domingo, 21 de octubre de 2018

IDEOLOGÍA, CHAVISMO Y MADURO



Rafal Olbinski




IDEOLOGÍA, CHAVISMO Y MADURO
Humberto García Larralde
  

Lo ideológico adquirió un alto perfil durante los gobiernos de Chávez y Maduro. En términos retóricos, el chavismo se vendió inicialmente como reivindicador de un Bolívar justiciero que acabaría con las injusticias y la corrupción. Progresivamente fue predominando la inclinación “revolucionaria” de su ideario para aterrizar, finalmente, en una profesión de fe en la superioridad del socialismo como solución a nuestros problemas. En esta última fase su proyecto societario pasó por distintas etapas: cooperativismo al comienzo, luego empresas de producción social, fundos zamoranos y otras figuras retóricas parecidas, para finalmente arribar a un tinglado de entes que conforman el Estado Comunal.

Pero precisemos qué se entiende por ideología, antes de profundizar en el tema. En su acepción más laxa, se refiere al conjunto de concepciones preexistentes a partir de las cuales abordamos la realidad en que nos desenvolvemos. Qué cosas nos impactan, cómo las valoramos y qué inferimos de ello para nuestro futuro, hunden sus raíces en el acervo de valores, experiencias, y referencias sociales, políticas y culturales que moldean nuestra manera de ser.

Todo el mundo vería a la realidad a través de un lente ideológico según esta acepción y todos somos vulnerables a campañas propagandísticas de distinta naturaleza. Sacudirse de los prejuicios y de las visiones parcializadas para aprehender mejor la realidad a fin de mejorar nuestras posibilidades en cualquier empeño, descansaría en la educación, una mente abierta y nuestra capacidad y disposición para el juicio crítico.

Una visión bastante más comprometedora de ideología la hallamos en Van Djik, quien la define como sistema de creencia convalidada por criterios de verdad interiorizados por el grupo, que sirven para distinguir a un “nosotros” de un “otros”. Según esta acepción, constituye una representación sesgada de la realidad, que permite avanzar los intereses y/o las aspiraciones de poder de un colectivo particular de personas.

Se asume un compromiso con determinadas posturas que filtran los hechos en razón de su funcionalidad para con un marco conceptual que identifica la pertenencia al grupo. La verdad se sacrifica ante el provecho político de asumir tales posturas y cerrarles los ojos a otras. En su versión extrema, da lugar a fanatismos excluyentes que desprecian las opiniones de los demás y amenazan sus derechos. De no ser así, puede todavía existir espacio para el debate y para los juicios críticos, siempre y cuando no amenace las fundaciones sobre las cuales se alza el edificio conceptual.

Pero la mirada más tenebrosa de lo que puede significar una ideología nos la ofrece Hannah Arendt en su estudio del totalitarismo. Descomponiéndola en sus raíces, concibe a la ideología como un ideario blindado a partir del desarrollo lógico de una premisa inicial asumida como verdad. Así, la convicción de que existe una raza superior permite argüir que su misión es dominar al mundo, sometiendo a las demás, por “bien” de la humanidad. Que la Historia avance inexorablemente hacia un mundo sin clases lleva a legitimar la conspiración de un partido de revolucionarios dedicados a precipitar tal eventualidad, liquidando a quienes se interpongan.

La consistencia lógica de una ideología así construida suplanta a la realidad, que se hace prescindible. Erige un mundo ficticio en el cual los hechos no importan. Éstos coincidirían necesariamente con las predicciones o con el deber que emana del constructo ideológico al reescribirse continuamente la Historia. Las mentiras, aun las más grotescas, son válidas en este montaje, por cuanto el criterio de verdad asumido no se deriva de su correspondencia con la realidad, sino de si contribuye a blindar la ideología contra cuestionamientos externos. Es el ámbito del totalitarismo, del control absoluto de la información y donde toda disidencia es un delito: el reino de la Policía Secreta.

La presentación anterior sirve para describir la involución experimentada en el ideario chavo-madurista. Inicialmente, se nutrió de valores y expectativas compartidos por muchos, referidos al culto a la figura del Libertador y a la percepción de que Venezuela era un país rico pero gobernada por corruptos. La prédica chavista prometía sanear esta situación y redimir al pueblo oprimido, invocando la epopeya emancipadora como forjadora de nuestra razón como pueblo, ahora en contra de un nuevo imperio y de la oligarquía corrupta. Se derivó en una visión patriotera y maniquea de la política, concebida como guerra contra los traidores, en la que lo militar cobró ascendencia: un cuadro claramente neofascista.

En la medida en que se fueron imponiendo los intereses de quienes ocupan hoy los mandos del Estado, la ideología fue mutando para legitimar la destrucción de las instituciones democráticas en nombre de una revolución que fue definida como socialista. En esta fase, la disidencia representaba claramente una amenaza a la consolidación de su poder excluyente, por lo que se arremetió contra los medios independientes, las universidades, la iglesia y los partidos opositores. Con el reparto de la enorme renta que captó el país se enseñoreó un populismo sectario, con su condena de la naturaleza plural de nuestra sociedad. Pero, al destruirse la economía y caer los precios internacionales del crudo, la prédica populista perdió efectividad. Dejó de servir para disputarle los favores del pueblo al adversario político y pasó a justificar la liquidación de éste. La represión pasó a ser cada vez más necesaria y, con ello, el imperativo de aislarse de toda crítica basada en los derechos humanos universales.

A diferencia de las experiencias totalitarias del siglo XX, los avances en las tecnologías de comunicación hacen hoy prácticamente imposible el control absoluto de la información, como ocurría en los campos de concentración. Difícilmente puede argumentarse que la represión y el terrorismo de Estado que empieza a instalarse como régimen en Venezuela sea fruto de las ansias de un megalómano enloquecido con ideas racistas, como Hitler, o de una paranoia enfermiza, como Stalin. Las motivaciones de la oligarquía militar – civil en el poder son mucho más mundanas. Su verdadero papel es el de encubrir la expoliación del país y los crímenes cometidos en su prosecución, con un discurso justiciero.

