domingo, 21 de enero de 2018

IMÁGENES INDELEBLES




En pocas palabras


IMÁGENES INDELEBLES
Ramon Peña

¿Por qué me aguijoneas si te estoy
ayudando a cruzar el rio?
preguntó la ranita al escorpión.
Lo siento, esa es mi naturaleza,
le respondió.

Fábula popular

Si faltaba horror en El corazón de las tinieblas de la Venezuela de hoy, el país y el mundo entero han presenciado en tiempo real las imágenes de la masacre a sangre fría de unos venezolanos rebeldes que negociaban su rendición ante la fuerza pública y la justicia. Las premonitorias grabaciones que el líder del grupo, el Comisario Oscar Pérez, tomó cuidado en enviar a las redes sociales antes del brutal ajusticiamiento y las de los celulares indiscretos que registraron el desmesurado ataque con armas de guerra, reafirman una vez más ante el mundo la naturaleza despiadada y malandra de la banda gobernante.

Esta acción de los matones del régimen nos ha recordado uno de los iconos más representativos de la cruenta Guerra de Vietnam: aquella fotografía, tomada en febrero de 1968, luego de la masiva Ofensiva del Tet, en la que un general del ejército de Vietnam del Sur dispara a la cabeza de un joven del Vietcong, prisionero, indefenso y esposado, en una calle de Saigón.



La gráfica, testimonial del cobarde gesto de este oficial de una tiranía que era respaldada por el ejército de Estados Unidos, produjo repudio y condena mundial. En la sociedad norteamericana, desató un categórico rechazo que liquidó las aspiraciones del guerrerista Lyndon B. Johnson a ser reelegido Presidente.  

La pandilla que nos rige podrá continuar mintiendo y deformando los hechos, pero le será imposible borrar las imágenes acusadoras de los medios digitales. Son tan indelebles como aquella gráfica de Saigón. Cuando llegue la hora de la justicia estos criminales se las verán con los celulares como testigos de cargo.

Ramón Peña
22/1/2018




Leer mas!

¿Y AHORA QUÉ?




Del POR AHORA... al
¿Y AHORA QUÉ?
William Cárdenas Rubio


Óscar Pérez lo logró! Los derrotó muriendo con valor y dignidad! Tuvo la entereza que no tuvo ni el mismo Hugo Chávez cuando, rendido el 4 de febrero de 1992, aprovechó su intervención de un minuto en la televisión para causar un auténtico terremoto, al pronunciar aquel famoso “POR AHORA”, nacer a la vida política de Venezuela y provocar la mayor tragedia que jamás ha vivido nuestra sociedad.

Gozaron los insurgentes de entonces, incluido un acobardado Diosdado Cabello, de todo el respeto a sus derechos ciudadanos, sin reparar en que habían cometido un acto de traición, al utilizar las armas que la patria les había confiado, para insurgir en contra de sus instituciones democráticas.

También el 11 de abril del 2002, cuando Hugo Chávez provocó la Masacre de El Silencio, sus derechos fueron resguardados, se le ofrecieron todas las garantías, se respetó su vida y hasta se le brindó el auxilio espiritual, que requirió entre lágrimas y sollozos.

Con Óscar Pérez sucedió todo lo contrario. Hasta 600 hombres de los diferentes organismos de inteligencia, seguridad del estado, de las Fuerzas Armadas y grupos terroristas paramilitares, que actúan a las órdenes del alto gobierno, fueron movilizados para reducir de manera artera, cruel y despiadada, a un grupo de 8 personas, entre ellas una mujer y un niño, que habían manifestado su disposición de rendirse y entregarse a las autoridades.



Más de 150 vehículos transportaron aquel extenso y macabro pelotón de verdugos, que han protagonizado una de las páginas más tristes y vergonzantes de la historia de nuestras Fuerzas Armadas, pues valiéndose de la superioridad numérica, haciendo uso de fusiles automáticos de asalto, carros blindados, tanques, lanza misiles y granadas, con un escandaloso poder de fuego, procedieron a ejecutar extrajudicialmente a Óscar Pérez y las personas que le acompañaban, incluyendo en la operación los correspondientes tiros de gracia.

Lo que nunca pudieron imaginar era que aquellos 8 hombres ya heridos, mantuvieran su firmeza y dignidad, como nunca ellos lo habrían hecho, para con una valentía poco común, grabar en vídeos su sacrificio, permitiendo que todo el mundo se enterara, en tiempo real, de lo que estaba ocurriendo aquella mañana del 15 de enero pasado, y especialmente, que esa Comunidad Internacional, que no termina de reaccionar, evidenciara finalmente el carácter de un régimen violador de los derechos humanos, que ha cometido uno de los crímenes más odiosos que hayamos conocido jamás.

Las imágenes demoledoras de La Masacre del Junquito remueven la conciencia de todos, para llevarnos a la conclusión de que esto no puede continuar, que hay que ponerle fin a nuestra tragedia, para honrar el sacrificio de Óscar Pérez y los suyos, de los 140 jóvenes inmolados el año pasado, de los asesinados anteriormente, de los miles de heridos y detenidos ilegalmente, de los torturados, de los perseguidos y de todos aquellos que han sufrido en sus carnes la acción de unos criminales desalmados.

Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Néstor Reverol, Freddy Bernal, Tarek El Aissami, y tantos otros que tendrán que responder ante la justicia como autores mediatos de este crimen de lesa humanidad, perdieron su última batalla. Pensaron que pasando por encima de la vida de estos mártires con toda la fuerza arrolladora de sus ejércitos y armas, iban a lograr una gran victoria, pero resulta que el valor de Óscar Pérez y sus compañeros, armados tan sólo con un teléfono celular, los ha derrotado.

Nunca antes un aparato tecnológico tan aparentemente inofensivo como un teléfono celular, ha evidenciado ser un arma con tanto poder de destrucción.

William Cárdenas Rubio
Madrid, 20 enero 2018


Leer mas!

sábado, 13 de enero de 2018

YO ACUSO Héctor Silva Michelena



YO ACUSO
Héctor Silva Michelena


“Por eso me dirijo a vos gritando
la verdad con toda la fuerza de mi
rebelión de hombre honrado”.
Émile Zola.

Este es un grito de la verdad que hago llagar a oídos de la señora Silvia Fernández de Gurmendi, presidente de la Corte Penal Internacional (CPI), y a todos los hombres y mujeres que aman la libertad y la justicia. Hago esta rebelión ya que la justicia en mi país no es objetiva, no es imparcial y carece de la auctoritas, es decir, de la cualidad por la cual una persona se hace merecedora del respecto de los que la rodean a través de la experiencia, y la realización plena y completa durante mucho tiempo de otras virtudes. Es una opinión acusatoria del el alto gobierno, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, por el delito de genocidio, de agresión y de lesa humanidad, durante y después de las protestas opositoras realizadas entre abril y junio de 2017.

