y de las elecciones para gobernadores en 2016, y se reitera trágicamente con la brutal represión de quienes simplemente están exigiendo sus derechos ciudadanos, entre otros, de manifestar en Caracas, como hacen (porque se les permite) los fascio-Maduristas.

En anteriores oportunidades he hecho referencia a la vocación fascista por una conflagración final que “limpiase” la sociedad de la maldad que, para ellos, representa quienes se les interponen a sus ansias de control absoluto. Y, como nos lo recuerda Lord Acton, si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente. De ahí el comportamiento tan desalmado, inhumano e infeliz exhibido por quienes hoy constituyen una mafia expoliadora, sin control ni medida, atrincherada en los nodos decisorios del estado. Sus inmensas fortunas las han acumulado, tristemente, gracias a la creciente miseria del resto de los venezolanos, pues en su afán de lucro destruyeron una economía que, en vez de crecer, decrece.

Para esta mafia no hay término medio ni posibilidad alguna de entendimiento con las fuerzas democráticas: o todo o nada, winner takes all. Reducida a una secta fanática, sin apoyo popular, está dispuesta a inmolarse en una confrontación definitiva, porque sabe que sus crímenes no tienen perdón. Y en su desespero por cogerse todo y aniquilar a la oposición, precipita -con su Asamblea Disolvente- el desenlace final que habrá de sacarla del poder. Basta recordar la locura de Hitler, recogida magistralmente en la película “La caída”, invocando batallones inexistentes desde su bunker contra las tropas soviéticas que entraban a Berlín, para finalmente sucumbir con insultos a la población germana -deseándole lo peor- por no haber estado a la “altura” de sus designios.

La suerte del pueblo venezolano, su bienestar, es lo menos que le preocupa a Maduro. En su fuero interno, sabe que él representa el anti-país, contrario a los anhelos básicos del pueblo, a sus valores democráticos y a sus deseos de vivir dignamente en libertad, a su espíritu libertario, su sentido de justicia y su afán de superación. Ya no le sirve cobijarse en una retórica izquierdosa redentora y patriotera, porque de tanto abusar de ella, de la mentira y las promesas incumplidas, ya nadie le cree. No hay vuelta atrás, o sale -con su camarilla de cómplices- o sale. Esto lleva a hacer lo humanamente posible por terminar de resquebrajar el apoyo que todavía tiene, sobre todo de ese sector vil de militares que insultan a la Fuerza Armada con su proceder: “Maldito el soldado que empuñe su arma contra su propio pueblo”

El mayor reto de las fuerzas democráticas opositoras es aislar a la camarilla fascista que expolia el país y ganarse a aquellos chavistas no comprometidos con las mafias que controlan el poder para rescatar el orden constitucional. Su futuro como opción política en el marco de pluralidad democrática a instaurar, está en juego. Si no se desmarcan abiertamente del horror que representan Maduro y sus cómplices, el costo de la transición democrática será mayor, más sangrienta, pero igual ocurrirá. ¿Para qué cargar con el karma de ser señalados como culpables de ello? ¿Por qué hipotecar toda posibilidad de ser reconocidos como fuerza política legítima? Y a los militares, si quieren volver a granjearse el respeto de los venezolanos y dejar de ser vilipendiados como una cruel e inhumana fuerza de ocupación, deben hacerle ver contundentemente a la mafia fascista que no tolerarán más crímenes contra los venezolanos y obrar activamente por el regreso al orden constitucional sobre la cual descansan nuestras instituciones republicanas.

¡No a la Asamblea Disolvente de Maduro!
ANEXO

La iniciativa de Maduro quebranta el ordenamiento jurídico del país[1]. Viola la letra y el espíritu de los artículos 347 y 348 de nuestra Carta Magna y, al pretender obviar la necesaria consulta por intermedio de sendos referendos sobre la convocatoria de la ANC, de sus bases y para aprobar la nueva constitución -una vez redactada-, desconoce absolutamente el fundamento principal de todo estado democrático, cuál es que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, como lo afirma tajantemente su artículo 5°. Asimismo, viola lo dispuesto en su artículo 63[2] al transgredir todo sentido de proporcionalidad en el voto y al proponer que la elección de los delegados -en el caso de la representación sectorial- no sea universal ni directa, si no de 2° grado. Plantea, más bien, una representación corporativa reminiscente del estado corporativo fascista de Mussolini o de la cámara corporativa falangista de Primo de Rivera, que asegure el control por parte del oficialismo. Su fin, confesado por sus mismos promotores, es remover a la Fiscal General y acabar con la actual Asamblea Nacional, contrapesos institucionales que estorban las ansias desmedidas de poder y de riqueza de la oligarquía que hoy ocupa el poder. El Estado Comunal que, supuestamente, resultaría de esa ANC establecería unas estructuras de gobierno, que sustituirían alcaldías y gobernaciones por Comunas y Ciudades Comunales designadas por elecciones de 2° y 3er grado, eliminando el voto directo y universal. Asimismo, establecería una economía comunal que sólo podría subsistir con transferencias de renta desde el Ejecutivo y que significaría el empobrecimiento aun mayor de los venezolanos.

Para la Asamblea Disolvente de Maduro se elegirán 364 delegados, de 500, uno por cada municipio, salvo aquellos que son asiento de capitales de estado (elegirán 2), y del Distrito Capital (elegirá 7). Municipios pequeños son equiparados con otros 20 y más veces superiores, comprimiendo la representación de los estados más poblados y sobre-representando áreas rurales, en las que la influencia del gobierno -a veces el único empleador o fuente de servicios y provisiones- es preponderante. Por otro lado, habría 173 constituyentes elegidos por 8 sectores ya definidos por el presidente: trabajadores; campesinos y pescadores; estudiantes; personas con discapacidad; pueblos indígenas; pensionados; empresarios y comunas; y consejos comunales, cuyos respectivos padrones electorales lo definirían organismos controlados por el PSUV. Otros 8 serán nombrados por comunidades indígenas. El padrón electoral de estos sectores lo controlan organismos corporativos identificados con el Madurismo. Ya se registran críticas de Maduristas de base respecto de la imposición, desde las alturas del poder, de quiénes-“democráticamente”- deben ser los delegados a elegir.


Humberto García Larralde
economista, profesor de la UCV
21 junio 2017


[2] Art. 63 CRBV: “el sufragio es un derecho (que) se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretasLa ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional”.

Leer mas!