La edificación de una falsa realidad no pretende convencer a los venezolanos (o al mundo), sino proporcionar una especie de guarimba que resguarda a Maduro y los suyos de toda increpación acerca de sus verdaderos intereses. La imposición de controles de todo tipo en la economía, las corruptelas, despilfarros y gastos irregulares que forjaron los déficits estructurales del sector público y –con ello-- la hiperinflación que hoy arruina a los venezolanos, así como el destrozo de PdVSA, obedecerían a la “guerra económica” librada por el imperio y la burguesía en contra del pueblo. Con inmenso cinismo, enmascaran su enriquecimiento obsceno en un discurso redentor con el que pretenden la supremacía moral ante sus objetores. “La Historia los Absolverá” (Fidel dixit).

Hannah Arendt no veía necesario distinguir entre las experiencias nazi y estalinistas en su estudio del totalitarismo, a pesar de sus variantes particulares. Representaban el mismo horror. Tampoco tiene hoy sentido distinguir entre fascismo y castro-comunismo para ubicar a Maduro. Pero la retórica comunista se alimenta de mitos más atractivos, entre ciertos círculos, que el discurso racista que, de paso, si fue utilizado por Chávez al principio. Parece menos repugnante ser acusado de comunista que de fascista.

Sea como fuere, es innegable el creciente poder de la Policía Secreta –el SEBIN-- en las ejecutorias del fascio-comunismo venezolano. Se ha deslastrado de toda restricción para allanar y apresar opositores sin orden judicial y se niega a liberar a quienes tienen orden de excarcelación, entre otras arbitrariedades. Ahora tortura y asesina impunemente a inocentes, como ocurrió con el concejal Francisco Albán, quien se encontraba bajo su custodia. Pero, como lo haría Goebbels, Saab y Riverol repiten que fue un suicidio. Se asoman cada vez más claramente los rasgos totalitarios a que refería la filósofa judeo-alemana. Por ahí se nos amenaza ahora con aprobar una constitución hecha a su medida.

19 de octubre 2018

Humberto García Larralde
economista, profesor de la UCV
humgarl@gmail.com
Leer mas!

lunes, 15 de octubre de 2018

LOS CUENTOS DEL CHARLERO


Duy Huynh / Big heart Botany



LOS CUENTOS DEL CHARLERO
Héctor Espinoza


Este es un relato mágico 
 para que se haga realidad, 
sólo hay que creer en 
    la magia verdadera.  


La Magia Verdadera, es divulgada por los magos con los relatos mágicos, muchos dicen que los relatos mágicos son cuentos, fantasía, otros afirman que son historias verdaderas, de hechos que realmente existieron. Son muchos los relatos mágicos, no se sabe cuándo comenzaron a divulgarse.

Se cuenta que fue un mago que vivió en España, el que comenzó a relatarlos, que fue el creador de la magia verdadera y que residió en una pequeña ciudad, llamada Castro Urdiales. Se dice que desde allí comenzó a divulgar la práctica de la Magia verdadera.

Explicaba este mago los secretos de la magia. Y para sorpresa de todos, el mago afirmaba que la efectividad de la magia era algo muy sencillo: que para que la magia existiera solo había que creer en ella. Decía que el poder de la magia está en el pensamiento, que con él se puede transformar realidades, cambiar vidas, hacer que todo lo bueno sea posible.

Cuando este mago comenzó a relatar sus historias, muchos no le creyeron y le llamaron El Charlero de Castro. El mago con humildad y paciencia continuó su trabajo y siempre afirmó que la misión de los magos es trabajar por la construcción de un mundo mejor, que deben utilizar el poder de la magia solo en favor de causas nobles.

Se cuenta que El Charlero con su magia, transformó realidades personales y sociales y con ello adquirió un gran prestigio. Recorrió muchos lugares divulgando las bondades de la magia, fue el creador de una filosofía de vida y con ella fundamentó un método al que llamó Sicfis.

Este método tiene como finalidad, el desarrollo de las potencialidades del cuerpo y de la mente y permite abordar con eficiencia, las dificultades de la problemática existencial. El Charlero siempre apoyó la lucha de los pueblos, por vivir en verdadera democracia, luchó contra las dictaduras, defendió la libertad y la justicia.

Hay muchos cuentos de El Charlero. Se dice que estuvo en Venezuela, cuando gobernaba una terrible dictadura y que llegó, en el momento en el cual, muchos venezolanos emigraban de su país, para escapar de la grave crisis humanitaria, creada por la ineficiencia de la dictadura.

Se narra que Ei Charlero utilizó todo el poder de su magia para combatir al autoritario gobierno, devolvió la esperanza perdida a millones de venezolanos, organizó el movimiento de desobediencia no violenta, el cual rechazó todas las medidas autoritarias de la dictadura y llego el momento del paro verdadero y la gran mayoría permaneció en sus casas, evitando los riesgos de la represión y sin realizar ninguna actividad que permitiera el funcionamiento de la estructura del país.

Y que a los pocos días la presión nacional e internacional produjo la renuncia del ineficiente dictador, se organizó un gobierno de emergencia con representantes de todos los sectores de la sociedad y se convocó a elecciones libres y democráticas, las cuales se realizaron con la supervisión de organismos internacionales, para garantizar el respeto del auténtico resultado. Y así la gran mayoría decidió vivir en verdadera democracia.

Hoy no se sabe cuál fue el destino de El Charlero. se cuenta que recorre el mundo divulgando la práctica de la magia verdadera, dicen que participa en la lucha de los pueblos en contra de las dictaduras, otros hablan de su misteriosa muerte. Hay cuentos de El Charlero que narran su vida y dicen que con su magia se convirtió en espíritu y que está presente en todas la causas nobles.

Pero siempre hay incrédulos que sostienen que El Charlero nunca existió y otros afirman que al creer en él se hace presente y con su magia transforma realidades, cambia vidas y hace que todo lo bueno sea posible. Este es un relato mágico y  para que se haga realidad, sólo hay que creer en la magia verdadera.           

Leer mas!

domingo, 14 de octubre de 2018

EL AVIADOR, UN ANTECEDENTE




EL AVIADOR, UN ANTECEDENTE
SEBASTIÁN DE LA NUEZ


LOS MARXISTAS DE corazón, que los hay, han dicho que el idealismo es una filosofía reaccionaria. Rodolfo Pedro González fue un idealista, tan ingenuo y tan idealista que votó por Hugo Chávez en 1998. Ese  voto, junto con el de otros como él, le costaría la vida.