Esta opinión se suma a las denuncias introducidas por la abogada Tamara Suju (23 de julio) contra 57 altos cargos del gobierno de Nicolás Maduro, y los delitos expresamente señalados en las acciones incoadas, adicionalmente, ante la CPI por la fiscal ilegalmente removida Luisa Ortega Díaz (16 de noviembre), los senadores de Colombia y Chile (19 de julio), y la Plataforma Democrática de Venezolanos en Madrid (7 de septiembre).

Yo acuso a Nicolás Maduro como el mayor responsable de los delitos de genocidio, agresión a los manifestantes, detenciones arbitrarias, torturas psicológicas y físicas. Yo acuso a los miembros del llamado Comando Antigolpe, que el jefe del Estado nombró en enero de 2017, para reprimir cualquier protesta o disensión contra su mal gobierno. Allí figuran el vicepresidente Tareck el Aissami, el ministro de la Defensa y comandante estratégico operacional, general Vladimir Padrino López; el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol; la ex canciller Delcy Rodríguez; el ex presidente de la Asamblea Diosdado Cabello; la almiranta Carmen Meléndez, ex ministra de la Defensa y vicepresidenta de Soberanía Política, Seguridad y Paz; el director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), general Gustavo González López, y el comandante general de la Milicia Nacional, mayor general César Vega González, el comandante de la GN Antonio Benavides Torres, tristemente célebre por su sevicia y encono contra los disidentes.

Yo acuso a la Guardia Nacional y a la Policía Nacional, mal llamadas bolivarianas, de las torturas habituales que van desde la intoxicación por el uso excesivo de bombas lacrimógenas hasta golpes con objetos contundentes, violaciones o tratos crueles y humillantes, como las denuncias presentadas por detenidos que aseguran que los obligaron a comer excrementos y gusanos o a vestirse con ropa empapada en heces, y de infligir a los manifestantes y detenidos graves daños corporales que dejaron duras secuelas. Son prácticas sistemáticas. Se trata de la cadena de mando de los funcionarios implicados en las torturas. Aquí acuso al director de la Policía Nacional Bolivariana, Carlos Alfredo Pérez Ampueda, y al director del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, Douglas Rico.

Yo acuso al alto gobierno venezolano, y a los que monopolizan las armas de ignorar y despreciar el informe del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, presentado el pasado 30 de agosto, donde se denuncia el uso letal de la fuerza y la ejecución de actos de tortura por parte de policías y militares contra manifestantes y detenidos durante las protestas en contra de la ilegal y fraudulenta asamblea nacional constituyente. La legítima Asamblea Nacional venezolana es la elegida, en comicios populares, el 6 de diciembre de 2015. Y el legítimo TSJ es el designado por esa Asamblea, que representa la voluntad de nuestro pueblo, aún hoy en día. Sus magistrados han sido perseguidos y están en el exilio. Hago esta denuncia basado en el informe del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, que confirma que lo que está pasando en Venezuela no son actos fortuitos sino crímenes de lesa humanidad.

Yo acuso a todo el alto gobierno, a las FAN, a la PN, al Sebin, al Cicpc y a los paramilitares, pagados por el gobierno, de llevar a cabo un plan de “limpieza social” de apartheid o segregación, de desconocer más de 1.000 elementos probatorios de la violación de los derechos humanos, y de los reconocimientos médicos legales, psiquiátricos, inspecciones técnicas y entrevistas a las víctimas indefensas. Yo los acuso de ser los responsables del número de muertos que entre enero de 2015 y junio de 2017 llegaría a las 8.000 personas, un verdadera epidemia que asola Venezuela.

Yo acuso a los agentes del Sebin de ser despiadados torturadores sin alma y sin compasión por el ser humano, de ser entrenados psicópatas, de ser criminales a sueldo oficial, pagados por los venezolanos para reducir a los detenidos políticos a condiciones incompatibles con la dignidad humana, causantes de toda clase de traumas, muchas veces irreductibles e irremediables, que dejan graves secuelas de por vida.

Este es el testimonio de Daniel Ceballos, plasmado en una carta del 30 de diciembre pasado, que llegó a manos del portal El Estímulo, y cuyas notas finales transcribo: “Desde el Helicoide. Estas líneas las escribo luego de haber sido despojado de mis libros y mis lápices el pasado 25 de diciembre por una comisión de funcionarios del Sebin, con órdenes del comisario Richard Centeno, alias ‘Pachuco’, como represalia a mi actitud de resistencia y no cooperación frente al hostigamiento de hacerme tres fotos al día y usar un grillete electrónico en mi tobillo, en el fondo del último calabozo de la cárcel del Helicoide. El tigrito es una minúscula celda de castigo en donde son confinados los presos de la cárcel del Helicoide, para aplicarles la ‘Bolsa’ y el ‘Baigón’, instrumentos de tortura”.

Yo acuso formal y públicamente estos procedimientos de los mandos medios, de violar sistemáticamente los derechos humanos de miles de compatriotas nuestros, que luchan por la Constitución y la democracia.

Yo acuso a los altos mandos de ejército y de la nación que lean este artículo, de criminal complicidad, si no detienen de inmediato esta situación que hiere los sentimientos más elementales de solidaridad humana de los venezolanos no afectados por la vesania o el fanatismo.

Estos crímenes son parte de una política oficial para reprimir las protestas y manifestaciones del pueblo venezolano, y de acciones de un hampa desatada ante la pasividad y la impunidad del gobierno. Texto Ortega Díaz (Enlace: http://elestimulo.com/blog/estas-son-las-acusaciones-con-las-que-piden-prision-para-maduro-y-4-de-sus-generales/).

Yo acuso al espurio fiscal Tarek William Saab y a todos los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia de grave complicidad con las violaciones de la Constitución y las leyes, por lo cual me veo en la necesidad de acudir a este expediente por cuanto en Venezuela no hay justicia. No es posible que se logre sancionar a los responsables de estos crímenes de lesa humanidad.

Yo acuso, con gran fuerza, a Nicolás Maduro de violación flagrante de los artículos 5, 70, 347, 348 y 350 de la CRBV, por haber convocado una asamblea nacional constituyente, sin cumplir los requisitos de respeto a la soberanía popular, que reside intransferiblemente en el pueblo. Lo acuso del grave delito de abolir la soberanía popular, conquistada por el mundo democrático tras duras luchas de sangre derramada.

Yo acuso al gobierno, y a su jefe, Nicolás Maduro, de haber entregado gran parte de la soberanía nacional hasta degradar a Venezuela a ser un protectorado de Cuba, directamente o por medio de sus agentes del G-2 en Venezuela. Yo acuso a Maduro de haber endeudado ilícitamente a la nación venezolana, imponiendo sobre sus ciudadanos una pesada carga que solo ellos van a soportar.

Yo acuso al gobierno venezolano, en todas sus filas, por la desesperada situación de miseria, empobrecimiento masivo, desnutrición, enfermedades e inseguridad personal derivadas exclusivamente de las pésimas políticas públicas puestas en práctica, sin escrúpulo alguno.