Rodolfo era un hombre vulnerable, que se exasperaba fácilmente, tradicionalmente adeco y con molesto aparato de ortodoncia metido en la boca. Esa noche que va del 12 al 13 de marzo de 2015 llamó a sus dos hijas, Ivette y Lissette, a su mujer Josefa y a su hermano Domingo, quien había permanecido muy cercano a él durante el proceso (murió el año pasado). Rodolfo se encontraba azorado, estresado, perturbado: necesitaba urgentemente, dijo, que le llevaran su cédula de identidad al día siguiente a las 7:00 am porque unos funcionarios del Ministerio de Prisiones le habían dicho que probablemente lo trasladarían a un recinto de presos comunes, quizás Yare.

Todos trataron de tranquilizarlo. En vano.

A cierta hora de la madrugada algún reo en el Helicoide, del mismo pasillo donde el aviador pernoctaba, escuchó un ruido extraño y dio la voz de alarma. En su propia casa no se enteran si no es por unas primas que viven en Filadelfia (Estados Unidos): llamaron a Ivette y ella fue donde Lissette a decirle; miraron en Twitter a ver qué estaba circulando por allí y, en efecto, se encontraron con una primera declaración del jurista José Vicente Haro. Haro defendía a personas presas en el mismo lugar donde pernoctaba González y por ellas, seguramente, se enteró. No se le ocurrió llamar a los familiares sino meterse en Twitter directamente. En realidad, no lo conocían personalmente.

Viuda e hijas no fueron informadas oficialmente hasta el día siguiente, a las puertas de ese paquidermo que alberga entes oficiales y donde caben todo tipo de encierros. No las dejaban pasar, en principio, pues no era día de visita. Estando allá abajo les entró la llamada de la Fiscalía, cuya representante ya se encontraba dentro. Fue esta funcionaria quien les informó. Al fin accedieron al recinto. Solo Ivette, la hermana menor de Lissette, quiso entrar a ver el cuerpo de su papá, tirado todavía justo donde había caído puesto que todavía debían llegar los investigadores a tomar nota. Ni Josefa ni Lissette quisieron verlo. La fiscal informó del procedimiento: ir a la morgue, ir a declarar, firmar esto y aquello. En casos así, cuando fallece una persona custodiada por el Estado, la Dirección de Derechos Fundamentales de la Fiscalía se encarga de la investigación. Pero nunca, luego de ese día, los familiares del aviador han sabido nada acerca de las conclusiones. Tampoco han sabido quiénes fueron los funcionarios de Prisiones que hablaron con Rodolfo González la tarde anterior ni qué le dijeron ni si, en todo caso, era cierto que recibió la amenaza del traslado a Yare o donde fuera.

Rodolfo Pedro González murió porque supo que le tocaba, que no tenía escapatoria, que su condena era irreversible. Murió porque en alguna ocasión, o en varias, había comentado abiertamente, en el comedor donde recibía visitas, que si le metían tantos años de cárcel no aguantaría y se mataría.

Para ese momento una parte de él ya había muerto, su mejor parte, esa porción del alma o de la psiquis que lo había impulsado desde pequeño, aquella en que se soñó pilotando un avión.

El mismo espíritu que se quedó con la boca abierta ante La guerra de las galaxias. Lissette recuerda que cuando se estrenó el primer capítulo de la saga, Rodolfo estaba allí, a las puertas del cine, primer chicharrón, arrastrando a su hija de 8 años. Él no se ocupaba de las calificaciones escolares ni de asuntos similares, era el terreno de Josefa. Se ocupaba, más bien, de llevar a las hijas al mar. Las enseñó a nadar, a lanzarse del trampolín en Morrocoy o Margarita. Coleccionaba primero las películas de George Lucas en VHS, luego en DVD. Desde chiquito quería ser piloto pero su madre se había negado en redondo a subvencionarle ese capricho, por los peligros que entraña. Después de que la buena señora falleció, y tras sacarle rentabilidad a un local que había heredado en el centro de Caracas, se montó en el primer avión que le dejaron. En el sillón del piloto. Era el Aeroclub Caracas y le dieron su licencia.

“Era un hombre muy impaciente, pero alegre”, dice de él Lissette. “Le gustaba ayudar a todo el mundo, solidario. Él no regañaba por notas en el colegio, pero sí cuando uno se iba a una fiesta y regresaba dos horas más tarde de lo establecido. Ese peo te esperaba era con mi papá”. Lissette es hoy en día una solvente investigadora y docente universitaria en Sociología.

Lo único que tiene la familia sobre la visita de los funcionarios del Ministerio de Prisiones es el testimonio de él: lo iban a trasladar. Oficialmente no se ha admitido nada ni hay documentación sobre tal visita. Lo cierto es que él había dicho más de una vez aquello de que no aguantaba una condena a largo plazo, que prefería matarse. La familia no le creyó. En diez meses solo había salido del Sebin para verse en un par de ocasiones con su odontóloga, por lo del tratamiento de ortodoncia. Una concesión francamente graciosa.

Hay tres jóvenes en el mismo expediente que comenzó a forjarse el día en que lo fueron a buscar a su casa de Macaracuay, en abril de 2014. Allí mismo está incluida Josefa, no debe olvidarse que ella fue a llevarle algo al Helicoide y allí mismo la dejaron encerrada, los benditos del Sebin, saltándose cualquier procedimiento legal. Los otros tres fueron puestos en libertad luego de que murió el aviador. Renzo Prieto, el último, en mayo de 2018. El juicio no ha empezado, seguramente nunca empezará. Lo que hubo, cuando Rodolfo vivía, fue una audiencia preliminar, aquella en la cual un juez de control decide si hay motivos para la acusación y con cuáles cargos. Esa audiencia terminó en octubre de 2014, es decir, seis meses después de que lo encerraran. Y desde ese entonces hasta que murió no había pasado nada; ni siquiera un tribunal asignado. Después de su fallecimiento sí hubo cierta prisa: fue asignado un tribunal. Sin embargo, las primeras audiencias se suspendieron. Una porque uno de los detenidos pidió que el juicio fuera grabado y, como no había cámaras disponibles, se suspendió el acto. En la siguiente no se presentó la Fiscalía; después, no pudieron ser trasladados los muchachos implicados en el caso. Luego, algo de última hora… En fin. Desde noviembre del año 2017 no se han convocado más audiencias.

Josefa sigue metida en ese expediente, nada ha prescrito. Josefa no anda tranquila de los nervios. Si le toca ir al tribunal, se pone mal; incluso algunas noticias la han afectado mucho. A Josefa, por cierto, no le han devuelto ni las computadoras ni nada de lo que se llevó el Sebin de su agencia de viajes en Chacao. Como tampoco han devuelto las PC que decomisaron en dos casas familiares, ni las tabletas, ni los teléfonos móviles, incluyendo el de la señora que limpiaba donde Ivette. Así de cleptómano es el Estado madurista.

Lissette lo admite pero enseguida reacciona: “Sí, esto nos destruyó la vida que teníamos. Pero la vida sigue. No nos quedamos en estado de postración, gracias a Dios. Yo creo que al gobierno no le importó lo sucedido. Es mi impresión. Creo que al Estado venezolano le importa bien poco los derechos de los opositores. Le importa menos incluso cuando son gente desconocida, como mi papá, que no era una persona influyente.”.

Al menos, Diosdado Cabello no se metió más con el aviador en su programa de televisión. Era uno de sus temas favoritos.

A veces, bajo algunos regímenes, la muerte se convierte en un asunto administrativo, una especie de abstracción. Si la muerte es una abstracción, la vida también lo es. Solo es concreto el poder, su engranaje y su mecánica. Lo demás es prescindible, ya que es tan abstracto. Un cinturón o correa que pasa los controles usualmente estrictos en el Helicoide. Un señor mayor que habla pendejadas en la calle y que ahora dice que él no aguanta una condena larga, que preferiría matarse. Abstracciones de un medio desquiciado.

Cuando los reos traspasan las puertas de las dependencias policiales en Venezuela, ya han perdido la mitad de su vida, probablemente la mitad que valía la pena vivir. A partir de entonces se las verán solos con su lado oscuro. Hubo unos bidones de gasolina en un patio. Lo de los bidones fue la coartada perfecta para que Diosdado Cabello y Nicolás Maduro —en ese orden— armasen una histérica campaña contra este idealista torpe y ciclotímico. Apoyó a los guarimberos de su zona en 2014. Habló lo que no debía, probablemente locos planes para tumbar al gobierno, y lo escuchó en mala hora quien no ha debido escucharlo.

Después de todo, seguía siendo un iluso, un idealista, un individuo propenso a exasperarse.

Eso pudiera ser un común denominador. Aprovechar las debilidades de quienes entran en esas sombras, explorarlas a conciencia, sacarles partido hasta límites insospechados. Si eres un experto en la materia o estás debidamente asesorado por gente con sesenta años de experticia en estas lides, tienes el éxito garantizado. Puedes hacer que el idealista se cuelgue o que el buen cristiano se tire por la ventana. La muerte es, nada más, un asunto administrativo.

La familia del aviador nunca olvidará el funeral multitudinario. El liderazgo democrático se hizo presente y, sobre todo, el liderazgo del movimiento estudiantil y de eso que después se llamó la resistencia en las protestas de 2017. Gaby Arellano (que aún no era diputada) dio un discurso al lado del féretro. Rodolfo la había conocido, la había apoyado. Había quien se presentaba de este modo: “Usted no me conoce, vine desde Barquisimeto a mostrar mi solidaridad”. Era una sensación rara, dice Lissette, pues sentía como si el acto no perteneciera a su propia familia sino que era algo mucho más extenso, más abarcador.

Algo semejante deben haber sentido los familiares de Fernando Albán en estos días. La solidaridad del venezolano deberá resistir y superar este atroz esperpento que administra muerte.


13 de octubre del 2018
sdelanuez@gmail.com

Leer mas!

viernes, 28 de septiembre de 2018

VENEZUELA POTENCIA



VENEZUELA POTENCIA
Jesús Elorza

En la quinta paila del infierno, los espíritus malignos, de Stalin, Mao, Kim Il Sung, Polt Pot y Hitler, todos ellos miembros del Salón de la Infamia de los Genocidas, decidieron por unanimidad, otorgarle un diploma de reconocimiento al camarada Hugo Chávez, por las políticas aplicadas durante su régimen y que magistralmente fueron continuadas y profundizadas por Nicolás Maduro en su condición de sucesor monárquico.

¿Y qué fue lo que hice para merecer esa distinción? dijo sorprendido el Difunto Eterno.

-¿No estás enterado del informe presentado por esa organización contrarrevolucionaria e imperialista, llamada Amnistía Internacional? le preguntó el camarada Stalin.

No vale, yo no le paro bolas a la propaganda del imperio.

-Bueno, venimos a decirte que, en el referido Informe, titulado “Esto no es vida” reconocen plenamente lo acertado de tus políticas y la continuidad del títere que dejaste encargado, que condujeron a transformar a Venezuela en una Potencia.

No creo que Amnistía haya dicho o escrito eso que ustedes dicen.

-Bueno, ver o leer para creer. El informe, parte de señalar una premisa que te hace merecedor de nuestro reconocimiento: La elevada tasa de homicidios, junto con niveles altos de impunidad y el uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades coloca a Venezuela en una de las peores situaciones de violencia para un país sin guerra, afirmó Amnistía Internacional en su informe.

La cantidad de homicidios desde 2002 ha aumentado de manera constante y a partir de 2010 se convirtió en crítica "porque la tasa de homicidios no ha bajado de 50 personas por cada 100.000 habitantes". En 2017, AI calculó un índice de 89 homicidios por cada 100.000 habitantes, por encima de El Salvador y tres veces más que Brasil.

Como agravante, AI destacó que la impunidad alcanza 92% en los casos de delitos comunes y 98% para los de violaciones a los derechos humanos. El perfil de las víctimas es de hombres entre 16 y 29 años de edad, padres de niños pequeños, responsables del sustento del hogar en las zonas populares de mayor índice de pobreza en las ciudades. El informe acotó que, en Venezuela, país de 30,6 millones de habitantes, había en 2017 cerca de 5,9 millones de armas cortas.

 ¿Y ahora ustedes también me van a criticar con esos argumentos imperialistas? dijo medio arrecho el Difunto Eterno.