Declaro que no conozco ni he visto nunca, en carne y hueso, a las personas y entidades a quienes acuso. Las considero como entes, como espíritus de maleficencia, social y personal. Y el acto que aquí realizo no es más que una obligación ciudadana, un medio de activar la explosión de la verdad y de la Justicia, esa diosa griega –Temis, de origen egipcio, de Maat– violada incontables veces por el sistema judicial venezolano y su cabeza, un TSJ espurio.

El significado de los elementos principales de la dama de la justicia es el siguiente: balanza: representa la consideración objetiva de los argumentos de las partes en controversia. Venda en los ojos: representa la imparcialidad para resolver el caso, ver los hechos o controversia, no a las personas. Espada: representa la autoridad y la capacidad de coerción para imponer las decisiones tomadas.



Coda: un día como hoy, 13 de enero de 1898, el escritor francés Émile Zola publicaba su J’accuse...! (en español, Yo acuso) en el diario L'Aurore, un severo alegato en forma de carta pública, dirigida al presidente de Francia, Félix Faure, en favor del capitán Alfred Dreyfus, judío francés acusado injustamente de alta traición. Posteriormente, Dreyfus fue hallado inocente y rehabilitado en 1906.




Leer mas!

miércoles, 10 de enero de 2018

SOBRE LA DEMOCRACIA - RESPUESTA A OTILIO CAÑIZALEZ



LUIS ENRIQUE SUCRE RESPONDE
Respuesta a Otilio Cañizales crítico del artículo titulado: 

Sin ánimo de polémica ni controversia, quiero dirigirme al Sr. Otilio Cañizales , quien muy gentilmente leyó el artículo publicado por mí, sobre el alzamiento del 1º de Enero de 1958 y el nacimiento de la democracia en Venezuela. El  lector formula  observaciones muy valederas. Pero en  nuestro criterio, algunas de ellas, no se ajustan a la realidad.

Todo surge porque el participante sostiene que la paternidad de la Democracia en Venezuela ya ha sido atribuida a diversos personajes a lo largo de la historia. Y  es aquí  donde el  Sr Cañizales  se queja y manifiesta su disconformidad con mi artículo, afirmando que dicha publicación,  le ha producido  confusión.

 En tal sentido debo aclararle lo siguiente: entre los personajes señalados como padres de la Democracia, cita entre otros, al Padre de la Patria Libertador Simón Bolívar, y esto constituye una verdad no terminante. Es necesario recordar, que el Libertador fue un aristócrata convencido, un mantuano criollo de vocación clasista que luchó por la libertad, la independencia y el conjunto de valores republicanos.

Sin embargo, no se puede olvidar que se movió entre la democracia y la dictadura.  Y a la final no dejó establecida la democracia como el sistema que debía servir de marco organizacional de la República de Venezuela. Y luego de su muerte se produce una larga sucesión de dictaduras.

En sus innumerables discursos, proclamas y su copiosa correspondencia Bolívar no plantea la democracia como la forma de gobierno que debería implantarse. No lo coloca como un objetivo a alcanzar. Hay que tener en cuenta más bien que llegó a asumir la condición de dictador.

Otro de los personajes señalados en el escrito es el general Eleazar López Contreras. Este personaje tuvo nexos y compromisos bastante sólidos con el gomecismo. Fue miembro prominente de ese gobierno. En ningún momento asume la condición de opositor. Y en su gobierno arremetió contra todas las organizaciones políticas opositoras y aventó sus dirigentes al exilio.

Es  necesario señalar además  los numerosos  presos políticos, los ataques a la prensa y a periodistas y una férrea censura a la misma que tiene un punto altamente trágico el 14 de febrero de 1936 en lo que se conoce como la masacre de la Plaza Bolívar. También  se recuerda el ataque armado contra  la antigua Universidad Central de Venezuela,   donde perdió la vida el estudiante Eutimio Rivas, y  asimismo, numerosos  heridos. En consecuencia, en  dicho período de gobierno  no se puede hablar en puridad, de la Democracia sustentada por el general López Contreras y mucho menos atribuirle su paternidad.

Y por último, se cita  como padre de la Democracia al Sr. Rómulo Betancourt. No dudamos de su vocación democrática y de su deseo ferviente por implantar la Democracia en el país. Pero por las circunstancias a que haya lugar, el período de gobierno más conflictivo fue el conocido como puntofijista, en el cual  el del Sr. Rómulo Betancourt recurrió a procedimientos nada democráticos para sostener su gobierno. Se niega de este modo los postulados democráticos exhibidos  el 1ª de Enero de 1958.

La atribución  de la paternidad de la Democracia a un determinado personaje,  es un concepto puramente subjetivo,  que no obedece a ninguna regla  ni a principio inexorable.

Todo depende del sector de la población que se sienta identificada y  beneficiada por la acción del gobierno de turno. Éste tendrá, lógicamente, la aprobación y beneplácito del sector favorecido,  que se llama así mismo democrático. Es el sentir y la calificación de la ciudadanía lo que determina o no la existencia de la democracia.

Podemos poner como ejemplo al actual Gobierno que se autodenomina democrático. No obstante, viola consuetudinariamente la Constitución y todo el ordenamiento jurídico,  ha incurrido en graves  delictivos: violación de los derechos humanos, llegando, según organismos internacionales, a delitos de lesa humanidad etc.

Sin embargo, este régimen ha procedido a recubrirse con una especie de manto o disfraz democrático para tapar  su realidad de régimen arbitrario, violento y perseguidor, como son las llamadas experiencias socialista que se  han conocido. Son simples dictaduras supuestamente del proletariado, aunque no se ha conocido que en ninguna de ellas esta clase haya tenido nada que ver con el poder.

Señor Cañizales, espero haber respondido a sus inquietudes. Sin embargo, no pierdo de vista que estamos ante un tema que no está cerrado y que es susceptible de diferentes interpretaciones. Porque la propia democracia tienen esos rasgos: lo que es democracia para unos no tiene que serlo irremisiblemente para otros. 

Reciba mis respetuosos y cordiales saludos: LESP

Enero 2018.



                                              
Leer mas!

lunes, 1 de enero de 2018

EL 1º DE ENERO DE 1958 NACE LA DEMOCRACIA EN VENEZUELA



EL 1º DE ENERO DE 1958 
NACE LA DEMOCRACIA EN VENEZUELA
Luis Enrique Sucre

Este 1º de enero de 2018 se cumplen sesenta años de la gesta del 1º de enero de 1958, que como es sabido, logró de hecho el derrocamiento de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez; pese a que este acontecimiento histórico es atribuido generalmente, en su casi totalidad, a los eventos del 23 de enero del mismo año.