-Todo lo contrario, dijo Mao. En el informe, lo que esta expresado es un reconocimiento a tus políticas. Venezuela Potencia, que fue tu principal programa de gobierno, ahora se hace realidad y hasta los enemigos, como es el caso de Amnistía Internacional, tiene que reconocer que “Venezuela es el país más violento del mundo entero”……te imaginas lo que eso significa…..eso es el mayor logro de tu revolución socialista del siglo XXI.

Gracias, gracias dijo orgulloso, el difunto eterno. No lo había entendido de esa manera, pero reconozco que tienen razón….supere a Fidel, Pinochet y a Videla de un solo coñazo.

-Polt Pot, intervino para decir, que también el informe señala que: “El 22% de los homicidios ( equivalente a 4.667 homicidios) los comete el Estado, mediante ejecuciones extrajudiciales ( 8.292 entre 2015 y junio de 2017).…y eso debe ser corregido….debemos acercarnos lo más que podamos al 100%. Si logras superar, y estoy seguro, que tus títeres lo van a lograr sino los tumban, pasaras del diploma a ser miembro principal del Salón de los Genocidas.

- También, el informe señala que: 87% de las personas en Venezuela en situación de pobreza….no te des mala vida por eso, le dijo Kim il Sung. En Corea del Norte una hambruna provocó la muerte de 2.000.000. de personas y todavía estamos mandando monárquicamente…..eso sí, no descuides la represión y las bolsitas de comida….con miedo y hambre no hay quien haga oposición.

- Con el brazo estirado al frente para saludar a los presentes, intervino Hitler para indicar que el informe habla de una de las consecuencias más notables de las violaciones masivas a los derechos humanos y la falta de seguridad ciudadana ha sido el drástico aumento del número de personas que están huyendo hacia otros países, que según la ONU se estima que 2,3 millones de personas desde 2014……y en esta materia debo decir como el cantante “Te pareces tanto a mi” y la diáspora es una duplicado del éxodo judío….si siguen jodiendo los de la oposición, que no te tiemble el pulso para ordenarle a tus títeres el establecimiento de campos de concentración…..y como consigna o saludo revolucionario entre los camaradas, pueden utilizar Heil Maduro.

Así será, gracias por continuar ilustrándome en el ejercicio del poder dictatorial. De inmediato me transformo en pajarito para darle a Nicolás las instrucciones al respecto, dijo el difunto eterno al salir volando de su paila.


Leer mas!

jueves, 27 de septiembre de 2018

LA MALDAD COMO CATEGORÍA POLÍTICA


oswaldo guayasamín



LA MALDAD COMO CATEGORÍA POLÍTICA
Humberto García Larralde

Confieso ser cobarde a la hora de encarar los horrores del régimen de Maduro. La imagen del niño de 12 años con menos de 11 kg. de peso que murió de inanición, la del joven Vallenilla fusilado a sangre fría por un miserable soldado cuando ejercía su derecho a la protesta pacífica, los relatos de torturas y tratos viles a estudiantes presos y tantos más, me aplastan. Trato de evitar los detalles de cada nuevo vejamen. Porque son demasiados, muchísimos. Ahora son los miles de compatriotas que, a diario, huyen del hambre a pie por carreteras de países hermanos, muchas veces con niños, pero siempre sin dinero.

Pero no hay escapatoria de tanto horror, por más que se intente evitar sus imágenes. La inevitable pregunta es, ¿Por qué someter al pueblo a tanto sufrimiento, por qué tanta maldad?

Uno está acostumbrado a ver al crimen y al atropello a los demás como una anomalía, como algo que transgrede la convivencia entre humanos y que, por tanto, la sociedad busca castigar. Pero cuando la maldad se convierte en sistema, escapa de nuestra comprensión. Lo que podía parecer una infantilidad, que el sufrimiento de los venezolanos se debe a gente malvada, se convierte en realidad palpable que clama por su análisis como categoría. Es menester entender que la maldad se manifiesta como resultado de decisiones y acciones de quienes tienen poder sobre los demás. No existe a priori ni ocurre por accidente. ¿En qué condiciones se convierte la maldad en elemento distintivo de un régimen?

Ofrezco tres dimensiones para abordar esta pregunta, de ninguna manera excluyentes entre sí. La primera, sicológica, apunta a traumas personales que se expresan en la forma de resentimientos, odios y sed de venganza que terminan siendo descargados a través de actos de maldad. Es el caso de los sociópatas y sicópatas. Valga la confesión impúdica de Delcy Rodríguez: “la revolución Bolivariana es nuestra venganza personal”. No siendo experto en el tema, no añado comentarios.

La defensa de privilegios basados en injusticias, atropellos y/o despojos que afectan a otros, representa otra dimensión de la maldad. Es la maldad del gánster –o del potentado-- que estamos acostumbrados a ver en películas y series televisivas[1]. El capo y/o sus mafiosos descargan su maldad sobre quienes interfieran con sus fuentes (ilegales) de lucro y posición social, o amenacen con hacerlo. Sin duda que el régimen de expoliación en que se convirtió la Revolución Bolivariana está en la base de extendidas maldades cometidas contra los venezolanos. La negativa a rectificar políticas que claramente han provocado hambre y muerte se debe a que éstas --la intervención discrecional del estado, los controles, expropiaciones y las normas punitivas--, son fuente de riquezas para las mafias militares y civiles que hoy depredan al país. Que ello se exprese en una pavorosa hiperinflación que empobrece drásticamente a las mayorías, que hayan destruido la empresa petrolera y provocado el colapso de servicios públicos básicos, causando gran malestar a la población, les rueda: ¡“El show –el saqueo—debe continuar”!

Y como en todo saqueo lo que amasan unos es necesariamente en detrimento de otro(s), es menester someter como sea a quien se interponga. Los asesinatos cometidos por militares en la región minera de Guayana, en barrios populares con robo frecuente de enseres de la vivienda de la víctima, las confiscaciones de transportistas en aduanas o fronteras, y de negocios de todo tipo, son actos de maldad de este orden. Tales crímenes por parte de la fuerza pública revelaban antes grietas en el Estado de Derecho. Hoy se han convertido en sistema, amparado en la desaparición de todo contrapoder de supervisión y denuncia. Diosdado y El Aissami son figuras emblemáticas de ese sistema.