En honor a la verdad histórica es necesario y oportuno oír algunas voces esclarecidas que le dan crédito y méritos suficientes a las acciones determinantes del 1º de enero en dichos sucesos. Así tenemos la opinión del Dr. Ramón J. Velásquez: “No fracasó pues desató una crisis que al término de veintitrés días logró su propósito fundamental que era el derrocamiento del Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, rompió el equilibrio inestable que sostenía la vigencia de aquella situación y abrió el cauce a las corrientes políticas, económicas y sociales represadas durante una década.”

Por otra parte, el Dr. Godofredo González, actor y testigo de excepción en los acontecimientos de Maracay señala lo siguiente: “Sin el primero de enero Maracayero no se hubiese dado el 23 de enero Nacional.”

La Junta Patriótica en manifiesto que circuló el 3 de enero de 1958, dio la siguiente opinión sobre el movimiento del 1º de enero: La Junta Patriótica considera que El Movimiento de Liberación Nacional, aparentemente debelado por la tiranía, ha revelado a la República la más fuerte escisión en el ejército desde 1945. Lo más calificado de la Institución Armada se ha rebelado contra las permanentes violaciones de la Constitución y del ordenamiento jurídico.

Otro testimonio es el del periodista, ya fallecido, Fabricio Ojeda, Presidente de la Junta Patriótica: “La dictadura ha sido golpeada a muerte, lleva una honda herida en el pecho y ya no podrá recuperarse; la insurgencia del 1º de enero quiebra el poder militar de Pérez Jiménez, demuestra las profundas contradicciones, ya la Dictadura no puede hablar a nombre de las Fuerzas Armadas.”

Ante estos categóricos argumentos no dudamos en afirmar, que con la gesta del 1º de enero de 1958 nace la Democracia en Venezuela.  Y esto se pone de manifiesto en los siguientes y meritorios logros: 1º) Haber retado a la Dictadura cuando ésta se encontraba en pleno ejercicio del poder usurpado, con el apoyo incondicional de las Fuerzas Armadas, en donde toda resistencia había sido reducida a su más mínima expresión. No obstante, con dicha rebelión quedó al descubierto su vulnerabilidad y acabó con el mito de la unidad monolítica de las Fuerzas Armadas en apoyo al régimen.

2º) Como consecuencia de lo anterior la ciudadanía ya no se sintió desvalida, recobró nuevos bríos y a partir de ese momento, comenzó a organizar la resistencia y posterior insurrección.

3º) Le envió un contundente mensaje claro y resuelto a los compañeros de armas, indicándoles cuál era la posición correcta al lado de la justicia y de la historia.

4º) Restituyó a la ciudadanía la confianza y la esperanza perdidas, apartó el temor que le infundía la Policía Política y elevó la conciencia ciudadana.

5º) Por último podemos señalar, que fue tal la sorpresa de la rebelión del 1º de enero, que la Dictadura no logra salir de su confusión, procediendo en la Administración Pública tanto en el área civil como en la militar, a una serie de cambios innecesarios y sin ningún sentido.

Inmediatamente se pone en evidencia las apetencias de poder por parte de algunos jerarcas castrenses, quienes fueron reducidos sin mayores consecuencias. Algunos fueron enviados a prisión y otros extrañados del país. Estos incidentes contribuyeron de algún modo con el caos reinante dentro del régimen y, en consecuencia, precipitan los acontecimientos.

Y todo culmina el 23 de enero con la insurrección popular continuada e iniciada el 1º de Enero. Esta movilización fue reprimida ferozmente tanto por la policía civil como por la Policía Política, con un saldo importante de fallecidos.

Este pronunciamiento final de las Fuerzas Armadas fue determinante y marcó el derrocamiento de la Dictadura. Se produce entonces el abandono incondicional del poder por parte del general Marcos Pérez Jiménez y la instauración de un nuevo gobierno de corte democrático y popular que vendría a implantar la verdadera república soberana e independiente.  Un propósito de muchos que no adquirió una plena realización.

Por ello, a esta hora es necesario destacar que, dentro de la reserva ética de la FAN, se encuentran los principios morales e institucionalistas del 1º de enero, que tienen plena vigencia en el tiempo.

También podemos afirmar que con la insurrección de enero se ratificó la vocación constitucionalista, civilista, republicana, democrática y liberal de las Fuerzas Armadas, constituyéndose de ese modo, en un ejemplo referente e invalorable para las generaciones castrenses del presente.

Y esto permite sostener que, por encima de todo pisoteo y negación de la democracia, hoy sigue con vida el espíritu e ideales del  1º de Enero de 1958.

01 enero 2018.
                                           
                                                

                                             



Leer mas!

domingo, 31 de diciembre de 2017

2018 AÑO ELECTORAL DECISIVO


2018 AÑO ELECTORAL DECISIVO

ANTE LAS NEGOCIACIONES
REFLEXIONES PARA LA MUD
Humberto García Larralde


No es menester insistir en la tragedia por la que estamos pasando para enfatizar la imperiosa necesidad de cambiar el gobierno en 2018. Las evidencias son demasiado contundentes, tanto de nuestras vidas personales como por informaciones recibidas a diario sobre muertes por hambre y/o por no conseguir medicamentos, del deterioro de los servicios públicos, la hiperinflación y el desabastecimiento, sin mencionar los arrebatos despóticos del presidente contra los venezolanos. Lamentablemente, este calvario habrá de agudizarse el año venidero si no conquistamos un significativo cambio político.

 Los que hoy ocupan el poder les importa un bledo la suerte de sus compatriotas, más si esta interfiere con el régimen de expoliación que usufructúan. Y liberar a las fuerzas productivas de los controles que hoy la asfixian, unificar el tipo de cambio y asegurar las garantías de un Estado de Derecho implican, precisamente, desmantelar los mecanismos por medio de los cuales depredan al país. A la oligarquía militar-civil no le interesa, por ende, concertar salidas a la presente situación con fuerzas opositoras. En prosecución de sus intereses reprime y se cae a embustes con la idiotez de una “guerra económica” para echarle la culpa a otros de sus desmanes. Es la naturaleza del fascismo.

 Pero el año que viene es electoral. Si bien la oligarquía ha dado muestras fehacientes de que los mandatos constitucionales no la atan –incumplieron el cronograma para la elección de gobernadores, de los consejos legislativos, alcaldes y concejales, desconocen a la Asamblea Nacional, violan los derechos humanos--, su aislamiento en el plano internacional y la agudización de la crisis interna elevan el costo político de suspender una elección presidencial. Su previsible realización constituye, por tanto, una oportunidad decisiva para el cambio deseado, que no debe ser desaprovechada.

Perspectivas electorales

Claudio Fermín, en un artículo que ha circulado profusamente por las redes, tiene razón matemática al argumentar que el voto oficialista, con todas las trampas y marramuncias que han podido aplicar en comicios recientes, alcanzó un techo que no pasa de 6 millones. Si hay 19 millones inscritos en el registro electoral, quedarían más de 13 millones de venezolanos para derrotar a Maduro o a quien lo reemplace. Pero tal análisis deja por fuera aspectos centrales que no pueden menospreciarse:

 1.       Lograr que buena parte de esos 13 millones voten por el candidato democrático implica reducir sustancialmente la abstención con un candidato (unitario) que entusiasme y acordar condiciones para los comicios que inspiren confianza;

2.       Al fascismo puede ocurrírsele nuevas trampas para reducir aún más el voto democrático o, simplemente, no reconocer un resultado adverso.