Por último, están las construcciones ideológicas, maniqueas, del fascismo, que “legitiman” toda acción requerida para aplastar a quienes amenazan las “conquistas” del pueblo. “Verdades” reveladas por la mitología, la Historia (con mayúscula) o por dogmas religiosos cerrados, presagian destinos providenciales que motivan la acción a su favor de sectas diversas. “El fin justifica los medios”. No hay freno moral, ético o, mucho menos, legal, que debe interponerse a su consecución. Más bien, la ética y la moral se determinan a partir de su funcionalidad para con el fin trascendental. Se disuelve toda referencia entre bien y mal, entre lo que es correcto y lo que es incorrecto, que no derive de aquél[2].

Por eso a la moral “revolucionaria” le hace cosquillas la observación de derechos humanos consagrados en la Declaración Universal de las NN.UU., en las legislaturas de la mayoría de los países y en los estatutos de tantas organizaciones internacionales, a pesar de constituir quizás la conquista más importante de la humanidad. Se le atribuye a Stalin haber afirmado que la muerte de un individuo es una tragedia, la de miles, una mera estadística. Las fuerzas inexorables de la Historia no se sujetan a pequeñeces.

Pero los que comandan el régimen de expoliación venezolano no necesitan creer realmente las sandeces que profieren para cometer sus maldades. Éstas cumplen dos propósitos: alimentan el odio y el espíritu de secta de sus seguidores, facilitando su regimentación en bandas violentas; y sirven para absolver conciencias. Cuando Maduro y los suyos niegan que el pueblo padece hambre o que la tragedia de su emigración masiva es un “montaje”, se amparan en un imaginario platónico en el que “el pueblo” no es la gente de carne y hueso que padece sus desatinos, sino un ente idealizado construido con base en clichés y embustes: “su” pueblo. El refugio en esa falsa realidad no solo facilita la evasión del horror que han urdido, sino que “justifica” las maldades cometidas contra los venezolanos.

Por último, como el fin justifica los medios, los sicópatas y sociópatas mencionadas arriba obtienen reconocimiento, siempre que rindan pleitesía a las verdades reveladas en los clichés. Sus perversiones se refuerzan con la absolución ideológica, construyendo un sistema de contravalores que sirve para reclutar a los peores. Los “malos”, que existen en toda sociedad, de pronto son los que mandan.

En Venezuela estas tres fuentes de la maldad se entrelazan y refuerzan entre sí. Maduro, bajo directrices cubanas, ha sembrado una mentalidad de guerra para justificar sus atropellos. De ahí la afinidad de militares inescrupulosos con el régimen, pero, sobre todo, por su complicidad en el saqueo de la nación. La formación militar, basada en la obediencia sin discusión, mandos autoritarios y el uso de la violencia (la muerte) como instrumento de acción, o la amenaza de ella, es fácil presa de embelesos fascistas.

El problema fundamental es cómo derrotar la maldad cuando ésta se convierte en sistema. Los testimonios recogen que Hitler, refugiado en su bunker ante el asedio de tropas soviéticas a las afueras de Berlín, echaba pestes al pueblo alemán porque no había estado “a la altura” de sus designios. Lejos de explorar posibilidades de rendición negociada, manda a reclutar adolescentes y a fusilar en el acto a quién intentase desertar.

Es menester aislar la manzana podrida de la maldad, derrotando los incentivos perversos que le dan beligerancia. La defensa de los derechos humanos y políticos que el régimen neofascista ha conculcado, y su conexión con las aspiraciones de los venezolanos por una vida mejor debe ser siempre el norte. 

Humberto García Larralde
economista, profesor de la UCV
humgarl@gmail.com


[1] En la medida en que acciones de guerra son vistas como respuesta a las injusticias del bando contrario –todo depende del lado desde donde se mire--, entrarían también bajo esta consideración.

[2] De ahí la famosa “banalidad del mal” con que Hannah Arendt acuñó la amoralidad con que Adolf Eichmann envió centenares de miles de judíos a su exterminio.

Leer mas!

viernes, 14 de septiembre de 2018

EL CHARLERO DE CASTRO

La carta mágica de René Magritte




EL CHARLERO DE CASTRO
Héctor Espinoza

La realtà non è mai come la si vede: 
la verità è soprattutto immaginazione.

Renè Magritte


De nuevo Héctor nos sorprende con otro de sus relatos inspiradores. Y con su historia de El Charlero, nos recuerda que la magia está en nosotros, que en nuestras fuerzas interiores están los instrumentos que requerimos para cambiar nuestras vidas, nuestro entorno y hasta esta terrible historia que nos ha tocado vivir en estos tiempos de desvaríos y tanta muerte.


Sigue Héctor, como en cada uno de sus papeles, intentando abrirle boquetes a los muros que nos encierran para que una vez al aire libre podamos cumplir nuestro deber de vida, ante todo con nosotros mismos y con este mundo tan deshabitado de magia y tan desbordado de tristezas.

Héctor nos llama a aprender el ritual de la magia, y pone en nuestras manos un poderoso soplete para comenzar a dejar entrar la luz en nuestros cerrados aposentos. Y se lo agradecemos de corazón. mery sananes


Soy mago, practico la magia verdadera, la magia del pensamiento, la que transforma realidades, la que cambia vidas, la que hace que todo lo bueno sea posible. Los magos verdaderos tenemos muchas tareas para cumplir nuestra misión. La misión de un mago es construir un mundo mejor, un mundo de libertad, de justicia, un mundo de paz, de amor, un mundo sin guerras, un mundo en el cual, el esfuerzo de los gobernantes esté dirigido a lograr el bienestar y la felicidad de sus habitantes.

Una de nuestras tareas es divulgar la práctica de la magia. Para ello realizamos diferentes acciones. Por ejemplo, contamos relatos mágicos. Hoy les contaré el relato del Charlero de Castro.

Se  cuenta que el Charlero llegó a la ciudad de Castro Urdiales en España. Se dice que vino de un país de América del Sur. No se sabe exactamente por qué ni para qué. Lo cierto es que el Charlero  afirmaba ser mago verdadero y contaba relatos mágicos y las personas que no creían sus historias lo llamaron el Charlero de Castro.

Pero a medida que transcurría el tiempo, el Charlero realizó muchas acciones que se consideraron actos mágicos, por lo cual alcanzó gran prestigio como mago. Y  lo más importante, se le considera el creador de la magia verdadera, aunque él siempre afirmó, que el creador de la magia era el Gran Maestro.