 Condicionantes del voto democrático

Hoy se aprecia desconfianza en el liderazgo de la MUD por no haber podido (o sabido) forjar, a partir de las movilizaciones de calle, una participación exitosa en las elecciones a gobernadores y/o por haberse dejado trampear, quizás por excesiva confianza en el triunfo (no se preparó suficientemente la maquinaria de testigos). No veo pertinente en estos momentos entrar a discutir sobre quiénes recaen las mayores responsabilidades de esta frustración. Pero debe señalarse que, de no superarse este distanciamiento con el liderazgo democrático, será difícil una participación electoral exitosa en 2018. Con ello habríamos desperdiciado quizás la mejor oportunidad para derrotar contundentemente a la oligarquía militar civil. Para recuperar esta confianza, inciden varios elementos:

 1)      Destaca, en primer lugar, lograr condiciones para la realización de elecciones pulcras, que reflejen fielmente la voluntad popular. Las elecciones para gobernadores revelaron las descaradas trampas cometidas por el fascismo: voto asistido, voto múltiple, mudanza de centros electorales donde la oposición es mayoría, violencia contra votantes, intimidación o expulsión –por la fuerza-- de testigos opositores, control del voto a través del “carrusel” con carnés de la patria, cuando no la manipulación abierta del resultado, negando las auditorías de rigor.

2)      Las candidaturas con capacidad de galvanizar en torno suyo al electorado opositor en una contienda presidencial han sido inhabilitadas: Leopoldo López, Enrique Capriles, Antonio Ledezma. Ni Ramos Allup ni Borges reúnen las condiciones para una victoria. Si bien siempre hay la posibilidad de un “outsider” que ocupe ese papel, hay poco tiempo para construir una imagen que garantice el triunfo. ¿Lorenzo Mendoza? Posiblemente, pero no creo que esté dispuesto a correr ese riesgo y, ser un empresario exitoso no es, lamentablemente, una credencial reconocida por todos en este país.

3)      El fascismo, a través de su fraudulenta anc está empeñado en ilegalizar a los principales partidos de oposición: Voluntad Popular, Primero Justicia y Acción Democrática, alegando su negativa a participar en las elecciones para alcalde.

Leer más

La naturaleza del poder al que nos oponemos

“Conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo y en cien batallas nunca serás derrotado" -Sun Tzu, circa 500 ac. El mayor desacierto del liderazgo opositor ha sido no entender a cabalidad lo que significa el fascismo maduro-chavista. Más allá de sus clichés comunistoides, no tiene proyecto societario alguno. Lo que persigue es la acumulación incesante de poder para cogerse el país. Tal empeño no reconoce freno moral, legal, político ni idiosincrático: carece absolutamente de escrúpulos para proseguir sus fines. Muchos pensábamos --me incluyo-- que Maduro no desconocería tan groseramente el ordenamiento constitucional al seguir adelante con su farsa de anc, ya que representaría un suicidio político.

 Pero la oligarquía militar civil necesitaba de un aldabonazo final para reclamar su propiedad definitiva --exclusiva y excluyente-- sobre el país. Tenía que cortar todo vestigio de soberanía popular eliminando de hecho a la Asamblea Nacional. No bastó que el tsj espurio confiscara sus funciones y aprobara las sentencias 155 y 156, por lo que no quedó más remedio que jugárselas completo con la patraña de la anc. Aunque se echó encima la opinión internacional, con todo y sanciones, le quedó un arma --el embeleco “constituyente”— que legitima, a los ojos de su secta de secuaces, la eliminación del último apego a la soberanía popular que interfería con sus designios. Expropiaron al pueblo de todo derecho constitucional y republicano a decidir sobre los destinos de la nación, sin preocuparse por guardar las formas. La oligarquía de enchufados y militares consolidó, así, su “título de propiedad” sobre Venezuela. Y para disfrutarlo y arrostrárnoslo en la cara, obliga a que todo pase por la constituyente fraudulenta: la convocatoria a elecciones, la juramentación de los electos, la aprobación del presupuesto, la libertad de los presos políticos, la inhabilitación de partidos políticos, “leyes” absurdas y pare usted de contar..

 Y uno se pregunta: con este fuero absolutista auto-asignado, ¿Se respetará la voluntad de los venezolanos? ¿Podemos esperar elecciones justas? ¿Podrá arrebátesele el poder a las mafias?

 Implicaciones

Para poder “cobrar” el apoyo mayoritario y abrirles a los venezolanos salidas a la presente tragedia, el equipo negociador de la MUD tiene que exigir, como condición sine qua nonpara participar en la elección presidencial y, por ende, legitimarla, que sea eliminada la anc y se levanten las inhabilitaciones. No es aceptable ninguna fórmula de convivencia con la farsa constituyente.. Reconocer la propiedad de la mafia sobre el país a través de tal patraña invita a que no sean respetadas las condiciones para unos comicios pulcros. ¿Y la correlación de fuerza permite que impongamos tal condición? ¿Es realista este reclamo?

 Las principales fortalezas con que cuentan las fuerzas democráticas son:

1)      El rechazo del régimen por parte de la gran mayoría de los venezolanos;

2)      El apego por el ordenamiento constitucional y su defensa; y

3)      El apoyo de la comunidad internacional democrática.

 Insistir en la condición propuesta capitaliza estas fortalezas. Permitir que nos contrabandeen la anc tramposa las debilita. No hay garantía alguna de poder generar la confianza necesaria para que la gente salga masivamente a votar si permanece la anc. Que se respeten las normas legales que rigen el proceso depende de que sea eliminada. El apoyo internacional, hasta ahora (aceptablemente) militante –piénsese en el Grupo de Lima—seguramente se enfriaría si nos transamos por menos.

 ¿Y qué hacer si el fascismo rechaza entregar su “título de propiedad”? Simple. Gritar a los cuatro vientos que el régimen no quiere comprometerse con unas elecciones pulcras y anunciar que, bajo tales condiciones, no participaremos. Es decir, hay que jugárselas completa, sustrayéndole toda legitimidad a unos comicios diseñados para que Maduro gane. El país y la opinión internacional nos apoyarán si sabemos transmitir con claridad y firmeza esta decisión. Esta negativa a participar puede desatar mayores persecuciones, riesgo que debemos correr para fortalecer las opciones democráticas. Si bien los militares fascistas no tienen escrúpulos para reprimir, intuyo que, en estos momentos, no es para ellos lo más aconsejable, dado el escrutinio a que están sometidos por observadores internacionales. La liberación parcial de presos políticos sería un intento de “suavizar” su mala imagen.