Son tantos los actos mágicos que se atribuyen al Charlero y tantas sus historias, que el Gran Maestro  las convirtió en el manual de la magia verdadera y todos los magos deben utilizarlo como guía para la práctica de la magia.

De las muchas historias que se cuentan del Charlero, es importante detenerse  en aquella que habla de su regreso al país de origen.  Se dice que en aquel tiempo ese país vivía una terrible crisis provocada por la ineficiencia de la dictadura que lo gobernaba y que ninguno de los dirigentes, que decían oponerse a la dictadura, había logrado conducir las acciones necesarias para producir el cambio que la mayoría de la población reclamaba.

Entonces el Charlero, utilizó todo el poder de su magia para convencer a esa mayoría de la necesidad de organizar un gran movimiento de unidad con un objetivo estratégico: el cambio. También los convenció de la necesidad de una táctica y la llamó desobediencia no violenta.

Explicó que serían acciones progresivas, de rechazo a las medidas autoritarias de la dictadura y que culminarían con la acción que definió como el verdadero paro y que una vez que se lograra el cambio, se convocara a unas elecciones libres y democráticas para que los ciudadanos decidieran el futuro del país.

Con el poder de su magia el Charlero ejecutó a la perfección todo su plan y su país se liberó de la dictadura y hoy es  una próspera nación que vive en auténtica y verdadera democracia.

Del Charlero nunca más se supo, se habla de una misteriosa muerte. Se dice que con el poder de su magia se transformó en muchos magos para construir su mundo mágico, de paz, amor, libertad y justicia.

Otros dicen que se convirtió en música, poesía y amor para dar alegría y felicidad al espíritu de los seres humanos. Hay también quienes afirman que el Charlero nunca existió. En fin, el Charlero de Castro es uno de los misterios de la magia verdadera y uno de sus muchos relatos mágicos.      

Leer mas!

martes, 28 de agosto de 2018

PAQUETE DE MADURO MÁS CAPITALISTA, IMPOSIBLE





PAQUETE DE MADURO
MÁS CAPITALISTA, IMPOSIBLE

Más allá de cualquier consideración afectiva, se trata de un paquete capitalista. Maduro supera al Fondo Monetario Internacional. Ni siquiera contempla medidas compensatorias a los más desfavorecidos. Es por ello que muchos economistas se enredan. Otros son más francos, piden más. Otros nos hablan de que el aumento en el precio de la gasolina debe ajustarse… pero no tanto. Otros, que no es el momento. Pero no dicen que es injusto y arbitrario. Que mientras le quitan impuestos a los importadores y dueños de medios, ahogan al trabajador. Que el precio de la gasolina, su “regalo”, es populismo. Que la eliminación del control de cambio es parcial y debe ser total. Que es dolarización, pero debe haber disciplina fiscal. En fin, piden más.

Sin dudas, podemos concluir en que el paquete Maduro se trata de una salida de carácter liberal y entreguista. Al menos a ver si logran frenar la inflación y cuadrar cuentas para pagar deudas a chinos, rusos, gringos y europeos. Una salida capitalista en toda regla que afianza el carácter dependiente y semicolonial de Venezuela. Inicialmente dolariza, aunque deja abierta la posibilidad de cambiar al yuan, cuestión que revisarán en la medida en que el yuan desplace al dólar como reserva de valor y referencia. Si no se da, mientras esperan, se aguantarán atados al Dios dólar.

Resulta interesante eso de la diferencia entre la reconversión y el cambio de signo monetario. No es cualquier cosa el asunto. Entendemos por reconversión lo de la adecuación que hizo Chávez en su oportunidad. Ante la inflación galopante quitó los ceros. Pero en esta oportunidad, como vemos en la cotidianidad, el incremento de precios obliga a quitar ceros y más. Se incluye en este incremento, los precios acordados por el Gobierno con algunos empresarios. La implantación del nuevo signo trae incremento de precios muchas veces superiores a los producidos por la inflación de los últimos días antes de este nuevo período iniciado el 20 de agosto.

Una cosa es dolarizar y otra sostener los precios, frenar la inflación. El primer envión del incremento de precios es por dolarización y especulación, ciertamente. Inflación se producirá si emiten dinero sin respaldo, inorgánico. Muchos hacen sinonimia entre aumento de precios e inflación. Pero no. No todo incremento generalizado de precios es por inflación. Estamos frente a un caso conspicuo al respecto. Se ha producido un incremento generalizado, pero no se ha emitido aún tanto dinero como para hablar de inflación. Podemos decir que algo del incremento es por el remanente de masa monetaria que aún queda del viejo cono, pero no creemos que sea de tanta significación como para haber elevado tanto los precios. Además, es dinero súperdevaluado. Ya veremos si logran frenar los precios, aunque comienzan mal, muy mal.

SALARIOS DE HAMBRE Y HACIA ABAJO

Si hubiesen dolarizado el salario hasta colocarlo al de Bolivia o Chile, de unos 300 a 400 dólares, la cosa fuese distinta. Pero, dolarizaron, sí, a 30 dólares, por lo que sigue siendo el más bajo de América Latina y de los más bajos del planeta.

Salario mínimo a 1.800 soberanos, pero ya el Gobierno busca crear una nueva tabla. Refleja que algo o mucho hay de improvisación. Hay cosas que se les van de las manos. Un respeto a la tabla vigente daría como resultado que algunos sectores se viesen un tantico favorecidos. Tanto, que les permitiría crear demanda efectiva mayor de la imperante. Por ejemplo, un docente universitario de máximo escalafón pudiese devengar unos 500 dólares. No alcanza al que devenga cualquier docente de máximo escalafón en otro país de América Latina, pero es algo. Puede frenar la migración de docentes con alto nivel de formación.

Igual sucede en la Fuerza Armada, por lo que Padrino López le salió al paso explicando que no se alegren, que crearán una nueva tabla donde seguramente quien devenga 10 salarios mínimos, pasará a percibir apenas 5, o 4. Pero nunca lo que debería ser, 10 salarios mínimos, dijo el ministro. Se refirió al sueldo que devenga un teniente, para aclarar el asunto. Que era inviable eso de mantener la tabla vigente. Eso sí, será respetada la escala de pobreza y la tendencia a la pauperación de todos. Bueno, de los que no tienen medios de producción ni están arrimados al poder.

EL PETRÓLEO ERES TÚ

Angustia a mucha gente eso del incremento de los costos por el desmesurado incremento salarial y el peligro en que se pone a la empresa. Ciertamente que los menos competitivos, quienes no han logrado centralizar capitales que les permita expropiar a otros expropiadores, se verán en apuros. Pero no necesariamente como para quebrar.

El ajuste del precio al valor de los bienes y servicios, no se hará esperar por mucho tiempo. Ya sabemos que el salario será muy bajo. Eso debe tranquilizar a los dueños de medios y a sus economistas. Que la escala de salarios no será respetada y que crearán una a conveniencia, para que la diferencia no sea muy grande entre una escala y otra. Así, los costos no se dispararán tanto al que se produciría si respetaran la escala vigente.

No se va a producir una nueva distribución de la riqueza. Tampoco se producirá un incremento del Producto Bruto Interno. No crecerá el volumen de riquezas a ser distribuida. Es la misma riqueza, o menos, la que se va a distribuir y sobre la misma base. En ese reparto, los perjudicados serán los trabajadores. Si los empresarios se ven perjudicados es porque no podrán incrementar las ventas dado que no crece el número de compradores, no aumenta la demanda.

Los pobres seguirán recibiendo la misma porción de riqueza y los ricos igual. Además, penden las amenazas. El precio de la gasolina y los 4 puntos de más del IVA hacen que los pobres recibirán y se les quitará en mayor proporción. Allí se evidencia la farsa de que el aumento en el precio de la gasolina sea para evitar el contrabando. Lo que quieren es más recursos para equilibrar el presupuesto de ingresos con los gastos. Lo que dan lo quitarán para crear condiciones para la reproducción de las relaciones imperantes vía presupuesto de ingresos. Ya no hay petróleo, pero estás tú.

Y es que el ajuste y equilibrio fiscal podrán alcanzarlo sí y solo sí, logran evitar la emisión de dinero inorgánico; además, si logran reducir los gastos. Si logran que los ingresos sean por la vía impositiva. Más cuando el impuesto sobre la renta tiende a tener menos proporción dada la depresión económica y las medidas de eliminar arancel a la importación. Sumemos que nada anuncian en relación con el incremento de la producción.

A su vez, como no pueden tocar la partida para pago a los acreedores y las correspondientes a Fuerza Armada, reducirán la de educación, salud, vivienda, entre otras. Nos arrancan lo que nos dan y se deteriorarán aún más los servicios.

ESPECULACIÓN Y OTRAS COSAS

La mente capitalista se alimenta de hechos objetivos. Producir y realizar plusvalía es una cosa objetiva en el marco de las relaciones imperantes. Las condiciones creadas por esto que han dado en llamar reconversión, más bien cambio del signo monetario, conducen de manera inexorable a la especulación. Aunque es justo suponer que se produce un aumento de precios, tanto por dolarización como por especulación. Habría que calcular la proporción.

Veamos: Quien vende, compra barato para vender más caro, es “lógico”. Luego, compra más mercancías que antes para seguir vendiendo. Se cumple aquello de M-D-M’, donde M’, es mayor que M. Pero, si las condiciones lo permiten, vende mucho más caro. Es el caso que nos ocupa. La incertidumbre y lo del “incremento desproporcionado de los salarios”, parece legitimar que muchos vendedores hagan lo suyo. Esta política lo estimula. Más cuando no se presenta propuesta alguna que apunte al incremento de la producción.

Sigue habiendo condiciones para la especulación. Se realiza la ética en correspondencia. No hay cambio de nada. Tanto es así que se sigue vendiendo dinero en efectivo. Sigue habiendo dos mercados. El de efectivo y el de punto.

El capitalista busca explotar al trabajador al máximo. Con obreros baratos la cosa se hace mejor. Luego, combinando explotación con la incorporación de innovaciones en la organización del proceso de trabajo, algún capitalista puede hacerse más competitivo frente a otros, hasta estar en condiciones de absorberlos. Es la competencia capitalista. Misma que ha permitido que Grupos de alimentos Polar haya superado los 120 rubros en el mercado y siga creciendo. Así, no todos ganan, pero los grandes, sí.

Con todo, es motivo el paquete en cuestión para que aparezca uno que otro que lo tilde de “comunista”. “Socialista”, mínimo. No se trata de ignorancia, que la hay. Se trata de una intención propia del anticomunista. Entre quienes osan quedar en evidencia como irracionales al servicio de la oscurana, no pueden faltar esos religiosos que militan en las ideas de Patria, Familia y Propiedad. Profesan con la palabra de Escrivá Balaguer y lloran y se indignan porque exhumarán los restos de Franco del Valle de los caídos. En todo caso, cualquier excusa es buena, así sea una política que se arropa en el socialismo para hacer lo mejor de este capitalismo dependiente y semicolonial. A ese ínfimo sector antiunitario, lo que parece importarle es enfrentar al comunismo, no derrotar a Maduro.

Por ello es capaz, alguno que otro de quienes militan en esas ideas, a cualquier tropelía académica y, de manera descarada, anular a algún aspirante a la docencia universitaria, por ejemplo, por ser comunista o marxista o algo que se le parezca. En definitiva, es capaz de pisotear ese espíritu fundamental de la universidad, el de la libertad de pensamiento, como realización plena para alcanzar la verdad y elevar el espíritu a estadios superiores.

El socialismo es otra cosa. Socialismo es desarrollo de las fuerzas productivas. Socialismo es desarrollo económico diversificado, respetando aquello de jerarquizar industria pesada sin descuidar la liviana y ligera. Socialismo es diversificación del aparato productivo. Socialismo es soberanía agroalimentaria. Socialismo es contar con una base material tan sólida que podamos decir que somos soberanos porque no dependemos de ninguna potencia imperialista. Socialismo es más humanidad. Lo que vivimos es lo más abyecto del capitalismo, solo que de palabra, se ha logrado disfrazar de socialismo.



28 AGOSTO 2018
DOCTOR EN ECONOMÍA. PROFESOR ASOCIADO DE LA FACES EN LA UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA, INVESTIGADOR Y DIRIGENTE POLÍTICO.


Leer mas!