 No se trata de una postura inflexible por “principista”. Obviamente, en toda negociación es menester ceder algo. Pero hay que estar claro en qué y en qué no. Con la anc, el fascismo cruzó el Rubicón. Con ello no se puede convivir, porque es enterrar a la República y a la soberanía popular que la sustenta. Se puede acordar la aprobación del presupuesto y de operaciones de crédito público del gobierno, siempre y cuando sea reconocida y respetada en sus atribuciones la Asamblea Nacional; se puede interceder ante gobiernos amigos para que se levanten las sanciones si el régimen termina por liberar todos los presos políticos y acuerda la inspección, in situ, de organizaciones defensoras de derechos humanos; se puede ofrecer garantías de que, en un eventual gobierno de transición, no habrá persecución de chavo-maduristas por razones políticas e, incluso, acordar la participación de personeros oficialistas para asegurar que ello sea así. Pero no se puede entregar el país a una banda de mafiosos que asegurarán su destrucción y, con ello, la esclavización progresiva de los venezolanos.

Negociar desde una posición de fuerza

Negociemos desde una posición de fuerza. Los resultados electorales recientes han producido una alegría de tísico en Maduro y su combo, pero en nada han aliviado la precariedad de su situación. Ya comienzan a estallar protestas y saqueos por la situación de hambre e hiperinflación, PdVSA colapsa y escasea el combustible, no hay cómo mantener las prácticas populistas, las sanciones asfixian los negocios turbios de las mafias, facciones de ésta se pelean entre sí por un botín que decrece. No son señales de fortaleza. No le demos el respiro de un mecanismo fraudulento que confisca al país para su usufructo y compromete toda posibilidad de superar el presente desastre, para bien de los venezolanos.

 Por supuesto que el liderazgo opositor tampoco se encuentra en sus mejores momentos. Pero debemos confiar en que, con una conducción certera, firme y consecuente, éste puede elevarse por encima de estas dificultades y conquistar de nuevo la confianza y apoyo que antes tuvo. Falta incluir, en esta argumentación, la necesidad de un proyecto alternativo claro y creíble al de la oligarquía militarista, que movilice a la gente, pero ello tendrá que esperar por otra entrega.

No queda más que transmitir mis deseos para que, unidos, labremos en 2018 esa Venezuela mejor que todos nos merecemos. ¡Si se puede! ¡Que sea de verdad un Feliz Año!


Humberto García Larralde
economista, profesor de la UCV

humgarl@gmail.com




Leer mas!

viernes, 29 de diciembre de 2017

CAVILACIONES NAVIDEÑAS



 CAVILACIONES NAVIDEÑAS
Absalón Méndez

Los días de reposo son buenos para que por la mente pasen muchísimas cosas, buenas y malas, unas que atormentan, otra que producen alegría. Los últimos días  del año, para que el tiempo no pase en vano,  hemos venido realizando estudios en materia constitucional y leyendo y releyendo la Constitución de 1999, para ver sí es posible hallar dentro del marco jurídico venezolano algo que permita  superar esta profunda crisis política y  de ingobernalidad que azota al pueblo y lo mantiene al borde de la locura.

El gobierno venezolano luce agotado, aunque hace esfuerzos para aparentar que no pasa nada, que todo marcha bien, pura fantasía. Al gobierno todo le sale mal  hasta una simple repartición de juguetes para los niños. Nadie sabe quien gobierna en Venezuela. Hay, al menos, cuatro Jefes de Estado: Nicolás Maduro, formalmente, el Presidente; pero, que, no preside nada, posiblemente, sea sólo un representante del gobierno cubano, que, sí,  gobierna en Venezuela.

Un segundo Jefe de Estado, que, también, gobierna, es un señor llamado Diosdado Cabello. Inmediatamente que habla Maduro, él lo refuta con el “mazo dando”, negando toda la prédica de Maduro favorable al diálogo, por ejemplo.  Un tercer Presidente de la República es la señora Delcy Rodríguez, Presidenta de la ANC, al parecer, el único Poder formalmente establecido, pues todas las demás figuras están subordinadas, como marionetas manejadas por un hilo oculto. El cuarto Presidente, no,  sabemos,  si,  el primero, es el Ministro de la Defensa, quien se ocupa de todo, desde recoger la basura hasta las relaciones internacionales.

El gobierno o gobiernos por su torpeza, incapacidad, improvisación parece un elefante en una cristalería. Todo lo rompe, todo, le sale mal, ya el cuento de la guerra económica no se la creen ni ellos mismos.

En las elecciones municipales el gobierno vendió  mentiras y engaños, ofreció de todo, sin tener con que responder; ahora, los engañados cobran y no hay como pagarles a todos. El pueblo engañado está saliendo a la calle, no, de la mano de la MUD, sino del coraje que produce la mentira utilitarista y el engaño.

La fulana Mesa de Diálogo, con negociadores que no sabemos a quién representan, quién otorgó tal representación y por qué, se da el lujo de elaborar una agenda secreta y de darse plazos largos como si Venezuela fuera un paraíso de felicidad; obviando, que el segundo Presidente de la República ha dicho que ese diálogo es un juego de niños, los negociadores pueden acordar lo que les da la gana; pero, en Venezuela no habrá cambio alguno, todo seguirá como estamos.

El gobierno nacional llevó a la fulana Mesa de Diálogo una especie de  condición  suspensiva imposible de ser cumplida porque escapa  a la esfera de los dialogantes: que los EEUU y la UE suspendan las medidas económicas y financieras acordadas contra el gobierno y funcionarios venezolanos. En cambio, la tal representación opositora no opuso nada, cuando era el momento oportuno, necesario  y conveniente para   plantear como pre-requisito para negociar la disolución inmediata de la ANC, por ser inconstitucional  e ilegal y la madre de todos los padecimientos políticos de los venezolanos en los últimos días. Ese tenía y tiene que ser el punto central de la negociación.

Con una ANC espúrea y enferma de odio y retaliación política, no hay nada que hacer, pues todos los Poderes Constituidos están bajo su subordinación. Mañana, si el señor Cabello quiere, pude pedirle a la ANC que apruebe eso que ellos llaman leyes constitucionales, una ley que lo designe Presidente de la República y Maduro quedaría fuera de concurso.

Por otro lado, la politiquería nuestra ya ha comenzado a realizar gimnasia con miras a unas elecciones presidenciales que convocará la ANC en el momento y bajo las circunstancias que le de la soberana gana.

Nicolás Maduro, con una osadía digna de mejor causa, ya se ofrece como candidato a ser reelegido, lo que evidencia la pobreza de liderazgo del PSUV, pues, mostrar  como candidato a Maduro revela que esa es su mejor carta de presentación,  que no tiene otra cara decente que presentar,  por qué no acudir a Diosdado Cabello, a Iris Varela, a Aristóbulo Istúriz, a Darío Vivas, a Hermán Escarrá, entre otros. Maduro carece de méritos, ayer y hoy, para ser Presidente de la República. Lo único que puede presentar como obra ejecutada es la destrucción nacional, en un país con inmensos recursos de todo tipo. Suerte de Rey Midas al revés.

En lo que se ha dado en llamar oposición las cosas no marchan mejor. El nido de serpientes que viene desde antes tratando de abrirse un espacio para llegar a Miraflores ha entrado en etapa de desesperación: Ramos Allup, Capriles, Falcón, Borges, Velásquez, López, y, otros,  quienes piensan que han hecho méritos suficientes para presidir la República, están condenados al ostracismo, sus propias ejecutorias de traición a un pueblo esperanzado, los ha condenado a tal situación.

La oportunidad pasa una sola vez y la de ustedes ya pasó. Permitan que un nuevo liderazgo, un frente común, verdaderamente opositor, con un proyecto de país, los sustituya, para bien de la nación. Y, ese frente común está en formación con participación de todos los sectores de la nación, que, incluye, las organizaciones con fines políticos reconocidas; pero, no, en rol estelar. Se trata de un frente extra partido; pero, en ningún caso,   contra los partidos políticos. Esta es la carta de triunfo seguro.

Observemos lo que ya está sucediendo en el país con el sólo anuncio de una posible candidatura presidencial del empresario Lorenzo Mendoza. Ha enloquecido a tirios y troyanos. El Presidente de la Republica ha vomitado agresiones de todo tipo y, eso que se hizo aprobar por la ANC una Ley contra el Odio. En los líderes opositores ha ocurrido algo similar. El miedo es libre, dice el refrán popular.

 Releyendo, como hemos dicho, la Carta Política de la República, aun vigente, encontramos las diversas formas de modificar la Constitución: la Enmienda, la Reforma y la Asamblea Nacional Constituyente (Nueva Constitución). Este orden no significa que hay que agotar una vía para seguir otras o que las formas están subordinadas unas a otras.. No hay prelación. Simplemente se trata de modalidades para producir modificaciones menores al pacto político constitucional o Ley Fundamental la cual no es inmutable e inmodificable.

Así las cosas, tenemos, que la Asamblea Nacional que convive pacíficamente con la ANC, mientras ésta última realiza su trabajo y pare una nueva Constitución, podría, perfectamente, utilizando la iniciativa prevista en el artículo 342 de la Constitución (mayoría de sus integrantes), proceder a reformar la Constitución de 1999, en algunos de sus aspectos,  siempre y cuando “no modifique la estructura y principios fundamentales del texto constitucional”.

Por ejemplo, sería muy útil, en este momento, que se reforme la norma que permite la reelección presidencial, la  que ha establecido el período presidencial de seis años, algunas normas de Poder Electoral para evitar sus abusos y todas aquellas normas ambiguas que son presa de la interpretación constitucional y la jurisprudencia para acomodarlas al gusto de los verdaderos factores de poder. La AN tiene la palabra. No hay nada  constitucional o legal que impida hacer lo propuesto. Manos a la obra, decía el ex presidente Carlos Andrés Pérez.

Absalón Méndez
28 diciembre 2017
Leer mas!

jueves, 28 de diciembre de 2017

2017 MUERE CON UN PUEBLO EN PENURIAS




2017 
MUERE CON UN PUEBLO EN PENURIAS
Carlos Hermoso

Un amigo siciliano nos preguntó si era cierto que nos habían cambiado la vida. Esta es nuestra respuesta.

Ciertamente nos han cambiado la vida. Al menos a un gran porcentaje de la población. A otros no: los sectores extremos. La oligarquía financiera no ha salido perjudicada. No le cambió la vida. Los sectores más pobres de la sociedad son más pobres, pero en esencia siguen igual. Muchos ahora reciben bolsas clap, carné de la patria mediante. En el restante pueblo sí se han producido cambios. Todos los asalariados han sufrido serios cambios pero los sectores medios son los más afectados. Quienes viven del trabajo, y por ende de un salario, han sido afectados como nunca en nuestra historia moderna.

De un siglo acá, esta es la crisis más despiadada. Los trabajadores, los sectores medios y hasta empresarios esperanzados como emprendedores han sido afectados en su cotidianidad y parece que no hay intención alguna del Gobierno de cambiar este estado de cosas sino de darle continuidad. Se confían en la eficacia que ha tenido el socialismo de palabra, su fraseología, y abusan de la eficacia de la trampa.

Los cambios son el resultado de algo mayor: la destrucción del país. De su economía. Así, las esperanzas que depositara el pueblo en su oportunidad en las promesas del mesías de marras terminaron en el mayor desastre. A estas alturas, quien crea en este pillaje realmente necesita tratamiento de otras disciplinas fuera de la política, o forma parte de quienes despojan, o se acostumbró a ser cómplice.

El episodio más dramático de la tragedia nacional es la muerte de niños por hambre. La muerte por falta de alimentos de pequeños ya es algo cotidiano. Por más que el Gobierno lo esconda, siempre se fuga la información. En general, la hambruna es cada vez más virulenta. Drama frente al cual otros aspectos de la crisis nos resultan un tanto frívolos. Son miles de niños los que han muerto por esta circunstancia. El porcentaje crece. El hambre llega a hogares otrora solventes. Mientras, el Gobierno lo ubica a modo de “mentiras que se propagan” como parte de la “guerra en contra” de su naturaleza.

El fenómeno de la migración ya es cotidiano en la familia venezolana. Millones han salido del país. Otros más se alistan para ello. Es de tal tenor el asunto que ya la diáspora venezolana se hace sentir en muchos países. Recreamos nuestra idiosincrasia en otras latitudes. Nos hacemos sentir. No escondemos lo que somos. Pronto estaremos en competencia con emigrantes del mundo árabe que, a raíz de las guerras de rapiña inter-imperialistas, huyen a otros partes. Los destinos son diversos. América Latina alberga una buena cantidad; Estados Unidos, Europa y Australia reciben lo suyo.

Las aventuras llevan a profesionales a trabajar hasta catorce horas al día en países como Perú donde la explotación del trabajo está fuertemente influenciada por las escalas asiáticas. Así, ingenieros, administradores, economistas, profesionales diversos cumplen la iniciación de subsistencia lavando platos, de cocineros, enlatadores, cargadores de pesos, entre otros eventuales oficios de emergencia para adquirir la legalidad que les permita, con suerte, conseguir un empleo en correspondencia con su formación.

Una de las nuevas vivencias en Venezuela es que son muchos quienes no pueden salir de sus casas por esa conjugación de limitaciones entre las averías eventuales del carro de uso familiar y la no consecución de repuestos o su elevado precio, inalcanzables con los sueldos y salarios cada más menguados en su poder adquisitivo; su mantenimiento y los problemas de transporte colectivo. Un litro de aceite multigrado ronda entre los 500 y 700 mil bolívares. Un docente universitario de máximo escalafón percibe menos de dos millones de bolívares al mes.

Cambiar el aceite del carro sale en más de tres millones. Un caucho nuevo cuesta en promedio 5 millones de bolívares. Mientras más grande el rin mayor su precio hasta rondar fácilmente los 9 millones. Por su parte, el transporte colectivo está cada vez más calamitoso. Menos unidades por lo mismo que se señala líneas atrás. Sumemos el maltrato que reciben los usuarios por parte de muchos de los transportistas. Así, más usuarios tratando de hacer uso del transporte colectivo, menos unidades, conducen a la posibilidad del colapso del servicio.

La inseguridad nos lleva a andar temerosos con las cosas que portamos encima. Muchos prefieren dejar el celular en sus casas cuidando que no les sea despojado ante el menor descuido. O bien, el asalto en la camioneta de transporte, por citar algo cotidiano. Pero puede aparecer lo más lamentable, la muerte en la calle al cruzarse alguien en un enfrentamiento entre bandas, o al intento de despojo del vehículo o alguna pertenencia. La inseguridad también, como muchas de las calamidades, alcanza escalas récord.

De la inseguridad unida a la descomposición nace el pranato. No son leyendas urbanas las que se propagan de Tocorón, entre otras cárceles, donde las discotecas de los pranes compiten con las más exclusivas de las grandes ciudades. Dueños de las cárceles también tienen otros negocios. Su vinculación con capitostes del Gobierno lo inicia públicamente el presidente Chávez. Muchos males han venido por los reyes que se ausentan… Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras.

En definitiva, nos han cambiado la vida. EstossodeSoloogrulloloogrullolo para quienes vivimos en Venezuela. Para mucha gente del exterior les resultará increíble. Un país tan rico, con tanto tesoro, cómo pudo ser destruido a tal grado. En eso el chavismo es creativo, sin duda alguna.

Venezuela parece haber vivido una guerra. No la que se inventó el Gobierno. Esa de la «guerra económica». La de verdad, la lanzada con tranquilidad contra la economía y la gente. Una guerra cuya punta de vanguardia fue la importación de bienes y la destrucción del aparato productivo. Liberalismo en su expresión más clásica, hacia afuera. Sin embargo, la corrupción ha buscado competir con la importación. Parece envidiarle la primacía. Hizo méritos, ciertamente. Fue relativamente democrática. No se centra solamente en los grandes corruptos. Va hasta la raíz de la sociedad. Llega al fiscal de tránsito, al policía, al fiscal del Ministerio Público, al juez, entre otros. Creó al bachaquero. Se generalizó, pues. Es justo señalar que esos fenómenos no son nuevos. Solo que ahora alcanzaron su máxima expresión.

Es la experiencia histórica más sui géneris. Sin parangón en el mundo. Ningún país fue destruido de manera tan clara sin conflicto bélico mediante. Venezuela, país semicolonial y dependiente, empobrecido de manera crónica por las políticas en favor del imperialismo, frenado su progreso de modo exprofeso, había logrado escalas de desarrollo como resultado del comercio de las riquezas petroleras.

A pesar del freno al avance de las fuerzas productivas, habíamos alcanzado un desarrollo que permitió la masificación de la salud y la educación. La pobreza siempre estuvo presente. Condenaba a un porcentaje de la población bastante elevado. Si lo contrastamos con las riquezas nacionales, ciertamente siempre fue grosero. Pero el chavismo logró niveles muy superiores a los alcanzados por los Gobiernos bipartidistas. En eso también se distinguen. Hicieron mucho mérito y le quitaron el estandarte a adecos y copeyanos.

Así, ¿cómo terminamos el año? Se resume en lo anterior. ¿Cómo comenzamos el nuevo año?, igual y hacia peor.

En lo político, el Gobierno despide el año más fortalecido en su estructura fraudulenta pero eficaz. Represiva, de chantaje, sectaria, armada, muy armada. Pero muy débil en el apoyo que recibe de la gente. Casi todas las gobernaciones y alcaldías en manos genuflexas, cómplices, de la juerga, pues. El chantaje funcionó. Si no votas por el Gobierno pierdes la bolsa de alimentos. O, bien, al estilo Jalisco si eso no opera.

Otra cosa en favor del chavismo es el apoyo de chinos y rusos, sin el cual seguramente no hubiesen llegado tan lejos. El país cuenta con riquezas que en medio de la disputa por la hegemonía deben ser despojados sin más. De allí los negocios leoninos y las “ayudas”.

Lo poco que queda de chavismo no es despreciable. Fuera de quienes son chantajeados queda un sector que, además de recibir bondades, buenas migajas a momentos, es capaz de buscar en lo absurdo argumentos para defender el gobierno. Ejercicio nada fácil que termina en afirmaciones manidas acerca del imperialismo. Argumentos que nos hacen recordar el bello poema en prosa de Aquiles Nazoa, cuando el tal general se lleva el caballo a una guerra: “… diciéndole: mira caballo, déjate de jardines y maricadas de esas y ponte al servicio de tal y cual, que yo voy a defender los principios y tal, y las instituciones y tal, y el legado de yo no sé quién, y bueno, caballo, todas esas lavativas que tú sabes que uno defiende”.

No es de extrañar, sin embargo, que haya uno que otro chavista relativamente culto, egresado universitario, por ejemplo, que sostenga argumentos absurdos que justifiquen esta catástrofe. Y es que la irracionalidad juega un papel que va de lo sublime a lo grotesco. Entre las cosas aprendidas por el chavismo de los nazis está la sentencia de Goebbels según la cual: “Puede ser bueno tener poder basado en las armas. Pero es mejor y más duradero, sin embargo, ganar y conservar el corazón de un pueblo”.

Así, despedimos el año, Navidad mediante, en medio del sopor que causa la angustia de la escasez, la carestía, la delincuencia… Recibimos el nuevo año en medio del avance del vaho depresivo que parece querer conquistar el alma de todos los venezolanos. No vemos posibilidad de hacernos de un proyecto. Ni personal ni colectivo…

Pero a luchar nos fuerzan las circunstancias. ¿Qué más proyecto en estos tiempos que la lucha por el cambio que demanda Venezuela? Las fechas dan para la reunión familiar. Dan para la unión entre familias. Buenos tiempos para apurar el paso. Para acordarnos en el qué hacer. Soñar y luchar por un mundo mejor. Además, todo indica que el desenlace es inminente. Podemos delinear la manera como se hará. Echar un hombro desde cualquier espacio, incluso de quienes se hallan fuera de nuestras fronteras y preparar el golpe certero. Con organización y disposición alcanzaremos la victoria. Algo lo confirma: esto no es soportable. En fin, ¡si el pueblo no se arrecha, lo matarán de hambre!


 Carlos D. Hermoso Conde
27 diciembre 2017


Secretario General Adjunto Nacional de Bandera Roja
Doctor en Ciencias Económicas y Sociales
Profesor Universitario | Universidad Central de Venezuela



Leer mas!